5 de octubre de 2015

Bendita experiencia

El explosivo arranque de temporada de Tomas Berdych lo ubicó por primera vez en su carrera como cuarto en el ranking ATP. Las finales en Doha, Rotterdam y Monte Carlo más las semifinales en el Australian Open, Dubai, Miami y Madrid mostraron lo mejor de su repertorio. Protagonista como siempre en cada gran cita del circuito, a partir de Roland Garros no fue el mismo. Favorito de los torneos siguientes, estuvo ausente en todas las semifinales de los siete certámenes que le siguieron, incluso caídas inesperadas ante rivales inferiores como Donald Young y Simone Bolelli, entre otros. Pero cuando parecía que el checo entraba en un pozo, la gira asiática lo recibió con los brazos abiertos y respondió a la perfección.

Por primera vez en su carrera, llegaba a la gira euroasiática de final de temporada como número cinco del mundo. Sin títulos pero con el mejor promedio de victorias/derrotas hasta aquí de su carrera, Berdych afrontaba ese viaje con el objetivo de sumar partidos, ganar confianza dentro de una cancha, clasificar al Masters de Londres e intentar ganar algún título ATP. San Petersburgo lo despidió en su debut ante Bolelli y las alarmas empezaron a sonar. Su extenso y apretado calendario en esta parte del año comenzaba a tambalear. Había caído en la primera de la seis paradas programadas previas al Masters en siete semanas de competencia...
El mismo día que salió campeón voló hacia Beijing. Los gajes del oficio...

El año pasado, Andy Murray levantó su primer trofeo de la temporada 2014 ante Robredo en Shenzhen, año debut del torneo chino. Esta temporada pasó algo similar. Tomas Berdych ganó su primer título ATP del 2015 ante un español en la final (García López) en su debut en el certamen. El resultado fue 6/3 7/6 en una 1h 47m de juego. Agresivo como de costumbre, un quiebre tempranero le bastó para llevarse el primer set, con lluvia de por medio, lo que postergó el partido para el día siguiente. El mal inicio del checo (0-3) no impidió que llegaran a un tiebreak. Allí Tomas levantó un punto de set para derrotar al nacido en La Roda.

Como en 2008 y 2011, Berdych levantó un trofeo en Asia. Tokio 2008 y Pekin 2011 fueron sus conquistas anteriores en territorio oriental, más las finales perdidas en Bongkok 2013 y Beijing 2014. Desde su triunfo en Palermo 2004 acumula 11 títulos ATP en 28 finales disputadas, al menos una por año en las últimas doce temporadas, un récord que pocos pueden presumir en su palmarés. Top10 ininterrumpido desde 2010, en 2015 accedió por primera vez en su carrera a la segunda semana en los cuatro Grand Slams, lo que se refleja en el ranking y en sus porcentajes de victorias en relación a otras temporadas (49-16).

Otra gran temporada del veterano Ferrer

Otro de los contendientes al Masters Cup que sacó un buena diferencia con su inmediato perseguidor, es David Ferrer. El español fue campeón en Kuala Lumpur al derrotar a su compatriota y amigo Feliciano Lopez 7/5 7/5. Tras estar dos meses fuera de competencia por una lesión en el codo derecho, "Ferru" va de menor a mayor desde su vuelta al circuito en el US Open. Suplente la temporada pasada en el "Arena O2" (disputó un encuentro), David no quiere perderse este año la gran cita de final de temporada y los puntos de Malasia ayudan a consolidarse como el octavo mejor de la temporada. Casi mil puntos de diferencia lo separan del noveno del ranking...

"Estoy muy contento porque nunca había jugado tan bien en este torneo. Mis sensaciones son muy buenas tras la lesión y estoy muy satisfecho porque he jugado mi mejor partido en la final", fueron las palabras del nacido en Jávea que nunca había sido campeón en Asia y que se mostró satisfecho con su actuación. En Kuala Lumpur cosechó su 25° título ATP en 50 finales disputadas, un número al que pocos tenistas en la historia llegan. Siete en el ranking mundial y octavo en la carrera de campeones, Ferrer ganó su cuarto título de la temporada en la misma cantidad de finales jugadas. El único año que no perdió finales ATP fue el 2006 (1-0).

Una sana costumbre

Las finales entre Ferrer y Feliciano Lopez en Kuala Lumpur y Berdych ante García Lopez en Shenzhen marcaron una tendencia cada vez mayor en el circuito. Nueve finales se disputaron entre jugadores con 30 años o más en 2015. El título del checo, un día después que el del español, fue el 21° para un jugador que supera los 30 años en una temporada, dos más que el año récord para la ATP (1975). Los "viejitos" están vigentes y se resignan a dejar su lugar de privilegio a las nuevas camadas a las que les está costando inmiscuirse en los lugares altos del ranking. 31 puestos del Top100 están ocupados por estos tenistas experimentados (30+) que se mantienen en la elite mundial vaya uno a saber hasta cuando...

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario