18 de julio de 2016

Rompiendo barreras


Roland Garros 2016 fue una bisagra en su carrera, un antes y un después. Los cuartos de final en París fueron mucho más que 360 puntos ATP. A sus 28 años había disputado dieciocho Grand Slams en los que había superado la primera ronda solo en cuatro ocasiones, una vez en cada "Grande", y nunca había podido ganar dos partidos seguidos. Cayó con Stan Wawrinka pero antes había barrido en sets corridos a Milos Raonic (9°) y derrotado en cinco sets a Jack Sock (25°) tras 4h 11m de partido. Tercera ronda en Wimbledon, una vez más superaba la segunda ronda de un "Major", la próxima parada en su calendario era Bastad (Suecia).

Carballes Baena, Arnaboldi, Ferrer (13°) y Verdasco fueron los rivales que venció para debutar como campeón ATP. Lejana quedaba aquella final perdida en Casablanca ante Pablo Andujar hace cuatro años. El zurdo español quería escribir su propia historia: "No puedo estar más feliz. He estado trabajando duro durante mucho tiempo. Llevaba cuatro años esperando desde la última final. A veces pensaba que no tendría oportunidad de ganar un título". Feliz, el catalán se quitó un peso de encima y promediando la temporada, ya superó todo lo hecho en años anteriores y recién estamos en julio. Desde el lunes será 31° ATP, su mejor ubicación histórica.

Roland Garros 2016, para el recuerdo

Cuando se retire podrá decir que representó a su país en la Copa Davis y en los Juego Olímpicos (ITF decidió que podrá participar en Rio 2016), que fue cuartofinalista de un Grand Slam, que derrotó a Roger Federer y que fue campeón ATP, eso solo hasta 2016. En la cúspide de su carrera, todo lo que venga será recibido con los brazos abiertos. Virtual Top30, el Top20 será su objetivo a corto y plazo, antes de fin de año, para apuntar hasta quien sabe que posición en 2017. Finalista en dobles en Bastad 2013, su relación con el certamen sueco es ampliamente la más estrecha que mantiene en el circuito, con dos finales de las tres que ostenta entre singles y dobles.

Albert Ramos se sumó a Nick Kyrgios, Diego Schwartzman y Steve Johnson como los campeones debutantes ATP en 2016 siendo el español el más veterano de los cuatro. Además del título en Bastad, Ramos Viñolas cosechó a lo largo de su carrera seis Challengers entre 2010 y 2014, todos en arcilla. De récord negativo en el circuito ATP (113-135). Exnúmero nueve del mundo en junior en 2006, entre otros resultados por ser campeón del Banana Bowl, torneo juvenil en ese momento equivalente en jerarquía a los Grand Slams, no solo se queda con sus actuaciones como tenista, también estudia de manera virtual para graduarse en administración de empresas y ejercer tras su retiro del deporte.
Fernando Verdasco (32 años - 59° ATP), campeón en Bucarest en abril, exnúmero siete ATP y finalista por 21° en lo que va de su carrera (7-13), era el amplio favorito para adjudicarse el torneo que lo había visto caer en la definición de 2013 ante Carlos Berlocq. Zurdos y con tendencia a invertirse de drive, Verdasco más potente y talentoso, Ramos más consistente y táctico, la final se inclinó para el nacido el Barcelona a pesar de los intentos del madrileño de acercarse en el marcador en ambos parciales, que no alcanzaron para estirar el encuentro a un tercer set. 6/3 6/4 fue el resultado final, más luchado de lo que parece.

Cuando le preguntan sobre que aspecto de su juego ha mejorado, Ramos Viñolas no duda: "Pienso que estoy jugando mejor por el lado del revés, que me ha dado más confianza y me ha ayudado a jugar mejor en defensa y cuando voy al ataque. Mi derecha sigue siendo la misma". Pero el tenista es persona ante todo y muestra su lado más humano en el día a día: "Cuando estoy en casa, me relajo con mi novia, amigos y familia. Entreno en el club donde empecé a jugar. Mi entrenador, José María Díaz, es el director de la escuela de tenis de allí. También hago mi acondicionamiento físico allá". Fiel a sus inicios.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario