23 de marzo de 2015

No afloja


Como en su casa, tirado sobre la pista con el trofeo, el cuarto que cosecha aquí

Indian Wells confirmó la superioridad de Novak Djokovic sobre el resto. Australian Open lo anticipó en enero y el desierto norteamericano lo consolidó. Los dos torneos más importantes en lo que va del año quedaron en manos de “Nole”. Karlovic en Doha y Federer en Dubai se dieron el gusto de derrotarlo esta temporada en la antesala de ambos certámenes que luego se llevó, como preparándose para lo importante. Y al igual que en 2014, cayó ante Roger en los Emiratos Árabes y lo derrotó en Estados Unidos. Casi un deja-vú.

Paradójicamente, Federer ganó un ATP250 y un ATP500 mientras que Djokovic ganó un M1000 y un Grand Slam. El número uno del mundo, por ahora y por varios meses, no corre peligro. Cuatro mil puntos de diferencia respaldan la cima del ranking y a pesar de que el serbio defiende Miami, “RF” no jugará en Key Biscayne porque prefirió prepararse con tiempo para la gira de arcilla y hierba, la más exigente de su calendario. El actual número dos tiene en su agenda Monte Carlo, Estambul, Madrid, Roma, Roland Garros, Halle y Wimbledon a sus 33 años. Siete torneos en tres meses, casi sin descanso, algo que no sucede en otra época del año para él.

2014 y 2015. "Todo sigue igual..."

La final fue quizá el mejor partido de la temporada. La solidez de Novak fue lo que inclinó la balanza en su favor, y la genialidad de Roger lo que llevó el partido a un tercer set. Emotivo hasta el final, las doble faltas tuvieron mucho peso en dos momentos del partido, como lo cuenta el a la postre campeón: “Cuando fuimos al tercer set, el juego no estaba en favor de nadie. Me las arreglé para poder superar esa frustración de entregarle el tie break con tres dobles faltas en momentos cruciales. Bajo presión a veces estas cosas pasan, y es importante reagruparse, remontar y concentrarse en el siguiente set”.

El resultado fue 6/3 6/7 6/2, con varios momentos claves que hicieron vibrar a los presentes. El quiebre de Roger en el 3-4 del segundo set (el mejor punto del partido); las tres doble faltas de Djokovic en el tiebreak; la remontada del suizo en el 0-2 del tercero y la doble falta de Federer en el 2-3 del último set, hicieron del partido una exhibición de tenis. Agradecido el público que se deleitó durante 2h 17m con dos colosos frente a frente. Los dos mejores del mundo estuvieron a la altura de las circunstancias y triunfó el mejor del momento, el que tiene ese plus de energía cuando los demás decaen, esa intensidad inagotable durante lo que dure el encuentro. Ese es Novak Djokovic.
Resumen de la final. Gracias chicos.

El finalista solo tuvo elogios para su rival: "Novak lo hizo muy bien para mantener la ventaja durante la mayor parte del encuentro. Creo que encontró una marcha más al final. Fue duro pero he disfrutado del encuentro porque tuvo un poco de todo. La agresividad controlada fue la clave para intentar jugar de ese modo desde el fondo de la línea. 'Nole' jugó muy bien. Lo merecía y voy a respetar eso".

Roger Federer accedió en Indian Wells al menos a una final de Masters1000 por temporada ininterrumpidamente desde 2002. En total acumula 40 (23 ganadas y 17 perdidas). En el desierto de California ganó cuatro títulos y perdió dos finales. En 2015, el multicampeón suizo ostenta un récord de 2-1 en finales ATP y 16-2 en partidos disputados, un brillante comienzo de año. En términos generales, fue su final 127 en el circuito (84-27) y su partido 1241 (1012-229), al borde de los noventa millones de dólares ganados en premios. Prácticamente nada...

Luchó hasta donde pudo

El pupilo de Marian Vajda y Boris Becker se va metiendo en la historia grande de este deporte. Alcanzó los 50 títulos ATP en 73 finales disputadas e igualó el récord de Federer: cuatro veces ganador de Indian Wells en cinco finales, una menos que "Su Majestad". Los 21 títulos de Masters1000 conseguidos lo ubican tercero entre los más ganadores desde su creación (1990) detrás de Federer (23) y Nadal (27). Líder en 2015 en el ranking y en partidos ganados (19-2), "Djoko" afrontará Miami en menos de una semana siendo el campeón defensor y con vistas a la temporada de arcilla y a su máximo anhelo, Roland Garros.

Novak Djokovic está ante una posibilidad única esta temporada, que ni a Roger Federer se le presentó en sus años dorados. Campeón del Australian Open, en plenitud física, sin lesiones, sólido en todas las facetas de su juego y sin serias amenazas como en otros años, comienza a verse muy a lo lejos, la posibilidad de ganar el Grand Slam. Además de todos esos atributos propios, sus inmediatos perseguidores en el ranking, el "BigFour", no son rivales de peligro inminente en 2015. O eso parece. Nadal no es el de años anteriores y salvo una heroica de "Rafa" como nos tiene acostumbrados, no se coronará en Roland Garros; Federer es muy peligroso a tres sets pero vulnerable a cinco mangas por su edad; y Murray, dominado por el serbio en sus últimos cinco encuentros y buscando la adaptación y la puesta a punto de su juego con Mauresmo, pintan un panorama ideal para Novak.
La solidez desde el fondo de la cancha, su principal arma.

“Estoy en el pico de mis habilidades y por fortuna las estoy manteniendo. No me puedo quejar", declaró "Nole" recién llegado a Miami. Pero los problemas pueden aparecer durante la larga temporada. Aunque todo lo descripto suceda, quizá lo más importante sea él mismo. Su salud de acá a septiembre es incierta; su nivel, lo mismo; la presión de ganar en París por primera vez será mucha; y de ser posible, la presión de ganar el US Open para completar el 'Grand Slam' será inimaginable. También está su hijo Stefan y su mujer Jelena, situaciones familiares que pueden derivar en derrotas inesperadas que trunquen esta oportunidad única. El primero en decirlo fue Andre Agassi. Es demasiado difícil, por algo solo Rod Laver lo consiguió en 1969, pero los récords están para superarlos.

Daniel Vitale Pizarro

9 de marzo de 2015

El clásico más clásico


The Argentinian team celebratesCredit: Sergio Llamera
Posted by Davis Cup on lunes, 9 de marzo de 2015

Un Argentina-Brasil, sea el deporte que sea, significa un acontecimiento especial. La rivalidad histórica del fútbol, hace años (décadas) que se trasladó a todo tipo de deporte. El sorteo de la Copa Davis 2015 le había dado un guiño a Argentina. De los ocho países posibles para enfrentarse en primera ronda, solo ante uno era local, y ese era  y fue Brasil. La suerte quiso que estas naciones se cruzaran en la competición por octava vez, con el historial 5-2 en favor de los que hablan español. El lugar elegido fue Tecnópolis (polvo de ladrillo), en un estadio con tribunas tubulares creado especialmente para la ocasión, a contra tiempo. Un gasto de dinero inentendible.

Atrás quedó la polémica por la desafectación de Juan Mónaco del equipo argentino por "razones tenísticas, impactó directamente sobre el jugador que alcanzó la final del Argentina Open días después de conocer la noticia, y para bien suyo y del equipo para futuras series, se reencontró con su nivel. Berlocq y Mayer fueron los encargados de los puntos del viernes. "Charly" abrió la contienda ante Souza. El calor, protagonista durante todo el fin de semana, golpeaba las cabezas de todos los presentes en Villa Martelli. Berlocq luchó como siempre y estiró el partido hasta el quinto set. 4 horas y 57 minutos no alcanzaron para los locales y Brasil se llevó el primer punto de la serie. La temperatura no bajaba de los 30° y el público se hacía cada vez más presente, en cantidad y en ruido.

La pareja brasilera, especialista en la materia, fue mucho para los locales

Mayer vs Bellucci era el segundo single del día. El correntino ingresaba a la cancha con la presión de ganar el partido para no dejar una serie casi imposible de remontar. Cuatro sets bastaron para emparejar el resultado y respirar de cara al sábado, el punto más difícil. La pareja brasilera Melo-Soares era amplia favorita. Marcelo Melo (3°) y Bruno Soares (12°), ambos ganadores de un Masters 1000 y 32 torneos ATP entre los dos, se presentaban como una de las mejores duplas de toda la competición. Y quedó demostrado. Poco pudieron hacer Berlocq-Schwartzman que cayeron en tres sets. Daniel Orsanic, capitán argentino, le dio descanso a la mejor raqueta del país y se decidió por Delbonis para un eventual quinto punto, probablemente por las cinco horas de "Charly" el viernes y por el poderío del rival en el dobles.

El domingo comenzó a las once de la mañana como estaba programado, para que se enfrenten los dos níumeros uno: Leonardo Mayer (29°) vs Joao Souza (75°). 7/6 y 6/6, casi dos horas de partido y el "yacaré" mostraba sus primeros síntomas de calambres. El partido del viernes y los más de 30° grados lo estaban traicionando. Así y todo pudo cerrar el set y colocarse 4-1 en el tercer set. Otra vez los calambres, pero esta vez no le permitieron casi sacar en el 4-2. A puro derechazo y saque, Joao vislumbró molestias del otro lado de la red, se metió en el partido y se llevó el tercer y cuarto set. Tecnópolis era una caldera. "Leo" pudo descansar en parte del cuarto set cuando comenzó a sentirse más relajado, como guardando físico para la maratón que vendría después. 7/6 7/6 5/7 3/6 y esto recién empezaba...

Dueño del partido y del champagne

A esta altura del partido, era todo menos tenis. La batalla tenistica se transformó en física, y sobre todo mental. Acalambrados, agotados, atendidos por los médicos y demás, no daban el brazo a torcer y el tiempo en cancha se extendía. El sol caía y el partido seguía. Las seis horas y veintidós minutos de McEnroe-Wilander en 1982, récord en singles en Copa Davis, quedaba atrás. Leo Mayer decidía al ganador con una devolución paralela invertida en su match point número... ¡doce! 7/6 7/6 5/7 3/6 15/13 y el público explotaba. La alegría de Mayer no tenía parangón en su carrera. Era indudablemente el encuentro con más emociones desde que es profesional.

"No puedo explicar lo que sentí, fue increíble, la gente no paraba de alentarme y eso me permitió seguir adelante. Quería ganar para darle la victoria a la gente, pero es imposible jugar al tenis así. Estas son las cosas que no se entienden y se deberían revisar. Jugué como cuatro horas acalambrado. Me duele todo. Tengo los pies llenos de ampollas de sangre y los empeines muy lastimados”, dejaba en claro un auténtico Leonardo Mayer que terminado el encuentro necesitó suero y atención médica por deshidratación y calambres. Sin casi descanso, el martes deberá viajar a Indian Wells. El circuito, a pesar de todo, sigue...



Entrevista a Leonardo Mayer en "No somos nadie". Resume el maratónico partido vs Souza

Luego de las seis horas y cuarenta y tres minutos récord, Federico Delbonis era el encargado de ponerle la frutilla al postre. Pero como si no faltaran condimentos en una serie para el infarto, como era de esperar por el horario, finalizó el primer set y el partido se suspendió. Todo trasladado al lunes, con entrada libre y gratuita (gran gesto de AAT). Bellucci, el más irregular del equipo, intentó poner en peligro al de Azul pero quedó en eso, en un intento. "Delbo" sentenció el partido 6/3 3/6 6/2 7/5 en un estadio que parecía una caldera. La serie quedaba sentenciada y la alegría de un equipo que dejó todo. Soñado. Épico.

El abarzo del equipo con Delbonis, el encargado de cerrar la serie

"La gente me levantó en los momentos en los que no me sentía bien. Bastantes veces soñé con esto. Lo venía soñando en estos últimos días. El último punto fue una cosa de locos. Cuando pego la derecha y veo dónde va, se hace un silencio. Nadie dice nada, ni out ni nada, y salí al festejo. Afloró toda la emoción”, palabras de Delbonis que demuestran el nerviosismo y la presión que sintió al representar al país y de local, pero que no cambia por nada en el mundo.

Argentina remontó un 2-1 por cuarta vez en su historia. Las otras veces fueron ante Brasil en 1976 de visitante; contra Alemania en Buenos Aires (1990) y la más reciente, el año pasado por la permanencia en el Grupo Mundial ante Israel en Estados Unidos. Desde 2002, año de la consolidación en la elite del tenis mundial, Argentina disputó todas las primeras rondas y solo cayó en esa instancia en 2014. Acumula catorce años consecutivos entre los mejores dieciséis países del mundo y actualmente se ubica quinto en el ranking de la competición, que toma como referencia los últimos cuatro años de cada nación.

Argentinian fans are in party mood in Buenos AiresCredit: Sergio Llamera
Posted by Davis Cup on viernes, 6 de marzo de 2015

La gente, importantísima en la victoria local.

Importante fue la presencia de Del Potro durante toda la semana, tanto en las prácticas como en la serie. Importante desde todo punto de vista. Incluso postergó el viaje a Indian Wells para acompañar al equipo en esta épica jornada. El apoyo de un ganador de Grand Slam, medalla de bronce, exnúmero tres del mundo y finalista de la Copa Davis aporta y mucho. Además, contando con él, el equipo puede aspirar a otra cosa. Los rivales le tienen respeto y el equipo cambia con "Delpo" dentro de los convocados. La reestructuración del tenis argentino pedida por Juan Martín y su equipo lentamente va tomando forma y "La Torre de Tandil", si el físico lo acompaña, volverá a la Davis en julio cuando Serbia aterrice en Buenos Aires. ¿Vendrá Djokovic? La incertidumbre es por el calendario, la superficie elegida y la lejanía de Argentina con el mundo. A esperar...

Daniel Vitale Pizarro

2 de marzo de 2015

Se niega al paso del tiempo


"Todavía soy increíblemente joven y la gente sigue diciéndome lo mayor que soy"

Casi un mes había pasado de aquella lejana derrota ante Andreas Seppi en la tercera ronda del Australian Open. Campeón de Brisbane en la primera semana del año, Roger Federer se presentó en su tercer torneo de la temporada en Dubai, lugar que siempre le dio buenas sensaciones. La costa del Golfo Pérsico es elegida con asiduidad por "Su Majestad" para descansar o entrenar durante el exigente calendario ATP y ahora afrontaba esta habitual competencia que lo vio más veces ganador que perdedor a lo largo de sus presentaciones allí. Y 2015 no iba a ser la excepción.

El cuadro, como en casi todas las ediciones del certamen, presentó a muchos de los mejores del mundo. Dinero como en ningún certamen de su categoría, 500 puntos para el ranking ATP, comodidades únicas y superficie dura, hacen del evento un imán para los jugadores del circuito. Por algo fue elegido por los jugadores como el mejor ATP 500 del circuito en once de los últimos doce años, solo interrumpido en 2007 por AcapulcoDjokovic (1°), Federer (2°), Murray (3°) Berdych (8°) fueron los Top10 presentes en 2015 con el aliciente de tener al Top3 completo y a ocho Top20 entre los preclasificados. Un lujo, como casi todo en Dubai.

"El show debe continuar"

Sin sobresaltos, salvo un set perdido por Djokovic en la semifinal, los dos mejores del torneo, y del mundo, accedieron al último partido. El favorito era el serbio, por el presente de ambos, porque Novak le lleva casi 4000 puntos en el ranking y porque es el actual campeón del Australian OpenRoger tenía a su favor haberlo derrotado en su último enfrentamiento en Shanghai 2014, y el lugar, su segunda casa, donde acumulaba seis títulos en ocho finales sobre once participaciones. Números impactantes para aumentar...

La definición por el título fue intensa. La superficie veloz beneficiaba el ataque constante de Federer y sus idas a la red, todo respaldado por un servicio implacable que lo sacó de situaciones complejas y lo ayudó a dominar el encuentro. Cuando Djokovic quiso imponer su ritmo desde el fondo de la cancha, Roger bajaba la velocidad con un slice o se abalanzaba sobre la red. Sin fisuras, todo salió a la perfección para el suizo que cerró una actuación brillante 6/3 7/5 sobre el número uno del mundo y lanzó al micrófono: "No creo que haya podido jugar mejor". 37 winners, 12 aces y 80% de puntos ganados con su primer servicio sin quiebres, lo verifican. Intratable.

De mitad de cancha para adelante, letal.

Título en mano, satisfacción por dentro, el siete veces campeón en Dubai solo tuvo elogios para con la rivalidad que tiene con el número uno del mundo: "Jugar contra Novak siempre es bonito. Siempre sacamos lo mejor del otro, así que es muy especial. Creo que se ha convertido en una rivalidad muy bonita. Ha sido agradable ver todo lo que ha mejorado Djokovic en estos años. Se ha convertido en un jugador increíble, especialmente en los últimos cinco o seis años, limpiando su juego tan maravillosamente que hoy en día es el que mejor se mueve de todo el circuito".

Djokovic, el tercero en discordia hace un largo rato y el mejor hace casi un año, también acumula logros importantes en su andar a través del circuito. Quinta final en suelo Árabe (4-1). Quedó en las puertas de cosechar su título número 50 ATP (49-23). "Nole" tiene asegurado el número uno del mundo virtualmente hasta Wimbledon salvo una catástrofe en su tenis o una lesión grave, que esperemos no suceda por el bien del tenis. El historial contra Federer quedó 17-20 en su contra. La última victoria del nacido en Belgrado fue en la electrizante final de Wimbledon 2014, partido que no permitió luego a "RF" ser el mejor del mundo en el ranking.

A pesar de la derrota, está muy cómodo en el N°1...

Los siete títulos obtenidos por Federer en Dubai igualan la cantidad conseguida por el helvético en Wimbledon y Halle. En los tres torneos perdió además dos finales. Nueve finales también alcanzó en el Masters pero cayó en tres de ellas. El récord absoluto de finales en un mismo torneo sigue siendo de Roger pero en Basilea, con once definiciones (6-5). Fue su título número 84 en 126 finales disputadas. Líder en torneos sobre cancha dura con 58 títulos, empata con 63 campeonatos obtenidos al aire libre con Rafael Nadal, campeón también esta semana pero en Buenos Aires.

La leyenda del tenis afronta en cada torneo un posible récord a batir. Fiel a su historia, no deja las cosas a medias y a sus 33 años sigue pulverizando marcas. Durante la final, Federer superó la barrera de los 9000 aces en su carrera para ocupar el cuarto lugar desde que se tienen registros de saques directos (1991-2015). El tercer puesto lo ocupa Andy Roddick, al que pasará en los próximos torneos. Más de 1000 partidos ganados (1007), al menos un título por año desde 2001 (15 temporadas, récord absoluto) y más de 9000 aces (9007) en apenas tres torneos disputados en 2015. Esto recién comienza...

Daniel Vitale Pizarro