30 de noviembre de 2015

Andy Murray y compañía


El puto amo

Juegos Olímpicos 2012, US Open 2012, Wimbledon 2013 y la Copa Davis 2015. Los cuatro hitos del tenis británico que obligaron a desempolvar los libros de historia del tenis de Gran Bretaña. ¿El culpable? Andy Murray. Si, un escocés logró que todo un país, con lo que eso significa en la isla más famosa del mundo, lo idolatre. Fred Perry es el ícono del país europeo y Andy se está encargando de a poco que quede en el recuerdo y que en el futuro, se hable de Murray y de Perry. Y la historia ya tiene un lugar importante guardado para Adrew, lo que no se sabe es cuan alto será la posición que ocupará cuando se retire.

Primero pasó Estados Unidos en Glasgow (Escocia) en cemento indoor. 3-2 para los locales, aunque la serie se definió en el cuarto punto. Luego la victima en cuartos de final fue Francia en Queens (Inglaterra) sobre césped y el semifinalista también se definió en el cuarto punto. En semifinales el rival fue Australia. Nuevamente la ciudad elegida fue Glasgow y el resultado no varió, se definió una vez más en el cuarto punto. La final fue la primera serie del año que Gran Bretaña disputó de visitante. El contrincante era Bélgica. Imposibilitado por las amenazas terroristas, la sede se mudó de Bruselas a Ghent sobre cemento indoor.

Equipo británico completo

Bélgica eligió para su primera final desde 1904 (¡101 años!) a David Goffin (16°), Steve Darcis (86°), Ruben Bemelmans (109°) y Kimmer Coppejans (130°). Gran Bretaña, visitante pero favorito, alineó a Andy Murray (2°), Kyle Edmund (102°), James Ward (156°) y Jamie Murray (7° dobles). Los británicos, nueve veces campeones, no alcanzaban una final de Copa Davis desde 1978 y no eran campeón desde 1938, demasiado tiempo para la cuna del tenis, nación que supo ser tan rica varias décadas atrás. La única final disputada por Bélgica fue precisamente ante Islas Británicas, un combinado que por aquel entonces no representaba a todos los países de la isla.

El viernes se dio la lógica. Goffin derrotó a Edmund, aunque tuvo que levantar un 0-2 en sets por primera vez en su carrera, y Murray venció a Bemelmans en sets corridos. El dobles como casi siempre en esta competencia, marcó el camino de la serie. Goffin/Darcis vs Murray/Murray. La magia de Andy y la solidez de Jamie fueron mucho para la impronta de Goffin que por momentos parecía que con Murray jugaban a los toques en la red, para la tribuna. En el resultado se impuso la jerarquía de los hermanos 6/4 4/6 6/3 6/2 y Gran Bretaña se adelantó 2-1, todo servido para que "Andrés" sentenciara la final como lo hizo en las tres eliminatorias del año.

El calor belga no alcanzó

El cuarto punto duró casi tres horas y el ganador fue el mismo que en todas las series de esta temporada de Copa Davis. 6/3 7/5 6/3 fue el score que Murray necesitó para derrotar a Goffin con un globo de revés a la carrera antológico. En cemento, en césped o en arcilla... para Andy Murray da igual. Singles, dobles, lo hizo todo en esta campaña. Ocho singles de ocho jugados (igualó a McEnroe 1982 y Wilander 1983) y tres dobles sobre tres, invicto. Consiguió once o más victorias en una temporada de Copa Davis igual que John McEnroe 1982, Michael Stich 1993 e Ivan Ljubicic 2005. Él participó en once de los doce puntos que cosechó su país a lo largo de la competencia. Un animal.

A pesar de no obtener ningún Grand Slam, terminó por primera vez N°2 del mundo en el ranking ATP y con más victorias que cualquier otra temporada (71). Finalista del Australian OpenAndy derrotó a Nadal en la final de Madrid y a Djokovic en la final de Montreal, sus resultados más resonantes en medio de la temporada. No alcanzó la final de Wimbledon por el nivel exorbitante de Federer en semifinales, uno de los mejores partidos de la historia del suizo. La consagración en Copa Davis pone al 2015 en el mismo sitio que 2012 y 2013, sus años dorados capitaneado por Ivan Lendl hasta su lesión en la espalda y la posterior ruptura con el checo multicampeón. ¿El mejor año de su carrera?
Match point acorde a la calidad del jugador


"Espero poder utilizar esta victoria en la Copa Davis como un trampolín para el próximo año, para asumir la actitud que tenía en cada punto y tal vez conseguir mi primer Abierto de Australia en enero. Por otro lado, jugar y ganar una final de Copa Davis con mi hermano es genial, estoy muy orgulloso de él. Puede que nunca vuelva a suceder, así que es algo más por lo que saborear. Lo que pasó durante el partido del domingo... Yo sólo lo vi de pie en la esquina de la pista tras un punto", algunas palabras de la conferencia de prensa de Andy Murray, muy emocionado y desbordado de felicidad. 79 años después, Gran Bretaña se quitó el estigma de no ganar la Ensaladera desde 1938. Fred Perry está orgulloso...

Daniel Vitale Pizarro
@DanielViPiTenis

No hay comentarios:

Publicar un comentario