30 de enero de 2017

BEL18VE WAS REAL



¿Los tres más grandes de la historia?

Cuatro años y medio pasaron desde la última coronación de Roger Federer en un Grand Slam (Wimbledon 2012). En ese periplo ocurrió de todo. Títulos, bajo rendimiento, más gemelos y lesiones. Wimbledon 2016 fue su último certamen profesional. Su físico dijo basta. Su rodilla no estaba al 100% y con 34 años prefirió no arriesgar, recuperarse por completo y encarar un nuevo año renovado. Sin molestias, sano, desintoxicado de tantos años dedicado por completo al circuito, inició 2017 con la incertidumbre de ver si después de tanto tiempo parado, sería capaz de competir contra los mejores a cinco sets y ganarles. Ese era su miedo, no estar a la altura de las circunstancias.
Australian Open. La primera prueba de fuego era Tomas Berdych (10°) en tercera ronda. 17° ATP por ausentarse seis meses del circuito, Roger se cruzaba bien temprano ante un Top10. Como en sus mejores épocas, barrió a Tomas en sets corridos. En octavos de final la vara se elevaba. El sorteó determinó que se enfrentaría con Kei Nishikori (5°), favorito por el presente de ambos. Contra todos los pronósticos, el suizo salió airoso del enfrentamiento ante el nipón y lo derrotó en cinco sets. Federer iba de menor a mayor. Mentalmente intacto, rápido de pies y agresivo, avanzaba a paso firme. Mischa Zverev, vencedor de Murray (1°) en octavos de final, no estuvo a la altura de unos cuartos de final de Grand Slam.

Llegó la semifinal. Inesperada para él, inesperada para todos. El rival era Stan Wawrinka (4°), campeón aquí en 2014, del US Open meses atrás y tricampeón de Grand Slam. Nuevamente el favorito no era el suizo más ganador. El partido fue cambiante. Dos sets a cero Roger, sets iguales Stan. El quinto parcial era para cualquiera de los dos, pero uno tenía que pasar a la final. Como dos veinteañeros, corrieron y dejaron todo hasta que el de mayor edad se llevó el triunfo. Federer volvía a ganar un encuentro a cinco sets en el torneo. Impresionante. Por el estilo ultraofensivo de ambos, los cinco sets "apenas" duraron tres horas.

En un torneo lleno de resultados inesperados, la sorpresa mayor sería la más agradable para el público, sponsors y televidentes. La final soñada que muchos creyeron que nunca más volverían a ver, se hacia realidad en Melbourne. Federer vs Nadal. "Rafa" también venía de una batalla a cinco sets ante Dimitrov en semifinales y al igual que Roger, era su segundo partido en el certamen a cinco sets (Alexander Zverer en segunda ronda). El español de treinta años estaba de vuelta en el circuito tras un par de meses ausente por dolores crónicos en su muñeca que lo afectaron desde Roland Garros, cuando se retiró en pleno torneo.

La rivalidad más repetida y emocionante de la historia en finales de Grand Slam escribía un nuevo capítulo. Dominada por Nadal seis a dos y mayor aun la diferencia en Grand Slams (9-2) y a nivel ATP (23-11), el favorito para la final del Australian Open 2017 era el español, a pesar de haber jugado varias horas más para acceder a la definición. El partido con más Grand Slams ganados en toda la historia del tenis mundial se estaba por disputar en Melbourne Park. Los 17 de Federer contra los 14 de Nadal: 31 Grand Slams sobre la mesa. Ese era el palmarés de los rivales en Australia para el deleite del público que pudo presenciar en vivo a estos dos colosos del deporte de la raqueta.


Contra todos los pronósticos (otra vez) y como durante todo el torneo, Roger Federer pudo con otro Top10. Rafael Nadal (9°) sucumbió ante el poderío ofensivo del suizo que nunca se despegó de la linea de base y presionó todo el partido con su revés plano y su derecha dominante. Pero así suena muy sencillo. La precisión y la velocidad de piernas para acomodarse y poder pegar todos los tiros fue altísima, más aun para contrarrestar los golpes pesadísimos tan característicos de Nadal. La táctica que anulaba al número uno de entonces, hoy fue neutralizada por el ataque constante, casi de sobrepique, del actual 'mentiroso' N°17.

Severin Luthi, entrenador de Federer desde 2008 y capitán de Copa Davis suizo, analizó el partido y las condiciones del torneo: "Fue muy importante el hecho de que Roger jugara agresivo. Nadal no tuvo casi tiempo en los intercambios. El nivel fue increíblemente alto, con 'winners' casi todo el tiempo. Las bolas iban más rápidas que en años anteriores, eso fue una gran diferencia. Roger salió a la pista con una idea muy clara. Fue increíble la convicción que tuvo Roger en la final. Estaba seguro de que ganaría". Vale recordar que Luthi había declarado antes de la final que Roger no iba a cometer los errores del pasado ante Nadal y que saldría a atacar todo lo posible. Y así fue.

Pero la clave fue la mentalidad. A pesar de haber jugado un gran partido físico y táctico, la mente de Federer fue lo que le permitió vencer a Nadal. Muchas veces derrotado por el zurdo sin oponer resistencia mental aparente, desbordado por la defensa y la entrega del ibérico, esta vez la historia fue diferente. Convencido de sus posibilidades de ganar, de saber que quizás nunca más volvería a una final de Grand Slam, pudo liberar su mente y su tenis de los miedos de antaño. Tanto fue así que mermado físicamente y quiebre abajo en el quinto set (1-3), encontró la manera de ganar el partido, sin precedentes en sus encuentros previos. Roger superó ese bloqueo mental y el resultado fue ganar el partido más importante de su carrera.

Para Roger Federer no fue una victoria más en su carrera de las 1087 que ostenta a nivel ATP, y lo dejó muy claro: “Fui capaz de vencer a Rafa en una final de Grand Slam diez años después, lo que hace al trofeo muy agradable y especial. La magnitud de este partido es diferente a todo lo que viví. No puedo compararlo con otro, salvo, quizás, con Roland Garros 2009. Esperé por Roland Garros, lo intenté, luché, fallé, hasta que finalmente lo logré. Esta sensación en Australia es similar. Además es especial porque todo empezó aquí. En Melbourne jugué el Junior (1998), la fase previa en 1999 y gané mi primer partido frente a Michael Chang (2000). Me encanta venir al Australian Open”.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario