30 de septiembre de 2013

De Portugal a Malasia sin escala



El Presidente de la Federación Portuguesa de Fútbol , Fernando Gomes, declaraba cosas como estas luego de conocer la noticia que repercutió en todo el país luso: "Fue un gran logro para el tenis y para el deporte nacional portugués en general. Así que, en mi propio nombre y en nombre de la Federación Portuguesa de Fútbol por la presente les felicitamos por la brillante victoria". Les parecerán extrañas las felicitaciones de Gomes, pero la victoria de Joao Sousa en Kuala Lumpur fue tan impactante en su país que hasta el fútbol sintió la necesidad de felicitar al portugués. Y no es para menos. La única final ATP con un portugués fue en Estoril 2010 (actual Oeiras), cuando Albert Montañés derrotó a Federico Gil, por lo que la victoria de Joao es la primera para el país de la Península Ibérica. 

En su primera final en el circuito, Joao Sousa derrotó al experimentado francés Julien Benneteau 2/6 7/5 6/4, luego de salvar un match point cuando servía 2/6 4-5 30-40. El Presidente de Portugal, Anibal Cavaco Silva, también tuvo palabras aduladoras para el flamante campeón: "Quiero aprovechar este momento para felicitar a Joao Sousa. He visto gran parte del prime set, la recuperación del segundo, pero sólo ahora tenía la confirmación de que ganó y de que es el primer jugador portugués en ganar un torneo ATP. El ha llevado al protagonismo el nombre de Portugal en un entorno que no es muy popular, el mundo del tenis".

Uno debutó en su primera final, el otro no puede debutar y lleva nueve finales...

Nacido en Guimaraes (Portugal) hace 24 años, comenzó a jugar al tenis con su padre (juez de Portugal) a los siete años de edad en un club de su ciudad natal. A los quince años decidió irse a Barcelona para mejorar su tenis y cumplir su sueño de ser profesional. En 2007 debutó como profesional en un Future en España (cuartos de final). Tardó dos años en consagrarse en el circuito Future en España y otros dos años más para triunfar en su primer Challenger, en Alemania. Desde su debut, su ranking al final de cada año siempre marcó una posición mejor que la anterior y en 2013 llegó el despegue.

Campeón una vez más del Challenger de Furth (Alemania) y por primera vez en su ciudad natal (Guimaraes), en julio, Joao anunciaba el aluvión de triunfos que se avecinaban para el portugués, que daba sus primeros (fuertes) pasos en el circuito ATP. A pesar de tener 24 años y ser profesional desde los 18 años, contaba con solo un puñado de partidos disputados en el circuito profesional. Los dos partidos que ganó en el US Open a cinco sets, nada menos que a Dimitrov y Nieminen, para luego caer frente a Novak Djokovic en el Arthur Ashe, forjaron esa confianza que le faltaba para dar el salto de calidad y ser protagonista en los certámenes ATP más chicos.

Desplomado en el cemento malayo, el portugués hizo historia para su país

En San Petersburgo alcanzó su primera semifinal en un ATP250. Una semana más tarde, no solo se daba el gusto de vencer a David Ferrer (4°) y Jurguen Melzer (26°), sino que se consagró campeón del torneo malayo y alcanzó la posición 51° en el escalafón mundial, la mejor ubicación de su carrera y al borde del selecto Top50. Admirador de Sampras, Ferrero y Federer, se dio el gusto de debutar como campeón (séptimo del año) en una final reñida, con chances para cualquiera de los dos pero que luego de dos horas y dieciocho minutos, el trofeo partió para Portugal.

Joao Sousa, emocionado, dijo: "Estoy muy cansado física y mentalmente, pero me siento espectacular. Es un sueño hecho realidad". Y dejó claro que no fue un partido sencillo: "Dimos un buen espectáculo, donde cada uno tuvo sus chances para ganar. El tenis es así, a veces se gana y a veces se pierde. Yo merecía ganar, pero el también, esta vez me toco a mí, así que estoy feliz". Entrenado por Frederico Marques, tranquilamente podría haber brindado la conferencia en varios idiomas, porque maneja el español, catalán, inglés, francés e italiano. Todo un políglota.

Una y otra vez ve como se le escapan los títulos...

Curioso es el palmarés del francés Julien Benneteau. Esta final en Kuala Lumpur fue su segunda en Malasia pero su novena a nivel ATP. Llegó al menos a una definición desde 2008. Hasta ahí todo normal, incluso demostró regularidad y versatilidad por las distintas superficies (arcilla, cemento indoor, cemento outdoor y la extinguida moqueta o alfombra). De todas esas finales, en ninguna pudo quedarse con el trofeo de campeón, todo un récord desde que se creó la ATP (Era Open). Otra historia es su palmarés en dobles. Ocho títulos y cinco finales ATP. De esos ocho, dos son Masters1000, más otras tres finales en esa categoría. Además, junto con Richard Gasquet, logró la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Una fructífera carrera que merece, con 31 años, coronar con al menos un título en individuales. ¡Allez Julien!

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario