7 de noviembre de 2016

El último del #Big4



El 2015 sin precedentes de Novak Djokovic lo obligaba al serbio a no fallar en sus defensa de títulos para mantener la posición de privilegio. Sin margen de error y con Murray arrasando desde su título en Wimbledon, el número uno estaba en peligro. A pesar de depender de si mismo, Novak no era el del primer semestre y a diferencia de la temporada pasada, caía en algunos encuentros decisivos contra rivales de menor fuste. Querrey en Wimbledon y Bautista Agut en Shanghai fue la antesala de la derrota ante Cilic en cuartos de final en Paris (primera vez en su carrera en diez enfrentamientos) para dejarle el camino allanado al británico hacia la cima del ranking ATP.

Andy Murray tuvo un año fantástico y desde Wimbledon solo perdió un puñado de partidos. Finalista en tres de los cuatro Grand Slams, no le alcanzaba para liderar el ranking porque Djokovic lo derrotó en las finales de Australian Open y Roland Garros. El partido de cuartos de final ante Berdych fue el último peldaño que sorteó para acceder a la cúspide ya que Raonic no se presentó en la semifinal lo que le propició ser el N°1 del mundo. Para dejar bien claro que no era el mejor de casualidad, se coronó en Paris Bercy en la final ante la sorpresa del torneo, Jhon Isner, que cayó por tercera vez en su carrera en una final de Masters1000.

Septiembre de 2014. Andy Murray era el doce del mundo, su peor posición desde 2008. Su operación en la espalda lo sacó del circuito por varios meses y el retorno no fue fácil. Alcanzó con lo justo la octava posición del ranking para disputar el Masters 2015, pero quedó solo en eso (round robin). El año siguiente era el de la transición y la vuelta a los primeros planos, pero de a poco. Ascendió en el escalafón hasta llegar, otra vez, a la segunda posición ATP. Desde ese momento hasta hoy, solo perdió el segundo puesto una semana a manos de Roger Federer, antes de su parate tras Wimbledon. Paris, la ciudad luz, lo despertó del sueño. Se hizo realidad. El N°1 es Andy Murray.

Roma, Queens, Wimbledon, los JJOO, Beijing, Shanghai, Viena y Paris, los títulos del flamante número uno del mundo en 2016. Finalista en el Australian Open, Madrid, Roland Garros y Cincinnati, acumuló doce finales ATP, récord personal por escándalo. Desde que es profesional nunca había llegado a ocho finales en una temporada y este año ocho son los títulos que ganó... Y aun resta saber quien será el campeón del Masters, certamen en el cual no suele rendir como durante el año (nunca fue finalista en siete participaciones). En total el escocés suma 43 trofeos en 64 finales disputadas, al menos una desde 2005 y al menos una ganada desde 2006.
Una foto publicada por Andy Murray (@andymurray) el

Algunas reflexiones de Murray como líder ATP: "Obviamente, es una gran sensación. Alcanzar el N°1 es uno de los grandes logros de mi carrera después de haber estado años en el segundo, tercer, cuarto puesto del ranking. Verme ahí significa mucho para mí. Le he dedicado mucha paciencia y he trabajado muy duro para alcanzar esta posición. El haber llegado hasta aquí tiene mucho que ver con los jugadores que he tenido delante de mí en el ranking: Nadal, Federer y Djokovic. Son tres de los mejores jugadores de todos los tiempos. Ha sido muy duro competir con ellos, pero también me han ayudado mucho. Gracias a ellos siempre he tenido que buscar nuevos modos de mejorar".

Sin dudas es el mejor año de la carrera de Murray en lo deportivo y también en la personal. Lo dejó claro en esta declaración: "A mi hija, le explicaría que para mí, ha sido lo mejor que me pasó este año. Estar en la pista está muy bien y lo he disfrutado mucho, pero ser padre por primera vez es lo mejor que me ha ocurrido este año, sin ninguna duda". Andy es como vos, como yo, como todos... El éxito en el deporte no cambia las prioridades de la vida.


Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario