25 de agosto de 2013

Melzer se llevó el quinto

Nuevo corte de pelo, nuevo título

Federer triunfaba en Wimbledon 2003. Una semana después, un austriaco casi desconocido en el circuito ATP, con apenas un puñado de triunfos y en el puesto 96° del ranking, alcanzaba su primera final en el césped norteamericano de Newport. Su nombre era Jurgen Melzer, un zurdo talentoso, con facilidad para adaptarse a cualquier superficie, que prometía y mucho. 183cm de altura, con un tenis dúctil y agresivo, de la camada de Federer, Hewitt, Roddick, etc., Jurgen tardó en explotar y nunca pudo afirmarse entre los mejores del mundo. Así como llegó al Top10, se fue, sin dejar de ser un rival muy peligroso que puede ganarle a cualquier jugador sobre cualquier superficie.

Tres años pasaron desde aquella primera final para que el nacido en Viena pueda conquistar su primer título ATP. Y fue en arcilla, en Bucarest 2006. Esa fue su temporada más caudalosa en cuanto a finales ATP alcanzadas (1-2) aunque solo triunfó en Rumania. Su tercera corona se hizo esperar nuevamente tres años, y la logró en su Viena natal, título que repitió al año siguiente. En ese 2010 empezaron sus mejores resultados. Victoria ante Djokovic en cuartos de final de Roland Garros para ceder ante Nadal, los octavos de final en Wimbledon y US Open, en ambas ocasiones cayendo ante Roger Federer, la victoria sobre Rafael Nadal siendo número uno del mundo en Shanghai, el título ya mencionado en Austria en octubre y la final en Hamburgo, lo catapultaron en el ranking.

Semifinal de Roland Garros 2010

Comenzó 2011 como el número once del mundo, con el Top10 como objetivo a corto plazo para confirmar lo hecho la temporada pasada. Los octavos de final en Australian Open ante Andy Murray y la semifinal en  Montecarlo, colocaron al austríaco como el 8° del ranking ATP. La semifinal de Roland Garros que defendía marcó el comienzo de su descenso en el escalafón mundial y en diciembre, el ranking lo ubicó 22 puestos por detrás que en enero. Finalizó el año siendo el número 33° del mundo. Campeón en Memphis en febrero de 2012 y semifinalista en Valencia en octubre fueron sus mejores actuaciones lo que marcaron que terminaba entre en el Top30 a fin de año.

Inició la temporada 2013 irregular, una constante en su carrera. En Zagreb llegó a una nueva final y cayó ante Marin Cilic. Luego sucumbió en tres primeras rondas consecutivas para desembocar en un challenger, el cual ganó, pero la confianza no era la suficiente para apuntar a pelear nuevamente en los ATP. Segunda semana de Wimbledon como lo más destacado, llegó a la gira norteamericana con pocos partidos bajo el brazo. Tres primeras rondas consecutivas otra vez no ayudaron al austríaco, pero en Winston-Salem, una semana antes de arribar a Nueva York, cambió todo. Campeón tras dieciocho meses de sequía.

Buena postal del campeón

Jurgen Melzer logró su quinto título sobre trece finales disputadas. Es el jugador número catorce en lo de va del año en ser campeón con más de 30 años, una postal cada vez más usual durante esta temporada. El finalista, el francés Gael Monfils, que se retiró de la final por una molestia en la cadera, hundió más su récord negativo en finales ATP (4-15). Sí, así como leen, un registro poco habitual en el circuito. Además perdió por primera vez en cinco enfrentamientos ante Melzer. Esta fue su segunda final del año, al igual que Jurgen. "La pantera" volverá al Top40, una escalada pronunciada si nos remontamos a febrero, cuando ocupaba la posición 108° del ranking mundial.

Octavos de final en Wimbledon, US Open y Australian Open al menos una vez en cada Grand Slam y semifinalista en Roland Garros, denotan su facilidad antes mencionada para adaptarse a todas las superficies, con títulos o finales en césped, arcilla, cemento indoor y outdoor. Versátil y de gran volea, a sus 32 años sigue dando batalla y llega al US Open 2013 de la mejor manera, siendo campeón en Winston-Salem dos días antes de su debut en Flushing Meadows.

Siempre presente en Copa Davis

Campeón de Wimbledon junior en 1999, de Wimbledon 2010 y US Open 2011 en dobles y también de Wimbledon 2011 en doble mixto, a lo largo de su carrera tenística se ha destacado más como doblista que como singlista. Sin despreciar lo logrado en singles, tocó la 8° posición del ranking ATP y fue semifinalista de Roland Garros. En dobles alcanzó la 6° posición y disputó dos Masters de fin de temporada, con 12 títulos y otras 14 finales más. En Copa Davis ha disputado 27 series, con un récord de 18-25 en singles y 9-9 en dobles, lo que demuestra un compromiso con su país y un nivel constante para ser convocado ininterrumpidamente desde 1999 hasta 2013 inclusive.

Hincha del Bayern Munich en Alemania y del Austria Wien en Austria, le gusta jugar al golf y en sus tiempos de ocio, el cine es una de sus actividades favoritas. Domina tres idiomas: inglés, alemán y francés. Stefan Edberg, Michael Stich y Patrick Rafter fueron los ídolos de su infancia y su tiro favorito es el drop shot de revés, aunque nosotros creamos que la volea es lo mejor de su repertorio. Un jugador digno de ir a ver, que esperemos que alargue su carrera unos cuantos años más para el deleite de los espectadores de paladar negro.

Daniel Vitale Pizarro

20 de agosto de 2013

Una 'Rafa'ga de tenis

Una cuenta pendiente menos.

Agassi (1995), Rafter (1998) y Roddick (2003) eran los únicos tres tenistas que habían conseguido ganar Montreal y Cincinnati de manera consecutiva. Pero esa lista se agrandó esta temporada porque el español Rafael Nadal, el mejor jugador de la historia sobre polvo de ladrillo, se sumó a ese trío de nombres, luego de su victoria en Montreal ante Raonic y en Cincinnati contra Isner. Patrick y Andy, además levantaron el título en Nueva York para completar el "Grand Slam de cemento". ¿"Rafa" lo logrará?

Sobre la superficie más rápida al aire libre del circuito, Rafael Nadal se hizo fuerte en el calor de Ohio y gritó campeón, en un torneo que nunca lo había visto siquiera llegar a la final (SF en 2008 y 2009). Durante ambas semanas, se vio a un Nadal arrollador, quizá no demoliendo a sus rivales como en tierra batida, pero dando la sensación de que tarde o temprano, el partido lo iba a terminar ganando. Y así sucedió en el transcurso de los dos Masters 1000 del verano norteamericano. Agresivo, dominador desde el fondo de la pista, pero sobre todo, utilizando el saque como si fuera un especialista en la materia, tuvo que sufrir más de la cuenta en cuartos de final ante un Federer de gran nivel, pero que terminó cediendo (como casi siempre) ante el balear.

Alegría desbordante, y no es para menos.

En semifinales lo esperaba Tomas Berdych, que venía de atropellar a Andy Murray con una autoridad sorprendente. Pero la balanza se volvería a inclinar en favor del nacido en Manacor. La final fue un partido muy apretado en el marcador. Isner sacó como de costumbre y obligó a Nadal a tener que vencerlo en sendos tie-breaks. Sin quiebres por ambos lados, "Rafa" logró su primer victoria ATP sin tener una sola chance de quiebre durante todo el partido, una curiosidad que no deja de sorprender y agranda más su triunfo.

El español alcanzó la cifra de 59 títulos ATP, a solo una corona de Andre Agassi. Cincinnati significó el noveno trofeo del año, quinto Master 1000 (igualando la cantidad obtenida por Djokovic en 2011) y el 26° en su holgada historia, cada vez más lejos de su perseguidor en ese tipo de certámenes que es Roger Federer (21). El triunfo en Cincy fue el número 53 en lo que va de 2013 (tres derrotas) en doce torneos, en los cuales llegó a once finales. Sí, por más que lo repitamos todos los días, no deja de sorprendernos la efectividad, sea en arcilla como en cemento.

Isner, solo una amenaza.

Nadal dijo: "En Cincinnati nunca sentí que jugase bien, y este año la situación fue diferente". ¡Y vaya si fue diferente! Pasó de nunca jugar bien, a ser el campeón y de la forma en que lo hizo. Y "Rafa" agregaba su visión sobre las diferentes condiciones en los Masters 1000 del verano: "Ganar torneos consecutivos es difícil. Las pistas no son exactamente idénticas. Las condiciones meteorológicas no son iguales. Los rivales llevan tu cuerpo y tu tenis al límite. Es complicado, necesitas estar 100% concentrado durante dos semanas".

Campeón de los últimos cuatro Masters 1000, se convirtió en el primer tenista en conseguirlo. Desbordado de alegría, el español hizo hincapié en su nivel de juego, porque de otra manera no hubiera podido triunfar en ambas competiciones: "En pista de tierra no tengo que jugar mi mejor tenis para ganar. Sí debo hacerlo en pista dura. Por eso estoy orgulloso de mis últimas dos semanas. Nunca había hecho nada como esto en toda mi carrera, por lo que fue un momento emocionante por muchas razones distintas. Tras todos los problemas que he tenido, fui capaz de jugar dos semanas seguidas en pista dura al máximo nivel".

El número uno soy yo.

Novak Djokovic, que cedió en cuartos de final ante Isner, se convirtió matemáticamente en el segundo clasificado al Masters de fin de año en Londres, que vale aclarar, clasifican los ocho mejores de cada temporada. El ranking en lo que va del año, con Cincinnati incluido, quedó así:

1. Rafael Nadal - 9,010
2. Novak Djokovic - 6,770
3. Andy Murray - 5,430
4. David Ferrer - 4,540
5. Juan Martín Del Potro - 3,320
6. Tomas Berdych - 3,225
7. Roger Federer - 2,875
8. Jo-Wilfried Tsonga - 2,455

Daniel Vitale Pizarro

12 de agosto de 2013

Un toro en rodeo ajeno


Festejo de alguien que lo ganó todo.

Wimbledon 2013 lo vio caer en primera ronda, abrumado por un ignoto Steve Darcis que jugó el partido de su vida y lo mandó a casa por primera vez en su carrera en un Grand Slam en su presentación. A pesar de ganar prácticamente todo lo que jugó en lo que va de la temporada, el español llegaba con dudas a Montreal por ausentarse del circuito siete semanas, por precaución de esa bendita rodilla. Desembarcar en un Masters 1000 en esas condiciones no era para nada sencillo. Dos veces campeón en Canadá (2005 y 2008), en 2013 campeón en siete torneos y finalista en otros dos, llegó a Montreal con solo una derrota. El mejor tenista del año, pero el número cuatro en el ranking por perderse la mitad de 2012 por lesión, sin vendaje en su rodilla ni molestias, dio una muestra de superación y alto vuelo tenístico para llevarse el trofeo para España.

Novak Djokovic, actual número uno del mundo y tricampeón del certamen (2007, 2011 y 2012), era el rival a vencer. Sin Federer que no se presentó por lesión y las prematuras caídas de FerrerMurray Del Potro, todos los ojos apuntaban a la final anticipada entre Djokovic-Nadal en una hipotética semifinal, que finalmente ocurrió. Por vigésima primera vez en treinta y seis encuentros, el español se llevó el encuentro 7/6 en el tercero, en una verdadera batalla tenística. La final sería un trámite para "Rafa", que despachó al local Raonic 6/2 6/2 para quedarse por tercera vez con el trofeo canadiense.

El golpe que mejoró y mucho.

Como era de esperarse, la prensa menospreció el partido decisivo ante el local canadiense Milos Raonic y adjudicó como final anticipada la semifinal ante Djokovic, a lo que "Rafa" respondió de manera tajante: “La final es la de hoy. Ayer fue una semifinal complicada, con ambos jugadores a un nivel muy alto y muy disputado. Un partido muy bonito que uno lo disfruta mucho más cuando gana y acabó de la mejor manera posible”.

El finalista Milos Raonic aprovechó la localía y el calor de la gente, se hizo fuerte en su servicio y logró acceder al partido decisivo, aunque poco pudo hacer ante una topadora como lo fue Rafael Nadal. El tenista de 22 años alcanzó por primera vez la final en un Masters 1000, igualando a Robert Bedard, último finalista canadiense en su país en 1958. Desde este lunes figurará como nuevo Top10 en el escalafón mundial. Se convirtió en el primer canadiense en llegar a esa posición en la "Era Abierta". Esta final fue la octava de Raonic, con saldo de cuatro victorias y cuatro derrotas.

El mejor canadiense de la "Era Abierta".

El título en Montreal significó para el balear el número 58 en su carrera como profesional, el 25 de la categoría Masters 1000 (cuarto del año) y el octavo del año, con un récord de 48-3. !Y con la rodilla que no le permite jugar más torneos! ¡Ni al cien por cien según sus declaraciones! Así y todo, la semana entrante jugará en Cincinnati, descansará una semana y afrontará el US Open, último Grand Slam de la temporada, torneo en el cual podría alcanzar el número uno del mundo, si llega con Cincinnati bajo el brazo y gana en Flushing Meadows ante un rival que no sea Novak Djokovic, que alcanzando la final se aseguraría el  número uno.

Ante la pregunta sobre si se siente capaz de ser el número uno al final de la temporada, Rafael respondió: “Hay que tener en cuenta la cantidad de puntos que necesito para ser N° 1. Creo que no lo voy a ser si tengo menos de diez mil puntos al final de la temporada. Hoy tengo ocho mil. Necesito mínimo dos mil más. Eso es muy difícil en esta parte de la temporada, pero lo intentaremos”, y agregaba: “Aún quedan tres Masters1000, un Grand Slam y la Copa Masters, en una superficie que es más favorable para él (Djokovic) que para mí. Así que estamos hablando de 6.500 puntos”.

Camino a la cima

Los ocho títulos que cosechó durante esta temporada, igualan los ocho conseguidos en 2008, solo por detrás de los once de 2005, sus tres mejores años en cantidad de títulos. Los siguientes torneos determinarán si Nadal, que no defiende unidades hasta fin de año, logra la cantidad suficiente para superar a Novak Djokovic. O quizá terminará como escolta del serbio, y porqué no de Murray, aunque los dos mejores del ranking defienden una cantidad de puntos importantes de acá a diciembre. Solo es cuestión de sentarse y admirar como estos jugadores pelean por la gloria y por la historia de este deporte.

Daniel Vitale Pizarro

5 de agosto de 2013

Horizonte US Open


Sin molestias en su muñeca, castigó con ese golpe

Como en aquel ecuménico 2009, Juan Martín Del Potro eligió comenzar la gira norteamericana de cemento en Washington. En ambos años fue campeón. No solo triunfó en la capital norteamericana en 2009, sino que también llegó a la final de Montreal ante Andy Murray. para concluir con la victoria más importante de su carrera, la consagración en el US Open en la final ante Roger Federer en cinco inolvidables sets. La hoja de ruta del tandilense en este 2013 indica los mismos cuatro torneos, y las esperanzas e ilusiones están intactas.

Juan Martín llegó a Washington sin pisar el circuito ATP desde la histórica semifinal perdida contra Djokovic en Wimbledon, donde sufrió un esguince en su rodilla izquierda tras una de las tantas caídas en el césped londinense. A pesar de no tener pensado participar la ciudad de la Casa Blanca para recuperarse totalmente, cambió la planificación por la evolución de la lesión y recibió un wildcard que lo ubicó como el primer preclasificado del certamen. Sus últimas dos visitas al torneo capitalino lo habían visto levantar el trofeo de campeón (2008-2009), y al no jugar las ediciones de 2010, 2011 y 2012, llegó con nueve victorias al hilo.

"Y pegue duro DelPo"

Por la condiciones climáticas, el nacido en Tandil disputó cinco partidos en cuatro días. En dos ocasiones terminó pasada la medianoche, algo no habitual en el circuito ATP. De menor a mayor, como sucede habitualmente con su juego, Del Potro respondió según las necesidades de cada partido y dosificó energías para llegar pleno a la final. "Estoy muy contento porque físicamente me sentí muy bien, por suerte no me molestó la rodilla, que era la mayor preocupación. Me siento fuerte y jugando muy sólido, especialmente desde la base de la cancha", fueron las palabras del campeón, enterrando las dudas sobre su rodilla maltrecha.

Campeón en 2008 (Viktor Troicki), 2009 (Andy Roddick) y 2013 (John Isner), igualó a Guillermo Vilas con tres trofeos en Washington, aunque el exnúmero dos del mundo los obtuvo cuando se disputaba sobre polvo de ladrillo (1975, 1977 y 1979). Otros excampeones argentinos fueron José Luis Clerc en las ediciones de 1981 y 1983 y David Nalbandian en 2010. "Tengo recuerdos fantásticos. Así que trataré de seguir viniendo acá, año tras año", un Del Potro sincero y muy cómodo en la capital, su segunda ciudad favorita norteamericana detrás de Nueva York.

Ya puede brindar con dos amigos

El finalista Isner, que nunca pudo vencer al argentino en sus cuatro enfrentamientos, felicitó a Juan Martín: "Se merece este título. Lo ha logrado tres veces", mientras señalaba un tablero azul que enumera a todos los campeones. El número 20° del circuito llegó a la final con nueve encuentros disputados en once días, tras su victoria la semana pasada en el ATP250 de Atlanta, uno de los motivos por lo cual no llegó en las mismas condiciones físicas que "La Torre de Tandil" al partido decisivo.

Washington es un certamen que pertenece al circuito desde 1969. En 1987 cambió la superficie, pasó de arcilla a cemento, y en 2008 subió de categoría (puntos y premios). Hoy es parte del grupo selecto de once ATP500. El torneo se desarrolla en el "Williasm Fitzgerald Tennis Center", con capacidad para 7.500 personas, y un gran porcentaje de lo recaudado es destinado a la fundación de caridad para chicos con bajos recursos, en donde se desarrolla el torneo, una propuesta más que interesante, digna de imitar.

Juan Martín pudo controlar el devastador servicio de Isner

Fanático de Boca Juniors y simpatizante de Ellerstina (Polo), este jugador de 198cm de altura logró su segundo título de la temporada, el 15° en su cuenta personal en 21 finales disputadas. Aunque lejos de Guillermo Vilas (62) y José Luis Clerc (25), se despegó del cuarto lugar ocupado por Martín Jaite (12) entre los máximos ganadores argentinos de títulos ATP. En cuanto a finales, aun se posiciona cuarto, detrás de las 102 de Vilas, 35 de Clerc y 24 de Nalbandian. De los 500 puntos obtenidos en Washington, solo sumará 160. porque se le descontarán 340 del tercer puesto obtenido en los Juegos Olímpicos, disputados a esta altura del año en 2012. Además, quedará a solo 205 puntos del sexto puesto ocupado por Berdych pero subirá a la quinta posición en la "Race", la competencia que mide los puntos cosechados de enero a diciembre.

El tres de enero de dos mil trece, en su Tandil natal, "DelPo" fue homenajeado con un mural con imágenes suyas, en conmemoración por la medalla de bronce lograda en Londres 2012.

Daniel Vitale Pizarro