21 de abril de 2014

Suiza copó Mónaco


Protocolo Real

Cuando parecía que lo de Stan Wawrinka había sido solo una ráfaga de tenis en el verano sureño con los títulos en Chennai y sobre todo en Australian Open, en Monte Carlo volvió a mostrar ese tenis de ataque, concentración y despliegue físico. Luego de unas largas vacaciones tras la obtención de su primer Grand Slam, le costó asimilar el triunfo en Melbourne y entró en un bache en los torneos siguientes. Octavos de final en Indian Wells y Miami más un tropezón en Copa Davis que lo obligó a despertar en el cuarto punto de la serie luego de perder el primer set y ganar el partido. Pareciera que representar a su país y darle la ilusión de ganar la Ensaladera por primera vez le propició el envión anímico necesario para enfrentar la gira sobre arcilla con otra convicción.

Al igual que en el primer "Major" de la temporada, en el Principado Stanislas derrotó a tres Top10 al hilo para llevarse el título. En Australia venció a Djokovic, Berdych y Nadal y en Monte Carlo sus derrotados fueron Raonic, Ferrer y Federer. Su récord ante este calibre de jugadores es de 6-0 en lo que va del año, un registro envidiable. Hasta la final, el oriundo de Laussana no había cedido nunca su servicio ni perdido ningún set y en el partido decisivo Roger le quebró un par de veces, le sacó un set pero igual no fue suficiente. Desde el tiebreak del segundo set, hubo un solo jugador en la cancha y fue "Stan". El de Basilea tomó las riendas del primer set, alcanzó luego la muerte súbita y nada pudo hacer. Wawrinka fue superior y en el set decisivo no tuvo piedad ante un rival que mermó su rendimiento al final y no pudo ganar un título que no tiene en sus vitrinas.

Brazos en alto, como su nivel en 2014

Wawrinka cosechó en Mónaco su título número siete en dieciséis finales ATP, una suma escasa para la calidad del jugador suizo, ganador de un "Grande". Esta fue su tercera final de Masters 1000, las tres en arcilla y la tercera fue la vencida. Cayó en 2008 ante Djokovic en Roma y el año pasado frente a Nadal en Madrid. Esta temporada, ante un renovado Federer, dejó de ser campeón de Grand Slam y no de Masters 1000 como lo son Kafelnikov, Gaudio y Del Potro. Es el único tenista que en 2014 se coronó en tres certámenes y curiosamente no aparece entre los que más partidos ganaron en el año. Pero si es el mejor, con varios puntos de ventaja en la "Carrera a Londres" sobre Djokovic y Nadal. Además mantuvo el tercer puesto del ranking, posición que hubiera perdido si no ganaba el torneo monegasco.

Trofeo y micrófono en mano, como ante "Rafa" en Australia, "Stan" fue respetuoso con su compañero de Davis: "Siempre es especial jugar contra Roger. Él es mi mejor amigo en el tour. Nosotros nos respetamos el uno del otro. Sólo trato en la cancha de ganar el partido. Antes y después, seguimos siendo muy buenos amigos. Durante el partido, acabamos de dar todo para ganar. Hoy estoy muy feliz de haber ganado". Y el bueno de "Stan The Man" mostró que su confianza está en alza: "Siento que cuando mentalmente estoy centrado y luchando, puedo vencer a todos los jugadores".

Todo el staff quiso la foto con el campeón

El finalista Roger Federer sigue agigantando su palmarés. En el Principado acumuló 951 victorias como profesional y 295 en Masters 1000 gracias a su acceso a la final, su 36° en esta categoría (21-15) y la 117° como profesional (78-39). En lo que va de la temporada es el jugador que más partidos ganó con un récord de 28-4, un título en Dubai y tres finales (Brisbane, Indian Wells y Monte Carlo), un arranque similar a las mejores épocas del suizo multicampeón de todo. Y si hacemos memoria, el último año que llegó a cuatro finales antes de Madrid fue en 2006. Esta fue su cuarta final aquí, sin poder levantar el trofeo tampoco en 2006, 2007 y 2008 ante un mismo rival, Rafael Nadal.

"Estoy muy feliz por Stan. Es una gran victoria para él después de ganar su primer Grand Slam este año. Él aprovechó las oportunidades cuando estuvieron ahí y eso es clave en la carrera de un jugador de tenis. Así que estoy muy contento por él. Ha sido un gran placer compartir este momento con Stan", fueron algunas de las declaraciones del mejor suizo de la historia que se mostró casi tan contento durante la conferencia como si hubiera ganado. Un ejemplo antes, durante y después del partido.

La peRFección esta vez no alcanzó.

Dos curiosidades que se dieron en esta edición del primer Masters 1000 sobre polvo de ladrillo. Federer en catorce partidos ante Wawrinka había perdido solo una vez y fue en 2009, en Monte Carlo. Y la derrota del exnúmero uno del mundo ante un compatriota en una final ATP no fue la primera en su historia ya que en el año 2000, en la definición del título en Marsella, cayó ante Marc Rosset. 0-2 para "Su Majestad" en finales contra jugadores helvéticos y 0-2 en Mónaco vs Stanislas.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario