17 de abril de 2017

El pitbull mordió

Ser campeón del US Open 2013 (junior) con 16 años lo catapultó a ser el mejor del mundo en juniors esa temporada. Un año más tarde decidió no defender su título como menor de edad y se anotó en el US Open mayores. Pasó la qualy y perdió en segunda ronda. A los 17 años, el croata era Top200 gracias a buenos resultados en torneos menores. Llegó Basilea. Invitado por la organización, alcanzó las semifinales del ATP500 y su nombre empezó a sonar alrededor del mundo. ¿Por la semifinal? No, por la victoria en cuartos de final ante Rafael Nadal, número tres del mundo en ese momento. Borna Coric titularon los medios especializados en tenis, el nuevo prodigio.

El ascenso en el ranking fue rápido. Top100 en 2014 con 18 años recién cumplidos (Estrella del Mañana ATP), la temporada 2015 lo recibió con halagos de todo tipo. Y seguía dando que hablar. Semifinal en Dubai con victoria ante Andy Murray (3°), desde la qualy. Otra vez rompía los esquemas, destinado a los grandes escenarios. La semifinal en Niza lo depositó por primera vez en el Top50 del ranking ATP. Su escalada no tenía techo y todo era viento en popa. El jugador sensación ATP llegó hasta la posición 33° del escalafón mundial tras los cuartos de final en Umag en su país. Campeón del Challenger de Barranquilla dos meses después, finalizó el año 44° ATP.
Final en Chennai y final en Marrakech 2016. En enero cayó ante Stan Wawrinka y en abril contra Federico Delbonis. La experiencia del croata crecía a pasos agigantados. Otra victoria frente a Nadal (5°), esta vez en Cincinnati, hablaba de un jugador distinto mentalmente a la media, capaz de hacerle frente a los mejores del mundo sin titubear en los momentos importantes. Los cuartos de final en el séptimo Masters1000 del año marcaron un pequeño bajón tenístico para Borna, que desde ese torneo encadenó malos resultados que lo alejaron del Top30 del que estuvo tan cerca meses atrás. Nueve torneos sin ganar partidos consecutivos lo depositaron 62° ATP.

Miami 2017 anticipó lo que sería Marraketch un par de semanas después. Tercera ronda, dos partidos seguidos ganados y victoria ante Dominic Thiem. Nuevamente derrotaba a un Top10. Las buenas sensaciones volvían al cuerpo de Coric tras la dura pretemporada. A pesar de eso, un desfasaje en el ranking lo hundía hasta la posición 79°, obligado a recuperar los puntos perdidos por la final en Marruecos el año anterior. Y no iba a permitirse otro tropezón. Desde que irrumpió en el circuito, Borna Coric no sabe otra cosa que superarse y asombrar a propios y ajenos. En su tercera final ATP disputada, gritó campeón.

La final de Marrakech tuvo de todo. El alemán Philipp Kohlschreiber dominó los tres parciales del encuentro pero increíblemente se quedó con las manos vacías. Tan dominador fue que contó con cinco match points en el segundo set. Y por si eso no fuera poco, llegó a estar 4-2 en el tercero. Pero nada de eso fue suficiente para levantar el trofeo. El croata, aguerrido e inteligente, nunca dejó escapar del todo el partido. Supo resolver cada problema que se le presentó cuando estuvo en desventaja hasta que pudo pasar al frente para sellar su victoria. 5/7 7/6 7/5 en 2h 38m fue el vibrante e impredecible resultado final, un vaivén de emociones, como si estuviera guionado.

Sin poder de fuego en sus tiros como sus compañeros de generación (#NextGen), el punto fuerte del "golden boy" es su mentalidad y el domingo dio una muestra más de su capacidad para no bajar los brazos ante la adversidad y salir adelante con coraje y decisión. Ya lo había dicho Goran Ivanisevic cuando Borna irrumpió en la ATP: "Sin duda puede ganar un Grand Slam. Es uno de los cinco, seis chicos que van a dominar el tenis masculino en los próximos cinco o diez años. Lo vi por primera vez cuando tenía 12 años. Cuando alguien tiene algo... ese algo que no se puede comprar, que no se puede aprender, naces con eso. La forma en la que juega, la forma en cómo lucha. Es como un pitbull".
Coric no esconde sus sensaciones al ganar el trofeo y sigue firme con sus declaraciones de principio de temporada: "Es una sensación impresionante ser por primera vez campeón de un ATP. No estaba en la mejor forma cuando vine aquí, no sabía qué esperar. Pero he estado trabajando muy duro en los últimos tres o cuatro meses y ahora está dando sus frutos. Mi meta sigue siendo la misma que me puse a principio de año y es ingresar al Top20". El nacido en Zagreb va de a poco pero a paso firme. El Top20 es su lugar y el Top10 su ideal. La mentalidad y el físico lo tiene, el tiempo dirá de que está hecho Borna y para qué está hecho.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario