29 de julio de 2013

Los suizos no pudieron en Suiza

"Primero y ante todo, me gustaría dar las gracias a Federer por venir y perder en primera ronda". Esas fueron las primeras palabras de Mikhail Youzhny luego de consagrarse campeón en Gstaad. Roger, ausente desde 2004 (campeón), no pudo sortear a Daniel Brands en el debut por problemas en su espalda, y la parte superior del cuadro quedó acéfala. Además, el ruso nunca pudo vencerlo en quince enfrentamientos entre si, su última derrota frente al suizo fue hace unas semanas en la final de Halle. Sentido del humor del "soldado", que derrotó en la final al holandés Robin Haase 6/3 6/4 y rompió el protocolo con sus declaraciones.

Mikhail (31 años) aprovechó las prematuras salidas de Roger Federer y Stanislas Wawrinka (lesión) y se fue abriendo paso en el cuadro. Paul-Henri Mathieu, Pablo Andujar y Juan Mónaco lo llevaron a terceros sets, incluso "Misha" tuvo que salvar tres match points en cuartos de final ante el argentino. Victor Hanescu en semifinales y Robin Haase en la final, ambos en sets corridos, le permitieron ser el campeón de Gstaad. Desde 1995 (Kafelnikov) que un ruso no era campeón aquí. Estos 250 puntos le permitirán subir seis puestos, hasta la posición 27° del ranking mundial. "Estoy muy feliz. Cuando ganas un torneo, no importa lo que hayas jugado o cómo lo hagas. Mi último título fue en el inicio del año pasado en Zagreb, así que ha sido bastante largo. Estoy haciendo todo lo posible para tener más consistencia en el más alto nivel", dijo Youzhny.
La piedra suiza en manos rusas

Mikhail Youzhny alcanzó su victoria número 423, una más que Marat Safin (422), tercero en la lista de los máximos ganadores rusos en la Era Abierta. El podio lo completan Nikolay Davydenko (455) y Yevgeny Kafelnikov (609). Entrenado desde los diez años por la misma persona, Boris Sobkin, cosechó en Suiza su noveno título en el circuito en veinte finales, el tercero en polvo de ladrillo, superficie que no lo beneficia por su estilo de juego pero que no esquiva en cada temporada. Es el duodécimo jugador en el año que levanta un título con más de 30 años, una tendencia muy marcada esta temporada.

El holandés finalista, Robin Haase, también aprovechó durante la entrega de premios para mencionar a "Su Majestad", en su país, al pedir una cabra o una oveja como reconocimiento por alcanzar la final, haciendo alusión a que Federer recibió una vaca en 2003 luego de ser campeón en Wimbledon y otra en esta edición, sin siquiera pisar la cancha. Y Haase agregó: "No me sentía bien la semana pasada y tuvimos algunos problemas con mi rodilla, que se fue hinchando. Y ahora estoy aquí como el subcampeón y eso es genial. Creo que la altura se ajusta a mi juego. Es difícil jugar contra Mikhail. Él es un gran jugador y nunca le gané".
El clásico saludo "soldado" tras ganar cada encuentro

Jugador agresivo, versátil y temperamental, admirador en su infancia de Stefan Edberg porque según sus palabras: "Me gustaba su mentalidad", en 1999 perdió la final del Australian Open Junior y en 2002 llegó su primer título ATP, justamente en arcilla, en Stuttgart. En once temporadas, en solo una logró capturar dos trofeos, y fue en ese año (2010), cuando alcanzó la mayor cantidad de finales (5) en el circuito. Pero su mejor ranking lo alcanzó en 2008, luego de los cuartos de final del Australian Open cuando tocó la posición número ocho. Dos años después, luego de la semifinal del US Open, alcanzó la novena posición, para terminar el año en el Top10, su mejor temporada.

Youzhny llegó a cuartos de final en los cuatro Grand Slams, con dos semifinales en el US Open (2006 y 2010). Perdió sus once finales ante jugadores Top10 (salvo Kukushkin y Kohlschreiber) y en todas las superficies, incluida la desaparecida moqueta/alfombra. Un jugador todo terreno que a sus 31 años sigue dando batalla y siendo peligroso para cualquier jugador.
Dr. Mikhail Youzhny
Mikhail, en noviembre de 2011 se doctoró en Filosofía, una carrera que había empezado en 2005 en la "Universidad Estatal de Rusia de Educación Física, Deporte, Juventud y Turismo". Youzhny contaba: "No me importaba si demoraba 5, 6, 7 u 8 años, lo podía hacer lentamente, cuando tenía tiempo libre. No trabajaba en mi grado cuando estaba en los torneos, pero cuando volvía a Rusia sí lo hacía y escribía mi visión sobre situaciones: cómo me siento y explicar cómo me siento sobre la actitud del tenis, los pros y contras, por qué tiene que hacer ciertas cosas". Este fue el título de su tesis: "Las tácticas de los tenistas profesionales".

El ruso defendió la tesis de su doctorado sobre la filosofía y las actitudes en el tenis, y decía:  "No hice el grado para ayudar a mi tenis dentro de la cancha, pero quizás pueda ayudar a algunos entrenadores que trabajan con jugadores jóvenes. Hablo sobre algunos tipos jóvenes que veo, y cómo creo que lo están haciendo, pero es principalmente para entrenadores jóvenes que quieren ser buenos". Hoy, lejos de pensar en el retiro, su sueño es formar una Academia de Tenis en su ciudad natal, Moscú, para contribuir con el deporte y seguir ligado al tenis.

Daniel Vitale Pizarro

22 de julio de 2013

Un italiano suelto en Alemania


Las dos caras de la moneda

Que a sus 26 años, Fabio Fognini esté viviendo su mejor momento en el circuito, está más que claro. Pero... ¿que cambios tuvo que hacer en su juego para lograr ubicarse por primera vez en su carrera Top20 (más precisamente 19°) y levantar sus primeros dos trofeos ATP en semanas consecutivas? Jugador talentoso, simple, inestable y problemático, ordenó su patrón de juego y alcanzó en estas semanas no solo su mejor nivel tenístico, sino también mental, algo que durante sus años de profesional le había costado... y mucho.

Fognini decidió contratar a Perlas en 2012, con la intención de dar ese salto de calidad que le permitiese subir en el ranking, ganar títulos y pelear en los torneos importantes. Fabio siempre fue consciente de la manera en que golpeaba la pelota y sus entrenadores también, por lo que al no conseguir los resultados que esperaba, la frustración era doble. Limpieza en sus golpes, ataques desde cualquier punto de la cancha y adaptación tanto al cemento como al ladrillo, el italiano tenía con qué pero no podía plasmarlo dentro de una cancha de tenis. Se desconectaba demasiado durante los partidos y los resultados no llegaban.

José Perlas, el artífice del cambio de Fabio, atento desde la grada.

José Perlas, uno de los más destacados entrenadores del circuito, decía sobre Fognini cuando aceptó trabajar con él: "Lee el juego como si fuera un libro. Su anticipo de dónde irá la próxima pelota es algo especial. Él no tiene que estar siempre corriendo. Y cuando debe hacerlo, es muy explosivo", por lo que el español tuvo que cambiarle principalmente la mentalidad en los momentos importantes de los partidos, además de una preparación física de calidad para que golpeara la bola como sabe, en cualquier lugar de la cancha y durante lo que dure el encuentro.

Su padre Fulvio, al cual Fabio considera muy importante por todo lo que hizo por él en la etapa previa al circuito ATP, contaba sus sensaciones al ver a su hijo en una cancha: "Hay momentos en los que no puedo mirar a mi hijo cuando está en la cancha de tenis. Un segundo está arriba, al siguiente, abajo. Nadie se puede imaginar hacia dónde va Fabio cuando juega tenis". En Roland Garros 2011, antes de contratar a Perlas, accedió por primera vez a los cuartos de final de un Grand Slam luego de un partido maratónico ante Albert Montañes (4h 22m). Tan extenuante fue que no se presentó en CF ante Novak Djokovic.

En ese 2011, Fabio disputó dos Challengers en los cuales cayó en su partido de presentación. Pero todo cambió después de París. Ya con Josep Perlas como entrenador, el despegue del italiano nacido en San Remo se concretó en 2012. Llegó a sus primeras dos finales ATP (Bucarest y San Petersburgo); en Copa Davis junto a Andreas Seppi lograron ingresar al Grupo Mundial tras la victoria ante Chile en el repechaje; y terminó el año como Top45. Los cambios en su juego gracias a Perlas comenzaban a dar sus frutos. Pero en 2013 ya no solo se notó el cambio, sino que fue protagonista en varios certámenes ATP, a falta de medio año tenístico.

Los berrinches de Fabio. Roland Garros, Wimbledon o donde juegue...

Una floja gira asiática de principio de año no impidió que en la gira latinoamericana de polvo hiciera cuartos de final y semifinal en Buenos Aires y Acapulco respectivamente, perdiendo en ambas ocasiones ante David Ferrer, campeón y finalista en esos países. En Montecarlo disputó un gran torneo, para ceder ante Novak Djokovic recién en semifinales. En tercera ronda de Roland Garros estuvo muy cerca de llevarse el primer set ante Rafael Nadal, pero aparecieron los fantasmas del pasado y caería en sets corridos, aunque "Rafa" admitió la dificultad de jugar ante él y de haber tenido que luchar y mucho para poder llevarse el match.

Tanto se hizo esperar el primer trofeo que se dio el lujo de ganar dos títulos en semanas consecutivas. Primero en Stuttgart, al vencer a Haas (11°) en cuartos de final y a Kohlschreiber en la final. Una semana después, en Hamburgo, sería nuevamente el verdugo de Haas en cuartos, de Almagro (15°) en semifinales y del vencedor de Federer, el argentino Federico Delbonis en la final. En el partido por el título, tuvo que levantar tres match points en el segundo set. Acumula diez partidos en fila, todos en Alemania y sobre arcilla.

Stuttgart 2013, smash ante Haas en cuartos de final.

Su actual entrenador, excoach de Agassi, Almagro y Copa Davis español entre otros, declaraba sobre su pupilo: "Tienes que combinar talento no sólo con trabajo duro, sino también con alta calidad de trabajo. El nivel top del tenis es muy alto. Necesitas mucha automotivación del jugador dentro y fuera de la pista. Fabio desea ser un gran jugador. Puede que la gente no piense lo mismo, pero lo leí en él. Y es claro como el cristal".

Fognini: "Soy afortunado de estar con José. Estoy tratando de dar lo mejor para comprender todo lo que él pueda enseñarme. Perlas me entrega mucha experiencia con grandes jugadores. Él es el mejor que puede ayudarme a alcanzar mi nivel. Si él me da un plan de juego, siento que tengo el juego para ejecutar su táctica. Confío en él". Y vaya si la dupla Fognini-Perlas dio resultado. Sin lugar a dudas, el español lo ordenó táctica y mentalmente, optimizó su juego y los resultados no tardaron en llegar. Mérito de Fabio por querer cambiar y mejorar, y de Perlas por pulir al italiano y sacar hasta ahora, lo mejor de sí.

Daniel Vitale Pizarro

15 de julio de 2013

Persevera y triunfarás


¿Qué es el talento? ¿Es la técnica depurada? ¿La habilidad para tirar drops imposibles o ángulos cortos desde cualquier lugar de la cancha? ¿La versatilidad para jugar en cualquier superficie y tener el timing adecuado? ¿Quizá sea tener mejor condición física que los demás? ¿O simplemente es ganar? Cada pregunta conlleva un "talento" en sí, distinto pero complementario. Este argentino no tendrá la mejor técnica ni será vistoso a la hora de golpear la pelotita amarilla, pero tiene otros "talentos" que son igualmente importantes y que tarde o temprano dan sus frutos. Entrega, sacrificio, corazón, físico y pasión por lo que hace, son algunos de esos "talentos" que Carlos Berlocq lleva en su raquetero y despliega en una cancha de tenis.

A los 30 años, en su segunda final ATP, se dio el gusto y el lujo de levantar por primera vez un trofeo de esta categoría. Y lo hizo ante el experimentado y talentoso español Fernando Verdasco, en Bastad (Suecia). El mismo que una semana atrás estuvo dos sets a cero ante Andy Murray en Wimbledon, luego campeón. Triunfazo 7/5 6/1 para que el de Chascomús festejara a lo grande, algo que merecía hace ya mucho tiempo.
Conferencia de Charly post partido

"Hola a todos, hello how are you?", fueron las primeras palabras de "Charly" luego de su victoria, palabras que provocaron las risas de la traductora y del público presente. Como es costumbre en él, llenó de elogios al rival: "Para mí esto es un sueño y ganarte a vos, uno de los mejores jugadores de la historia en esta superficie, me hace muy feliz. Estoy muy emocionado". También hizo hincapié en la organización del torneo, por la atención y cordialidad de todos por igual, pero principalmente a su gente, su circulo íntimo: "Le dedico este título a toda mi familia, que me está apoyando desde la Argentina. Gracias a todos los que me brindaron todo el apoyo durante toda mi carrera".

Pero no fue nada fácil llegar a este momento de su carrera. "Charly" tuvo su primer contacto con una raqueta de tenis a los tres años, cuando encontró una en el ropero de sus padres. Con ella empezó a pelotear primero en el dormitorio y luego en el living, contra una estufa hogar. Carlos (padre) vio el entusiasmo de su hijo y lo llevó con el profesor Alvariño en el club Atlético de Chascomús, donde él había jugado años atrás. A los cinco años ya se veía que le pegaba diferente que chicos de su edad e incluso que algunos más grandes. Pasó a entrenar con Cordonnier hasta que la familia tuvo que trasladarse a Mar del Plata, ciudad en la que se formó como tenista. "Charly" tenía diez años.


1R Singles vs Bogomolov
Posted by Carlos Berlocq (Página Oficial) on sábado, 4 de agosto de 2012

Los Juegos Olímpicos, una experiencia que jamás olvidará

Los primeros años en la ciudad feliz entrenó el Polideportivo Municipal y la preparación física la hacía con un grupo de alumnos de atletismo. Era tan bueno corriendo que el entrenador lo tentó para que se convirtiera en maratonista, cosa que rechazó rotundamente. Luego se trasladó al club River y al Náutico. A los quince años, cuenta Carlos, "Charly" insinuó dejar el tenis porque los resultados no se daban como el quería. Pero oportunamente llegó una victoria en un torneo entre los ocho mejores cadetes del país y a partir de eso, nunca más dudó. Al poco tiempo, Berlocq dejó escrito en el placard de su habitación su decisión de dedicarse de lleno al tenis y ayudar a su familia, de recursos limitados para la vida de un tenista.

Durante su etapa como menor, las limitaciones económicas de su familia para poder solventar su carrera tenística, eran notorias pero no imposibles. En muchas ocasiones y con tal de acompañar a su hijo, Carlos (padre) durmió en los vestuarios de los clubes de los torneos en los que participaba "Charly" mientras su hijo se alojaba en casas de otros jugadores o en los "dormis". Muchas veces, como el dinero no alcanzaba para que comieran ambos, Carlos padre almorzaba o cenaba según lo que dejaba su hijo en sus comidas. Por estas cosas "Charly" agradece tanto a su gente cada vez que tiene la posibilidad de hacerlo.

El día de su primera victoria ATP

Por ser uno de los mejores del país, tenía ayudas de algunas marcas (materiales para el deporte), pero insuficientes para costear su carrera deportiva. Llegaron ayudas económicas por parte de amigos de la familia y rifas que se organizaban en Chascomús, que sirvieron de mucho. Tuvo una experiencia en Italia que no fue lo que esperaba y se tuvo que volver con más cosas negativas que positivas, una experiencia que serviría en el futuro. Pero lo que le permitió poder ser profesional fue su primer contrato, aunque tuviera que resarcir a la empresa en el futuro, porque de otra manera no hubiera podido haber hecho el salto al profesionalismo.

El debut ATP fue en 2005 en Stuttgart, aunque desde 2001 alternaba con Futures y Challengers. En 2006 logró su primera victoria en un ATP y fue en Miami ante Donald Youg, con un sorpresivo 6/0 6/0. Entre 2005 y 2011 disputó torneos Challengers y ATP: 21 finales en Challengers (14 títulos, récord argentino). El 2012 fue el año bisagra: primera temporada completa que disputó torneos ATP, primera final en Viña del Mar, alcanzó su mejor ubicación hasta ahora (37°), ingresó a los JJOO como el cuarto argentino en el ranking y tuvo su oportunidad en la Copa Davis, que tras la baja de Nalbandian, le dio el punto de la clasificación ante Kohlschreiber. Con 29 años concluyó una temporada soñada para "Charly". Pero lo mejor aun estaba por venir.
El efecto Davis

Semifinal en Viña del Mar y octavos de final en Indian Wells, con victorias ante Dolgopolov (22°) y Nishikori (16°), fueron la antesala de su consagración en los cuartos de final de la Copa Davis. En la serie contra Francia, derrotó en el quinto punto a Gilles Simon (13°) e hizo delirar al Parque Roca. Se metió al publico nacional en el bolsillo. Luego vinieron semanas irregulares sin siquiera un cuartos de final hasta que Bastad (Suecia), torneo que había ganado Mariano Zabaleta en dos ocasiones consecutivas (2003-04), le devolvió la alegría y la felicidad a todo un luchador dentro y fuera de la cancha.

"La gente de Chascomús salió a festejar porque a Carlos lo conocen desde chiquito”, decía su padre y adelantó que lo espera en su ciudad para comer una asado y festejar. Simple, sencillo, humilde, luchador, trabajador incansable, a los 30 años logró lo que muchos sueñan pero que nunca alcanzan y a una edad que el tenista profesional ya piensa más en el retiro que en ganar su primer título. Orgullo y ejemplo nacional. Carlos Alberto Berlocq.

Daniel Vitale Pizarro

8 de julio de 2013

Gran Bretaña a sus pies

Ya tendrás la tuya Andy

Doce meses atrás, Andy Murray derramaba lágrimas en la central de Wimbledon al perder en cuatro sets en la final ante Roger Federer. Había conseguido ganar su primer set en una final de Grand Slam, luego de caer en las primeras tres que disputó en sets corridos. Un mes después, en la misma cancha y ante el mismo rival, el escocés se tomó revancha del suizo y consiguió la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Murray le demostraba al mundo del tenis que el dúo con Lendl, iniciado en enero, empezaba a dar sus frutos.

El US Open significó para Andy el desahogo en Grand Slams, saldar la cuenta pendiente. En su quinta final pudo levantar el trofeo, nada menos que ante Novak Djokovic, el número 1 del mundo. Su cabeza hizo un click. Comandado por un experimentado jugador de finales de Majors (Lendl jugó 19 y ganó 8), al escocés se le notaron cambios en su actitud en los momentos importantes en esos partidos. Más decisión y agresividad, esperando mucho menos del rival y más de él mismo. Al contragolpe y velocidad de piernas innatos, le agregó más agresividad y regularidad a la derecha y al saque. Pero lo que cambió su palmarés de derrotas a victorias, fue la parte mental, en la cual sin dudas Ivan Lendl fue y es partícipe.

Las dos caras de la moneda

La temporada 2013 iniciaba con Murray en la final del Australian Open. Caía ante Novak Djokovic, pero el escocés ya no era el mismo que perdiera aquí en 2010 y 2011. Sin poder disputar Roland Garros por una lesión lumbar, Wimbledon se presentaba como su máximo anhelo y lo disputaría con bastante tiempo de descanso y preparación, algo clave para esta superficie y en una época donde la parte física hace la diferencia cada vez más. Y vaya si le dio resultado.

Y el día más esperado por los británicos amantes del tenis llegaba. La eterna espera finalizaba. Tuvieron que pasar 77 años para que un tenista nacido en Gran Bretaña se adueñara del trofeo de Wimbledon. Fred Perry había sido el último en conseguirlo en 1936, motivo por el cual existe una estatua en su honor en el All England. Nadie lo había ganado en la Era Abierta y Murray lo hacía, al igual que en el US Open, ante el actual número uno del mundo y campeón aquí en 2011, Novak Djokovic. Nuevamente las lágrimas de Andy tocaron el inmaculado césped inglés, pero este vez eran de alegría, felicidad y desahogo por la inmensa presión que llevaba sobre sus hombros.

Gastón Gaudio #ModoOn

"Es muy duro. Durante los últimos cuatro o cinco años, ha sido muy, muy difícil, muy estresante, mucha presión. Los días previos antes del torneo son muy difíciles también. Es tan difícil de evitar todo por lo grande que es este evento, por la historia y porque pasó mucho tiempo sin que un británico ganara", dijo Murray tras coronarse en Wimbledon y también expresó sus sentimientos: "Ganar Wimbledon, creo, es la cima del tenis. Todavía no lo puedo creer. Aún no entra en mi cabeza", y agregaba unas palabras sobre su entrenador, Iván Lendl: "Creo que él creyó en mí cuando mucha gente no lo hizo. Ha sido muy paciente conmigo. Estoy feliz de haber conseguido esto con él".

Desde Wimbledon 2012, este escocés de 26 años llegó a todas las finales importantes que disputó: ganó los JJOO 2012, el US Open 2012 y Wimbledon 2013 y cayó en la final de Wimbledon 2012 y Australian Open 2013, sin disputar Roland Garros 2013. Su récord en finales de Grand Slam aumentó a 2-5. En el All England capturó su segundo Grand Slam y su 28° título ATP (cuarto del año) en 42 finales disputadas.

En comparación con las anteriores finales disputadas por Murray, declaró: "El ambiente de hoy era diferente a lo que he experimentado en el pasado. Era diferente a la final del año pasado, sin duda. El final del partido, era increíblemente ruidoso, muy ruidoso. Es muy útil cuando la gente es así. Sobre todo en un partido tan duro como aquel donde todo está extremadamente caliente, brutal, con peloteos largos y juegos difíciles, que finalmente te ayudan a jugar mejor".
"Whisky Andy". Todos quieren la foto del escocés más popular del momento

Djokovic, el finalista, disputó su final número once de Grand Slam (6-5), la cuarta ante Murray (2-2). Diferente fue la semifinal disputada por ambos. Mientras Andy tuvo que derrotar a Janowicz, Novak venció a Del Potro en cinco sets, luego de 4 horas 41 minutos, partido muy demandante tanto física como mentalmente, que le imposibilitó al serbio estar al 100% de sus posibilidades en la final. El nacido en Belgrado acumula trece semifinales seguidas de Grand Slams, segundo en la historia, detrás de las 23 de Federer. Sí, 23.

En el Grand Slam de las sorpresas, con Nadal derrotado en primera ronda, Federer y Tsonga en segunda, sumado a los múltiples retiros por lesiones (siete el tercer día de competencia, récord en una jornada de Grand Slam), el uno y el dos del ranking mundial no defraudaron a gente y organizadores: llegaron a la final del torneo más tradicional e importante del mundo.

Daniel Vitale Pizarro