23 de marzo de 2015

No afloja


Como en su casa, tirado sobre la pista con el trofeo, el cuarto que cosecha aquí

Indian Wells confirmó la superioridad de Novak Djokovic sobre el resto. Australian Open lo anticipó en enero y el desierto norteamericano lo consolidó. Los dos torneos más importantes en lo que va del año quedaron en manos de “Nole”. Karlovic en Doha y Federer en Dubai se dieron el gusto de derrotarlo esta temporada en la antesala de ambos certámenes que luego se llevó, como preparándose para lo importante. Y al igual que en 2014, cayó ante Roger en los Emiratos Árabes y lo derrotó en Estados Unidos. Casi un deja-vú.

Paradójicamente, Federer ganó un ATP250 y un ATP500 mientras que Djokovic ganó un M1000 y un Grand Slam. El número uno del mundo, por ahora y por varios meses, no corre peligro. Cuatro mil puntos de diferencia respaldan la cima del ranking y a pesar de que el serbio defiende Miami, “RF” no jugará en Key Biscayne porque prefirió prepararse con tiempo para la gira de arcilla y hierba, la más exigente de su calendario. El actual número dos tiene en su agenda Monte Carlo, Estambul, Madrid, Roma, Roland Garros, Halle y Wimbledon a sus 33 años. Siete torneos en tres meses, casi sin descanso, algo que no sucede en otra época del año para él.

2014 y 2015. "Todo sigue igual..."

La final fue quizá el mejor partido de la temporada. La solidez de Novak fue lo que inclinó la balanza en su favor, y la genialidad de Roger lo que llevó el partido a un tercer set. Emotivo hasta el final, las doble faltas tuvieron mucho peso en dos momentos del partido, como lo cuenta el a la postre campeón: “Cuando fuimos al tercer set, el juego no estaba en favor de nadie. Me las arreglé para poder superar esa frustración de entregarle el tie break con tres dobles faltas en momentos cruciales. Bajo presión a veces estas cosas pasan, y es importante reagruparse, remontar y concentrarse en el siguiente set”.

El resultado fue 6/3 6/7 6/2, con varios momentos claves que hicieron vibrar a los presentes. El quiebre de Roger en el 3-4 del segundo set (el mejor punto del partido); las tres doble faltas de Djokovic en el tiebreak; la remontada del suizo en el 0-2 del tercero y la doble falta de Federer en el 2-3 del último set, hicieron del partido una exhibición de tenis. Agradecido el público que se deleitó durante 2h 17m con dos colosos frente a frente. Los dos mejores del mundo estuvieron a la altura de las circunstancias y triunfó el mejor del momento, el que tiene ese plus de energía cuando los demás decaen, esa intensidad inagotable durante lo que dure el encuentro. Ese es Novak Djokovic.
Resumen de la final. Gracias chicos.

El finalista solo tuvo elogios para su rival: "Novak lo hizo muy bien para mantener la ventaja durante la mayor parte del encuentro. Creo que encontró una marcha más al final. Fue duro pero he disfrutado del encuentro porque tuvo un poco de todo. La agresividad controlada fue la clave para intentar jugar de ese modo desde el fondo de la línea. 'Nole' jugó muy bien. Lo merecía y voy a respetar eso".

Roger Federer accedió en Indian Wells al menos a una final de Masters1000 por temporada ininterrumpidamente desde 2002. En total acumula 40 (23 ganadas y 17 perdidas). En el desierto de California ganó cuatro títulos y perdió dos finales. En 2015, el multicampeón suizo ostenta un récord de 2-1 en finales ATP y 16-2 en partidos disputados, un brillante comienzo de año. En términos generales, fue su final 127 en el circuito (84-27) y su partido 1241 (1012-229), al borde de los noventa millones de dólares ganados en premios. Prácticamente nada...

Luchó hasta donde pudo

El pupilo de Marian Vajda y Boris Becker se va metiendo en la historia grande de este deporte. Alcanzó los 50 títulos ATP en 73 finales disputadas e igualó el récord de Federer: cuatro veces ganador de Indian Wells en cinco finales, una menos que "Su Majestad". Los 21 títulos de Masters1000 conseguidos lo ubican tercero entre los más ganadores desde su creación (1990) detrás de Federer (23) y Nadal (27). Líder en 2015 en el ranking y en partidos ganados (19-2), "Djoko" afrontará Miami en menos de una semana siendo el campeón defensor y con vistas a la temporada de arcilla y a su máximo anhelo, Roland Garros.

Novak Djokovic está ante una posibilidad única esta temporada, que ni a Roger Federer se le presentó en sus años dorados. Campeón del Australian Open, en plenitud física, sin lesiones, sólido en todas las facetas de su juego y sin serias amenazas como en otros años, comienza a verse muy a lo lejos, la posibilidad de ganar el Grand Slam. Además de todos esos atributos propios, sus inmediatos perseguidores en el ranking, el "BigFour", no son rivales de peligro inminente en 2015. O eso parece. Nadal no es el de años anteriores y salvo una heroica de "Rafa" como nos tiene acostumbrados, no se coronará en Roland Garros; Federer es muy peligroso a tres sets pero vulnerable a cinco mangas por su edad; y Murray, dominado por el serbio en sus últimos cinco encuentros y buscando la adaptación y la puesta a punto de su juego con Mauresmo, pintan un panorama ideal para Novak.
La solidez desde el fondo de la cancha, su principal arma.

“Estoy en el pico de mis habilidades y por fortuna las estoy manteniendo. No me puedo quejar", declaró "Nole" recién llegado a Miami. Pero los problemas pueden aparecer durante la larga temporada. Aunque todo lo descripto suceda, quizá lo más importante sea él mismo. Su salud de acá a septiembre es incierta; su nivel, lo mismo; la presión de ganar en París por primera vez será mucha; y de ser posible, la presión de ganar el US Open para completar el 'Grand Slam' será inimaginable. También está su hijo Stefan y su mujer Jelena, situaciones familiares que pueden derivar en derrotas inesperadas que trunquen esta oportunidad única. El primero en decirlo fue Andre Agassi. Es demasiado difícil, por algo solo Rod Laver lo consiguió en 1969, pero los récords están para superarlos.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario