28 de noviembre de 2016

El desahogo de un país



1981, nada. 2006, nada. 2008, NADA. 2011, nada... Muchas frustraciones para un país tan prolífico. Seis Grand Slams, dos Copas de Maestros, medallas olímpicas, once Top10, infinitos Top100 y ninguna Copa Davis. Siempre cerca, siempre lejos. Rendimientos, egos, peleas y malos manejos dirigenciales fueron algunas de las respuestas a la pregunta "¿Por qué Argentina nunca ganó la Davis?". Pasaron Vilas, Clerc, Nalbandian, baluartes de la competencia que dieron todo de sí para poder conquistarla y nada, la Copa seguía peleada con el sur del continente americano. El 2016 aparentaba difícil para soñar con saldar la deuda, más complicado que otros años por el sorteo. Aparentaba...

Primera ronda: Polonia. Argentina iniciaba la aventura de visitante en Gdansk, bajo el frío polar polaco y sobre una superficie no homologada por ITF. A pesar de todo, el día del sorteo se bajó Jerzy Janowicz, la raqueta número uno local, lo que simplificó (en los papeles) la serie. Sin Del Potro, en recuperación, Argentina derrotó en el cuarto punto a los polacos, selló el pase a cuartos de final y mantuvo la categoría en el Grupo Mundial para la temporada 2017, el primer objetivo de todo equipo al inicio de la competencia. El próximo rival era Italia en Pésaro, también de visitante, equipo de Fabio Fognini y compañía.

Los cuartos de final fueron la instancia elegida por Juan Martín Del Potro para volver a formar parte del equipo de Copa Davis. Sin estar al 100% desde lo físico, integró el dobles junto a Guido Pella, punto que significó el 2-1 de la serie tras la victoria de Delbonis y la derrota de Mónaco el viernes. El punto de la clasificación a semifinales lo consiguió Delbonis ante Fognini en duelo de números uno. Argentina daba el batacazo y accedía a semifinales por decimosexta vez en su historia. Allí lo esperaba Gran Bretaña, en Glasgow (Escocia), campeón vigente de la competición y con los hermanos Murray líderes del equipo.

Alcanzar la final en 2016 era una utopía. Gran Bretaña contaba con el N°2 del mundo en singles y el N°4 en dobles. De visitante, era casi imposible pensar en una victoria albiceleste. Pero como en la vida no hay imposibles, Argentina se aferró de ese "casi" y el viernes Del Potro hizo lo impensado, venció a Murray, su verdugo semanas atrás en la final de los Juegos Olímpicos. Pella aportó el segundo punto y Mayer selló la clasificación el domingo en el quinto punto. Nadie podía creer lo que había pasado en Escocia. Argentina 3-2 a Gran Bretaña y finalista de la Copa Davis 2016, la quinta en su rica historia tenística.

Del Potro festeja su heroico triunfo con su equipo y los 4000 argentinos presentes en Zagreb

Otra vez de visitante. Todas las series fuera de casa. El rival en la final era Croacia. Cilic, Coric, Karlovic, Dodig... Durísimo. Por suerte (deportiva) para Orsanic y sus secuaces, Borna Coric no pudo formar parte del equipo por lesión. La apuesta del capitán por Delbonis como single dos dio resultado ya que exigió a Cilic hasta el quinto set. Del Potro resistió los embates de Karlovic e igualó la serie el viernes. El dobles, clave como siempre, inclinó la balanza en favor de los locales que tenían dos chances de sellar la serie y ganar la Ensaladera de Plata por segunda vez en su historia.

Cerca, muy cerca estuvo Marin Cilic en el cuarto punto de darle una alegría a su país. Dos sets a cero, superior al argentino y sin atisbos de cambios en el desenlace del partido. Pero Juan Martín es distinto a la media y más aun cuando juega por su país. Garra, corazón, sacrificio, entrega y esa mentalidad que pocos tienen en la historia del deporte, lo devolvieron al partido para vencer al seis del mundo en cinco sets electrizantes. Faltaba lo más dificil, terminar la hazaña, sobreponerse a la presión de semejante responsabilidad y ganar el quinto punto, de visitante y contra alguien con más experiencia y mejor ranking. A todo eso se enfrentaba Federico Delbonis el domingo.

El de Azul jugó el partido perfecto. Devolvió fantástico, nunca se desconcentró, fue agresivo y no permitió que Karlovic impusiera su juego de saque, voleas y ataque constante. Y lo más importante y difícil, no le tembló el pulso a la hora de definir el encuentro, con todo lo que significaba para él, el equipo y el país. Jugó el partido de su vida, en el momento indicado. Federico Delbonis fue el ladero perfecto de Del Potro este fin de semana en Croacia. El tenis es individual pero cuatro veces por año, las individualidades se juntan para formar un equipo. Ese equipo fue el que sacó pecho en las difíciles durante la temporada y logró lo impensado en un año como este, ser campeones de la Copa Davis. APLAUSOS INTERMINABLES.

Daniel Vitale Pizarro

21 de noviembre de 2016

¿La Era Murray?



Desde que el tenis es profesional (1968), nunca el uno y el dos del mundo disputaron el primer puesto del ranking mundial en el último partido del año, la final del Masters. Andy Murray, flamante número uno por escasos puntos, defendía su posición de privilegio ante el antiguo monarca, en un partido a todo o nada. El campeón tenía premio doble: el mejor de los mejores ocho del año y el N°1 de la temporada 2016. La final soñada por espectadores, patrocinadores y organizadores del torneo. En un ambiente único como el que ofrece la "Arena O2" de Londres, Murray y Djokovic se enfrentaban por 35° vez en su carrera.

El escocés llegaba a la final del Masters con un invicto de 23 partidos ganados en torneos consecutivos, su mejor marca histórica. Ocho títulos y cuatro finales en dieciséis torneos disputados era el palmarés del británico, una locura tenística. El serbio, número dos del mundo, arribaba a la definición con un prontuario anual similar: siete títulos ATP más dos finales perdidas, pero con un Grand Slam y un Masters1000 más que su rival. Dueños ambos de cada semestre, el duelo era interesante por donde se lo mire. Encima, el mejor del momento llegaba más cansado, lo que emparejaba el duelo y le ponía intriga al resultado final.

Pero todo quedó en la previa. La versión de Novak estuvo muy lejos de su habitual nivel. Sin ser el del primer semestre, se las había arreglado para alcanzar la final y para aniquilar a Nishikori en semifinales, lo que auguraba una batalla por el trofeo de Maestros. Errático, desconcentrado, sin velocidad de piernas ni explosión en sus tiros, cedió 6/3 6/4 sin oponer, a los ojos del espectador, la resistencia habitual. Un mal día tiene cualquiera y ese mal día fue justo en esta final. Tenso, con tiros cortos, Djokovic pareció padecer la final en vez de disfrutarla. El sexto título en Londres y la paridad con Federer deberá esperar.

Su rival tampoco brilló. Errores no habituales mantenían el partido parejo pero la actitud de Andy era diferente. Puño apretado en los momentos importantes, concentrado y con menos errores no forzados, llevó siempre las riendas del encuentro hasta sellarlo con su servicio. Ganó el que falló menos, y eso fue Andy Murray. Partidos como estos hay miles, en los que entran en juego otras cualidades por sobre las tenisticas, y esa batalla la ganó el nacido en Escocia hace 29 años. La mentalidad, una vez más protagonista en una final, el atributo más importante para un deporte individual. "Mente superior domina mente inferior".

Novak Djokovic describe el partido para los que no pudieron verlo en vivo: “Esperaba jugar a un gran nivel hoy, sabía que él no estaría cansado. Simplemente jugué mal, no fue mi día. Cada día es diferente y hoy fue uno de esos en los que no he sentido la bola. Cometí muchísimos errores y ante este tipo de tenistas hay que ofrecer una versión superior y hoy no estuve cerca de eso. Me faltó esa chispa para jugar los puntos importes, quizá igual que en los últimos meses. Cada vez que tuve una buena oportunidad la perdí, cometí demasiados errores no forzados. No he tenido ninguna oportunidad seria de ganar, él ha sido el mejor jugador. Enhorabuena a Andy por mantener esa fortaleza mental durante todo el encuentro, siempre jugando con los tiros adecuados".

Rebosante de alegría por el objetivo cumplido y la satisfacción de quedar en la historia del deporte, "Andrew"no ubicó esta victoria como la mejor del año: "Ha sido un día muy especial. Sentía que jugaba más por el N°1 que por el torneo. En las últimas semanas no paré de recibir mensajes de la prensa, mis amigos... hablándome de que tenía que ganar muchos partidos para conseguir el número uno. Estoy muy contento de acabar el año en lo más alto del ranking, esto es algo que nunca me esperaba. A pesar de todo, la victoria ante Del Potro en los Juegos fue la que más satisfacción me dio, la más especial".

El título de Murray es el primero en el Masters, torneo que se le negaba desde su debut en 2008. En total acumula 44 trofeos ATP, nueve conseguidos esta temporada, por lejos cantidad la más caudalosa de su carrera. 26° número uno en la historia del profesionalismo y 17° diferente que finaliza un año calendario en esa posición. Y mirá lo que son las coincidencias que su hermano, Jamie Murray, finalizó 2016 como N°1 del mundo en dobles. Judy Murray tiene motivos más que suficientes para festejar las fiestas. Los deseos de fin de año se le cumplieron antes de haberlos pedido. La familia Murray es la dueña del tenis masculino.

Daniel Vitale Pizarro

7 de noviembre de 2016

El último del #Big4



El 2015 sin precedentes de Novak Djokovic lo obligaba al serbio a no fallar en sus defensa de títulos para mantener la posición de privilegio. Sin margen de error y con Murray arrasando desde su título en Wimbledon, el número uno estaba en peligro. A pesar de depender de si mismo, Novak no era el del primer semestre y a diferencia de la temporada pasada, caía en algunos encuentros decisivos contra rivales de menor fuste. Querrey en Wimbledon y Bautista Agut en Shanghai fue la antesala de la derrota ante Cilic en cuartos de final en Paris (primera vez en su carrera en diez enfrentamientos) para dejarle el camino allanado al británico hacia la cima del ranking ATP.

Andy Murray tuvo un año fantástico y desde Wimbledon solo perdió un puñado de partidos. Finalista en tres de los cuatro Grand Slams, no le alcanzaba para liderar el ranking porque Djokovic lo derrotó en las finales de Australian Open y Roland Garros. El partido de cuartos de final ante Berdych fue el último peldaño que sorteó para acceder a la cúspide ya que Raonic no se presentó en la semifinal lo que le propició ser el N°1 del mundo. Para dejar bien claro que no era el mejor de casualidad, se coronó en Paris Bercy en la final ante la sorpresa del torneo, Jhon Isner, que cayó por tercera vez en su carrera en una final de Masters1000.

Septiembre de 2014. Andy Murray era el doce del mundo, su peor posición desde 2008. Su operación en la espalda lo sacó del circuito por varios meses y el retorno no fue fácil. Alcanzó con lo justo la octava posición del ranking para disputar el Masters 2015, pero quedó solo en eso (round robin). El año siguiente era el de la transición y la vuelta a los primeros planos, pero de a poco. Ascendió en el escalafón hasta llegar, otra vez, a la segunda posición ATP. Desde ese momento hasta hoy, solo perdió el segundo puesto una semana a manos de Roger Federer, antes de su parate tras Wimbledon. Paris, la ciudad luz, lo despertó del sueño. Se hizo realidad. El N°1 es Andy Murray.

Roma, Queens, Wimbledon, los JJOO, Beijing, Shanghai, Viena y Paris, los títulos del flamante número uno del mundo en 2016. Finalista en el Australian Open, Madrid, Roland Garros y Cincinnati, acumuló doce finales ATP, récord personal por escándalo. Desde que es profesional nunca había llegado a ocho finales en una temporada y este año ocho son los títulos que ganó... Y aun resta saber quien será el campeón del Masters, certamen en el cual no suele rendir como durante el año (nunca fue finalista en siete participaciones). En total el escocés suma 43 trofeos en 64 finales disputadas, al menos una desde 2005 y al menos una ganada desde 2006.
Una foto publicada por Andy Murray (@andymurray) el

Algunas reflexiones de Murray como líder ATP: "Obviamente, es una gran sensación. Alcanzar el N°1 es uno de los grandes logros de mi carrera después de haber estado años en el segundo, tercer, cuarto puesto del ranking. Verme ahí significa mucho para mí. Le he dedicado mucha paciencia y he trabajado muy duro para alcanzar esta posición. El haber llegado hasta aquí tiene mucho que ver con los jugadores que he tenido delante de mí en el ranking: Nadal, Federer y Djokovic. Son tres de los mejores jugadores de todos los tiempos. Ha sido muy duro competir con ellos, pero también me han ayudado mucho. Gracias a ellos siempre he tenido que buscar nuevos modos de mejorar".

Sin dudas es el mejor año de la carrera de Murray en lo deportivo y también en la personal. Lo dejó claro en esta declaración: "A mi hija, le explicaría que para mí, ha sido lo mejor que me pasó este año. Estar en la pista está muy bien y lo he disfrutado mucho, pero ser padre por primera vez es lo mejor que me ha ocurrido este año, sin ninguna duda". Andy es como vos, como yo, como todos... El éxito en el deporte no cambia las prioridades de la vida.


Daniel Vitale Pizarro