18 de enero de 2016

Un todoterreno



Llegó su hora

Los memoriosos deberán acordarse de la irrupción de Roberto Bautista Agut en el circuito cuando alcanzó la final de Chennai en 2013, victoria incluida ante Tomas Berdych en cuartos de final. Un año después, asentado en el Top100, derrotó a Juan Martín Del Potro (5°) en el Australian Open 2014 para caer de forma ajustada en octavos de final contra Grigor Dimitrov. Desde allí su presente cambió. Semifinal en Madrid y campeón en Hertogenbosch (césped) y Stuttgart (arcilla), la final en Moscú perdida con Marin Cilic le permitió tocar el 14° del mundo, su posición más alta en el ranking ATP hasta hoy. Un año y medio después de su último título, en Auckland (cemento) el español volvió a levantar un trofeo, en la superficie que le faltaba.

En Auckland tuvo una semana de lujo. A pesar de ser un ATP250, tuvo que lidiar y superar a cinco Top50 durante la semana. Jugadores como Isner (11°) y Tsonga (10°) en cuartos de final y semifinal fueron escollos duros de pasar, antes del sabor agridulce de la final ganada por abandono de Jack Sock cuando ganaba 6/1 1/0. Su victoria ante el francés (salvó un match point) fue la cuarta ante un Top10 en su carrera (4-23 vs Top10). Sock venía de ganarle a David Ferrer (7°), el campeón defensor, pero su físico no aguantó y agotado por el calor australiano, no resistió y se retiró del encuentro, arrastrando los pies y con lágrimas en sus ojos.

Una derecha de los '80 que hace mella en cualquier época

Agut se mostró contento por el triunfo y a la vez reconoció a su rival: "Estoy muy feliz. Creo que tuve una semana fantástica. He tenido muy buenas victorias jugando un tenis precioso. Me sabe mal por Jack (Sock). Quiero darle la enhorabuena porque tuvo un gran año en 2015 y le deseo toda la suerte del mundo para este 2016". El nacido en Castellón de la Plana hace 27 años quedó empatado con Sock en enfrentamientos personales (2-2) tras encontrarse con la victoria en 28 minutos porque el estadounidense apenas pudo moverse por el cansancio acumulado en la semana y el agobiante calor imperante en estas latitudes.

Jack Sock (26°) llegó exhausto a la final de Auckland pero eso no opacó la gran semana que tuvo. A sus 23 años acumula un título (Houston 2015) en tres finales disputadas (Estocolmo 2015 y Auckland 2016). Heredero de Andy Roddick por la similar forma de jugar, no técnicamente pero si tácticamente, su juego se basa en la potencia de todos sus tiros, buscando winners cada vez que puede. Muchas veces le imprime demasiada velocidad a sus tiros, difíciles de controlar para él y para sus adversarios. Está en su esencia. Oriundo de Nebraska (otra coincidencia con A-Rod), gracias a esta final alcanzó su mejor puesto histórico en el escalafón mundial (22°).

La decepción de Jack...

Líder en porcentaje de primeros saques en 2013 (71%) y elegido por la ATP como el jugador con mayor progresión en 2014, Bautista es un jugador muy consistente desde la línea de base, agresivo gracias a sus golpes planos (especialmente su derecha) y versátil para moverse bien sobre cualquier superficie. Su dominante drive es su principal arma, en la que basa su juego de ataque. Junto a Nadal y Ferrer son los únicos tres españoles en activo en ganar títulos ATP en las tres superficies posibles (césped, arcilla y cemento) y el cuarto español en la Era Abierta junto a Andrés Gimeno. Solo le falta un trofeo en indoor para igualar a esos tres que si obtuvieron certámenes bajo techo, aunque Gimeno nunca triunfó en cemento outdoor.

"Bauti", como le dicen desde pequeño, empuñó por primera vez una raqueta a los cinco años gracias a su madre que jugaba ocasionalmente. Hijo de Joaquín, exfutbolista profesional, Roberto no destacó internacionalmente como junior (47° ITF) pero si lo hizo en su país, siendo una promesa a la que le costó insertarse en el profesionalismo. Recién a los 24 años ingresó al Top100. A partir del 2012 sus rankings de final de temporada fueron en ascenso hasta su salida del Top20 en 2015. Finalizó 80° en 2012, 58° en 2013, 14° en 2014 y 25° en 2015. Campeón en Auckland, es el actual 21° ATP y apenas defiende segunda ronda en el Australian Open, lo que lo ubica nuevamente como virtual Top20.

Daniel Vitale Pizarro

11 de enero de 2016

El cuarto fantástico



Su torneo récord

Hace tres años que Stan Wawrinka (ya no Stanislas) dejó de ser "actor de reparto" en el circuito y pasó a ser "protagonista principal". El partido de octavos de final del Australian Open 2013 perdido ante Djokovic 12-10 en el quinto set fue el momento bisagra de su carrera. Todo cambió. Esa temporada fue semifinalista del US Open e ingresó al Masters, todo por primera vez. Luego fue campeón en Australia y Monte Carlo 2014, campeón de Roland Garros 2015 más varios títulos y partidos importantes en el camino. Arrancó 2016. Para no perderle el hilo a los de arriba (los tres en finales también) ni sentirse menos, volvió a coronarse en Chennai, el torneo que lo vio más veces ser el mejor (2011, 2014, 2015 y 2016).

El primero de los cinco títulos cosechados en India (2011)

Sin perder sets en India una vez más (el último lo perdió en 2013), el que sufrió este año la potencia del suizo fue el joven Borna Coric, finalista ATP por primera vez en su carrera a los 19 años. Stan nunca lo dejó acomodarse en el partido. La experiencia, la actitud y la potencia descolocaron al croata que se mantuvo en el partido gracias a su tenacidad pero que en los momentos decisivos, titubeó y dejó escapar el encuentro. Wawrinka se dio cuenta de la inexperiencia, apretó el acelerador y un quiebre en sendos sets bastaron para liquidar el pleito. "Stan The Man" prolonga el mejor momento de su carrera y no baja los brazos a sus 30 años. Candidato una vez más al título en el Australian Open.

2014 y 2015, el bicampeonato que permitió el triplete consecutivo logrado en 2016.

El segundo mejor suizo de la historia tuvo un camino relativamente cómodo hasta su arribo a la final. Gastó tres horas y dieciséis minutos en cancha contra las nueve horas y veintinueve minutos de su rival, una bestialidad de tiempo que ni los más de diez años de diferencia pudieron solventar. El resultado fue 6/3 7/5. Ese triunfo significó el doceavo título ATP para Wawrinka (12- 9 su récord en finales) y aumentó su invicto ante la promesa croata (3-0) con victorias en Chennai 2015-2016 y Cincinnati 2015. El actual número cuatro del mundo llegará una vez más al Australian Open de la mejor forma posible, siendo campeón en un torneo preparación.

Sus dos finales perdidas en Chennai (2009 en dobles y 2010 en singles)

Además de los títulos mencionados en la ciudad india, el campeón de dos Grand Slams fue finalista en 2009 en dobles, junto a su compatriota Jean-Claude Scherrer. Un año después, en 2010, cayó también en la final pero en singles ante Marin Cilic. La espina de las duplas se la quitó en 2013 cuando logró el título de la especialidad junto a Benoit Paire, su amigo dentro del circuito. En total Stan acumula cinco coronas en siete finales disputadas entre singles y dobles tras ocho participaciones. Solo en 2012 no disputó la final en ninguna modalidad. Amo y señor del torneo de principio de temporada, un idilio que no sabemos hasta cuando durará pero del que nunca se olvidará.

Su único título en dobles aquí (2013)

El otro tenista en cuestión en Chennai fue Borna Coric. A sus 19 años, nuevamente Top40 tras su actuación en este certamen, es junto a Nick Kyrgios el adolescente con mayor progresión. Ambos finalistas ATP, irreverentes y desafiantes, ya cuentan con victorias resonantes en sus cortas carreras, incluso ante miembros del Top10 (Federer, Nadal, MurrayWawrinka, Raonic). 2016 parece ser el año de la consolidación de ambos tenistas como mínimo en el Top20, su piso por edad, nivel y resultados. Más atrás están Kokkinakis, Chung y algún otro joven que cercanos en el ranking no irrumpieron en finales ATP ni en victorias importantes.

El primer impacto de Coric fue su victoria ante Rafael Nadal en Basilea 2014 con tan solo 17 años. El mundo del tenis empezó a mirar con otros ojos al chico que había debutado en un Grand Slam en el US Open hacía unas semanas. El 2015 fue un año de transición en el que alcanzó su mejor ranking (33°) y se consolidó como promesa con un futuro enorme. Varias leyendas hablaron muy bien de él, sobre todo por su actitud dentro de la cancha, su punto saliente. Ivanisevic dijo que era como "un pitbull, jamás te soltará", algo llamativo para su temprana edad, lo que muestra algo innato en su personalidad, clave en el tenis actual, la mente.

Nacido en Zagreb (Croacia) el 14/11/1996, empezó a jugar al tenis a los cinco años porque su padre lo practicaba. A los 16 fue número uno del mundo junior tras ser semifinalista en Australia y Roland Garros, cuartofinalista en Wimbledon y campeón del US Open. La temporada siguiente debutó en un Grand Slam (US Open) y accedió a segunda ronda. Derrotó a Nadal (su ídolo) en Basilea, el mayor triunfo de su carrera, e ingresó al Top100 a los 17 años, privilegio de pocos. Desde 1995 solo tres jugadores consiguieron eso: Hewitt, Nadal y Gasquet. Admirador de Mike Tyson, dijo que de no ser tenista le hubiera gustado ser boxeador. Su metro ochenta y cinco, su tenacidad, entrega y regularidad lo hacen un jugador sin techo tenístico. Proyecto de Top10...

Daniel Vitale Pizarro