29 de junio de 2015

Uzbekistán tiene a su campeón


La tercera fue la vencida

Para algunos es un desconocido. Para otros, un viejo conocido. Denis Istomin tiene 28 años, nació en Orenburg (Rusia) pero se nacionalizó uzbeko. A los dieciséis años (2001), en un viaje a Tashkent (capital Uzbekistán) para disputar un Future, sufrió un accidente automovilístico. Una de sus piernas quedó atrapada entre los asientos y gracias a la rápida llamada y aparición de una ambulancia es que hoy tiene ambas extremidades inferiores. Producto del choque, estuvo tres meses internado con 80 puntos de sutura en la pierna afectada y una larga rehabilitación de dos años. "Nunca pensé que volvería a jugar al tenis", fueron las palabras del actual 62° del ranking mundial.

Recuperado, en abril de 2003 volvió a empuñar una raqueta. Entrenado por su madre Klaudiya Istomina, comenzó el proceso de reinserción al tenis. Un año después se produjo lo que muchos, incluido él, pensaban que no sucedería: su debut como profesional. En 2006 recibió un wildcard para disputar su primer Grand Slam en el Australian Open y tuvo la buena suerte/mala suerte de enfrentar a Roger Federer, número uno del mundo. Varios años entre Futures y Challengers más algún ATP ente medio, lo depositaron recién en 2009 en el Top100 por primera vez. Un año después se estabilizó entre los cien mejores y nunca más abandonó esa ubicación de privilegio.

Su mejor tiro

Entre 2009 y 2014 accedió a dos finales ATP, New Haven (2010) y San José (2012), en las que cayó ante Sergiy Stakhovsky y Milos Raonic respectivamente. 2015 no estaba siendo un gran año para "Deni" que solo acumulaba seis triunfos ATP en catorce torneos disputados. Incluso había tenido malos resultados en la gira sobre pasto (primera ronda en s-Hertogenbosch y segunda ronda de la qualy en Queen's), la única superficie en la que ostenta récord positivo de victorias/derrotas, mejorado tras Nottingham (34-23). Pero la semana previa a Wimbledon sería la mejor de su carrera.

Ganó la misma cantidad de partidos en Nottingham que en seis meses de competencia para debutar como campeón en el circuito ATP, en la superficie en la que más cómodo se siente. Su rival en la final fue el siempre peligroso Sam Querrey, campeón en Queen's 2010 y finalista de Newport 2009, también de números positivos en césped (39-25). El encuentro fue muy parejo con momentos de tensión e incertidumbre. 7/6 7/6 para el señor de las gafas que sirvió 5-2 y 5-4 en el segundo set. El miedo a ganar lo llevó al tie-break en el que estuvo 1-5, pero todo fue para Istomin desde ese momento. Lo pudo remontar y cerrar 8-6.
A punto para Wimbledon

“Estoy feliz porque lo pude hacer, por mí y también por mi madre. Representar a mi país es muy bueno. Mucha gente me apoya desde mi país y quizás para una generación más joven, éste sea un gran paso. Ellos creerán que también pueden hacerlo. Para el tenis en Uzbekistán es muy importante. Por supuesto ganar un torneo era una de mis metas pero la máxima, como el 100% de los jugadores, es ser número uno del mundo y ganar un Grand Slam. Haré todo lo que pueda para estar cada vez mejor”, declaró el primer uzbeko campeón en la historia de la ATP, el mejor tenista en la historia de su país.

Denis Istomin no solo se dedicó a jugar al tenis. Combinó su andar en el circuito ATP con estudios de educación física, los que finalizó en 2011. Graduado y maduro, desde esta semana se da el lujo de tener cuatro títulos en su haber: dos en dobles (Moscú 2013 y Montepellier 2014), uno en singles (Nottingham 2015) y uno universitario (Profesor de Educación Física). Top50 a fin de año en 2010, 2012, 2013 y 2014, su mejor ranking fue la posición 33° en 2012. Tras doce años como profesional, su récord en partidos ATP es negativo (174-178), números que revertirá si mantiene el nivel que demostró en Inglaterra.

La decepción de haber estado cerca...

Sam Querrey llegó a Nottingham con dos finales sobre hierba en su palmarés, más partidos ganados en la superficie verde que su rival, mejor ranking y récord positivo en el historial entre ambos (4-2). Todos los números indicaban el favoritismo del norteamericano. Pero por suerte el tenis no es una ciencia exacta y los partidos hay que disputarlos. Sam cayó por séptima vez en una definición ATP. Sus siete títulos los obtuvo en cuatro temporadas distintas, el último en 2012. Esta final fue la segunda en 2015 (Houston) y en ambas no pudo gritar campeón. 36° del mundo, se encuentra lejos de su mejor posición histórica (17°) pero no alcanzaba al menos dos finales en una temporada desde 2010, lo que deja en claro su levantada tenística a sus 27 años de edad.

Daniel Vitale Pizarro
@DanielViPiTenis

No hay comentarios:

Publicar un comentario