27 de junio de 2016

Universitario y campeón



¿El primero de muchos?

Sin ser un especialista en el tradicional césped inglés, pero campeón de un Challenger en esa misma ciudad antes de volver a ser ATP250, sobre hierba en 2013, Steve Johnson debutó como campeón ATP en el pasto británico de Nottingham. Se consagró al doblegar al uruguayo Pablo Cuevas (25°) 7/6 7/5. Millman, Pospisil (igual que en 2013), Anderson (24°) y Seppi (campeón defensor), los derrotados por el norteamericano antes de la final, que lo coronó en Gran Bretaña. Sin jugadores del Top20 en el cuadro principal pero lejos de ser candidato el título, Steve (38°) se deshizo de rivales complicados y en su segunda final ATP (Viena 2015) pudo ser campeón.

Steve Johnson se graduó en la Universidad de California del Sur en "Desarrollo Humano" en 2008. Mientras estudiaba, competía para esa Universidad en la NCAA del tenis norteamericano. Fue campeón regional del condado de Orange y jugador del año de Los Angeles en 2006-07 y parte del equipo campeón de la Copa Davis junior. Durante el trienio 2006-08 disputó un Future por año, como primeras experiencias como profesional. En 2009, título Universitario bajo el brazo, empezó a diputar Futures y Challengers, metido de lleno en el tenis profesional. Campeón de la NCAA en 2011, finalizó esa temporada N°1 y con 35 partidos ganados de forma consecutiva. Lo esperaba la ATP...
Estrella de la NCAA de Estados Unidos, el primer partido ganado a nivel ATP lo cosechó en 2012 cuando gracias a una 'wild card' superó a Donald Young en el ATP250 de Atlanta. Esa misma temporada disputó por primera vez un Grand Slam gracias a otra 'wild card' y no la desaprovechó. 245° del mundo, alcanzó la tercera ronda (mejor resultado en Grand Slam hasta hoy). Finalizó el año Top170 ATP (167°), impensado a principio de temporada cuando figuraba como el 365° del escalafón mundial. La progresión fue lenta pero positiva hasta que en 2015 llegó a su primera final ATP en Viena, sobre superficie dura indoor. David Ferrer (8°) puso la vara muy alta.

Sus buenos resultados lo depositaron 29° ATP tras la tercera ronda del Australian Open, su mejor posición en el ranking, lugar al que volvió al coronarse en Nottingham esta semana. Dos veces campeón en Nottingham (Challenger y ATP250), en la hierba sagrada de Wimbledon nunca pudo ganar un partido, siendo el único Grand Slam en el que no alcanzó la tercera ronda. De récord negativo en el circuito (75-81) y en lo que va del año (13-15), pudo debutar como campeón en 2016, emulando a Nick Kyrgios en Marsella y a Diego Schwartzman en Estambul. A los 26 años, Johnson está en el mejor momento de su carrera y va por más...

Pablo Cuevas llegó a Inglaterra con solo dos partidos ganados  en césped en toda su carrera luego de haber jugado apenas cinco torneos. Peleado con la superficie, en Nottingham su suerte cambió. No fue campeón pero alcanzó la final (primera fuera de la arcilla). En el camino venció a especialistas como Muller y a un semifinalista de Wimbledon como lo fue Baghdatis. Johnson lo despertó del sueño en la final. 30 años, 24° ATP (21° en 2015) y vigente campeón de Rio y San Pablo (5-2 en finales ATP), tiene como meta meterse por primera vez en el Top20 y la oportunidad será en la gira de arcilla pos Wimbledon, anotado en Hamburgo y Umag antes de debutar en los JJOO.

"Fue una gran semana, me adapté a una superficie que me costaba muchísimo. El año pasado después de la gira, y a principios de año, decía que lo del año pasado me iba a servir mucho para éste. Sabía desde el primer día que pisaba el pasto qué era lo que tenía que buscar. Incluso en Uruguay trabajé la movilidad sobre pasto, cosa que es fundamental en esta superficie, y del primer día que hice contacto con la pelota me sentí mucho más cómodo que el año pasado. Gané partidos a grandes jugadores en estas canchas", le contaba Cuevas a un medio uruguayo que pudo hablar con Pablo tras su gran desempeño en el césped, previo al tercer Grand Slam de la temporada.

Daniel Vitale Pizarro

20 de junio de 2016

Hegemonía alemana



Los favoritos quedaron eliminados en semifinales. Dominic Thiem no fue rival para Florian Mayer, sin descanso prácticamente desde la gira de arcilla, y Roger Federer no pudo con el joven Alexander Zverev. La final era en Alemania entre alemanes. Halle no pudo tener al 3° y al 7° del mundo y se tuvo que conformar con el 38° y el 192°. Pero lejos estuvieron de defraudar. Zverev salvó una bola de partido en el segundo set y obligó a Mayer a disputar un tercer set, el cual pudo cerrar a su favor recién en el quinto match point 6/2 5/7 6/3. El retorno de un luchador herido por las lesiones en su treintena, que fue un adolescente precoz, que no sostuvo ese nivel pero que siempre fue incómodo para cualquier rival, se dio en Halle...


Florian Mayer fue elegido "Jugador Revelación" del circuito ATP en 2004 gracias a su pronunciado ascenso en el ranking. Por aquellos años, el alemán había iniciado la temporada 218° ATP y la finalizó en el puesto 35° del escalafón mundial. Para sorpresa de muchos, ese año arribó a su primer cuartos de final de Grand Slam en Wimbledon. La joven promesa, que supo ser 8° del mundo en juniors, alcanzó en 2005 su primera final ATP en Sopot (Polonia) y todos hablaban del poco ortodoxo jugador, de golpes ampulosos, slices de ambos lados, drops llamativos y movimientos no habituales en un tenista de elite, aunque efectivos.

Su segunda final ATP fue un año después, nuevamente en Sopot. Pasaron cuatro años desde aquella final en Polonia para que Florian volviera a pisar una definición ATP. En Estocolmo (Suecia) 2012 tampoco pudo ser campeón. Mismo desenlace sufrió unos meses después pero en 2011, al ser derrotado una vez más en una final del circuito, esta vez en su país, en Munich. Un sabor agridulce tuvo esa derrota porque el lunes alcanzó su mejor ranking (18°), incluso hasta hoy. Pero la decepción duró poco porque en septiembre de ese mismo año en Bucarest (Rumania), llegó el tan ansiado título. En ese momento ostentaba tres finales en los últimos doce meses.
Capaz de hacer cosas como estas...

Problemas de cadera en el mejor momento de su carrera le impidieron disputar con normalidad la primera parte de la temporada 2012 hasta que nuevamente alcanzó los cuartos de final de Wimbledon 2012. Pero el calvario iba a comenzar un año y medio después. Oscilando dentro del Top50, en marzo de 2014 era el 32° ATP cuando en Miami debió abandonar en segunda ronda por una lesión en uno de los tendones de su aductor derecho que se volvería intermitente y que lo mantuvo afuera de las canchas trece meses. Su vuelta fue lenta y con molestias. El ranking protegido le permitió jugar torneos ATP aunque alternó con Challengers para tomar ritmo y confianza.

Nuevamente su bendita pierna, en octubre de 2015, lo obligó a abandonar en pleno partido de primera ronda del US Open. Fin de la temporada antes de tiempo una vez más. A sus 32 años recién cumplidos, las fuerzas se le acababan. Pero jamás se rindió. Seis meses fuera de las canchas, regresó en Bucarest en abril y disputó varias clasificaciones. Llegó a Halle con tan solo tres victorias ATP, dos de ellas la semana pasada en Stuttgart. ¿Y quién lo hubiera creído? Baker, Nishikori (WO), Seppi, Thiem (7°) y Zverev para ser campeón por segunda vez en su carrera, primera en césped. Pasó de ser el 192° al 80° ATP en unos días. Los dos cuartos de final en Wimbledon no fueron casualidad...

Klizan y un lindo gesto de caballerosidad con un compañero lesionado

Emocionado Florian, sin olvidar los tiempos difíciles que vivió en este último par de años, habló tras la obtención del trofeo: “Después de estar tantos meses sin jugar, este momento se convierte en algo muy especial. Es un gran regreso, al Top100 incluso. Ahora podré programar mi calendario para disputar torneos importantes”. "Flopy", apodado así desde joven, tomó conciencia de lo que significó este triunfo en su carrera: “Es la victoria más importante de mi carrera. Ganar un torneo ATP500, sobre césped, en Halle... ¿Usted ha visto la lista de campeones de este torneo? Ahora mi nombre está junto a ellos, todavía no lo puedo creer”.

La sensación alemana. Uno de los baluartes de la #NextGen, Alexander Zverev, está dando pasos agigantados para establecerse en la elite del tenis mundial. 28° ATP tras Halle (récord personal) a sus 19 años, finalista por segunda vez en la temporada y en su carrera (Niza y Halle), es firme candidato al Top10 en el corto plazo. Lo tiene todo. Servicio, drive y revés potentes, altura, palancas, facilidad, temple y una madurez no habitual para su edad. Similar a Marin Cilic en estilo de juego (misma altura 198cm), "Sascha", como lo apodan, llegó para quedarse, y dará que hablar. El año pasado en Wimbledon ganó un partido, este año viene de hacer final en Halle...

Daniel Vitale Pizarro

13 de junio de 2016

Nicolas "césped" Mahut

Inició la temporada sobre césped. Desde 2015 abarca una semana más de lo habitual, un total de seis semanas en el calendario ATP con siete torneos disponibles. Nicolas Mahut, flamante número uno del mundo en dobles, desembarcó en Holanda para disputar y defender el título en Hertogenbosch, trofeo que ganó en dos ocasiones (2013 y 2015). Solo nueve victorias en el año en dieciocho partidos jugados presentaba el francés antes de su debut en la hierba holandesa, una temporada magra en individuales pero próspera en duplas junto a su compatriota Pierre-Hugues Herbert con los títulos en Rotterdam, Indian Wells, Miami y Monte Carlo.

Anotado en singles y dobles, el N°1 de la categoría cayó en cuartos de final frente a Muller/Nielsen, por lo que todas las energías apuntaban a los individuales. En tres de sus cuatro partidos para llegar a la final perdió el primer set, una muestra de confianza y actitud. Lacko, Mathieu, Tomic y Querrey fue el camino hacia el último partido del torneo, que fue suspendido cuando el francés había ganado el primer set. Gilles Muller, su rival en la final que lo había eliminado en dobles días atrás, no pudo revertir el resultado y cuando se reanudó el encuentro al día siguiente, perdió 6/4 6/4 sin poder quebrar el servicio de Nicolas en 1h 16m que duró el pleito.
El jugador conocido en el mundo entero por el recordado maratónico partido de Wimbledon 2010 que duró 11h 5m ante Jhon Isner, pudo despegarse de semejante "mote" y forjar una carrera más allá de ese récord. En su carrera acumula cuatro títulos ATP en seis finales disputadas, todas en hierba. Final en Queens y Newport 2007 y campeón en Hertogenbosch 2013, 2015-16 y Newport 2013. Jugador netamente de ataque, gran servicio, volea y slice, cada oportunidad que se le presenta sube a la red para definir el punto. El césped es su superficie favorita y la que mejor se adapta a su tipo de juego, escaso en el circuito ATP de hoy.

Son pocos los tenistas en activo que pudieron ganar al menos cuatro títulos en pasto como Nicolas. Roger Federer (récord en la Era Abierta - 15), Andy Murray (6) y Rafael Nadal (4) son los únicos que pueden presumir de superar o igualar a Mahut en cantidad de trofeos. A sus 34 años, la nueva victoria en Hertogenbosch lo mantiene al borde del Top50 (51°), relativamente cerca de su mejor ubicación histórica a la que llegó hace dos años (37°). Más cerca se encuentra aun que en cualquier otra parte del año porque la gira europea de hierba recién comienza y el francés está anotado en Queens y Wimbledon.

US Open 2015, el mayor logro de su carrera

Su palmarés en dobles es mucho más extenso que en singles, lo que refleja las máximas posiciones en el ranking ATP de cada especialidad. Los cuatro títulos en seis finales en individuales contrastan contra los catorce trofeos en 24 definiciones ATP en duplas, incluyendo el US Open 2015. De esas 24 finales, solo cuatro fueron en césped (2-2). Desde el lunes será superado en el ranking de dobles por Jamie Murray por tan solo 15 puntos ATP, pero el N°1 no se lo quitará nadie: “Sí, me iré al N°2. Fue efímero y me gustaría pasar más tiempo como N°1, pero ya no es una obsesión. Me centraré en los objetivos con Pierre-Hugues: Wimbledon, JJOO, US Open... y ya veremos lo que sigue”.

Peculiar fue como vivió Mahut su llegada a la cúspide del ranking de dobles ya que los hermanos Bryan no tenían que ser campeones en Francia. Así lo relató el propio jugador: “Yo ya estaba en Holanda para competir en s-Hertogenbosch mientras se disputaba la final de Roland Garros entre los Bryan y los Lopez. Fue la primera vez, sin contar las series de Copa Davis, en la que estaba apoyando a una pareja. Por supuesto, cuando se dan encuentros en los que juegan amigos míos también estoy ahí para ellos, pero en este caso era un reto personal. Tenía mucho estrés por todo lo que había en juego y por tener que verlo por TV, aunque reconozco que fue una experiencia hermosa”.

Gilles Muller (41° ATP), finalista de la edición 2016 de Hertogenbosch, sigue sin poder levantar un título ATP. Perdió las cuatro finales que disputó (Washington 2004, Los Angeles 2005, Atlanta 2012 y Hertogenbosch 2016), lejos del recordman Benneteau de finales perdidas sin ganar siquiera una (0-10). Además alcanzó una final de dobles y también la perdió (Atlanta 2015). El zurdo luxemburgués de 33 años fue 34° ATP en 2015, su mejor ubicación. Muller fue cuartofinalista del US Open 2008 y entre sus victorias más destacadas se encuentran la que le propició a Nadal (3°) en Wimbledon 2005 (campeón de Roland Garros días atrás) y a Roddick (3°) en el US Open 2005. En total derrotó siete veces a un jugador Top10.

Daniel Vitale Pizarro

6 de junio de 2016

El puto amo



El día llegó...

El cinco de junio de dos mil dieciséis será recordado por todos. Quizá no se haya tomado conciencia plena de lo que sucedió en Francia durante el fin de la primavera europea. Desde 1905 que se disputan Australian Open, Roland Garros, Wimbledon y US Open (los cuatro Grand Slams en una temporada), este año fue la cuarta vez que un jugador ganó los cuatro de forma consecutiva. De Inglaterra a Francia, el cuarteto de certámenes en poder de una misma persona: Novak Djokovic. Donald Budge en 1938, Rod Laver en 1962 y 1969, y Novak Djokovic en 2015-2016. Solo TRES tenistas en TODA la historia del tenis. Dale, tuitealo (?)

Junio de 1938. John Donald Budge se proclamaba campeón de Roland Garros y conseguía ser campeón vigente de los cuatro torneos más importantes de aquella época, de manera consecutiva (Wimbledon y US Open 1937, Australian Open y Roland Garros 1938). Fue el primero que lo logró en aquellos años en los que el tenis no era un deporte popular. No conforme con sus resultados, fue campeón en Wimbledon y US Open de 1938, lo que le valió ser el primer jugador ganador del "Grand Slam", algo tan inédito como dificultoso. Hasta el día de hoy, "Don" ostenta el récord de más partidos ganados en Grand Slam seguidos de forma consecutiva (37).

Don Budge y Rod Laver

Septiembre de 1962. Rodney George Laver emulaba a Budge y se convertía en el segundo jugador en ganar el "Grand Slam". Un año después, la estrella del momento decidió hacerse profesional y cobrar por jugar. El tenis no repartía dinero y era un deporte Amateur. Los que cobraban no podían disputar los Grand Slams por lo que Rod Laver (25 años) no pudo participar entre 1963-1967. En 1968 nació la "Era Abierta", que le permitía disputar a cualquier jugador los Grand Slams. Rod (30 años) volvió al circuito y una vez más logró el "Grand Slam" en 1969, como si el tiempo no hubiera pasado. Era el mejor tenista de la historia (aun muchos lo siguen considerando como tal...).

Junio de 2016. Novak Djokovic ganó Roland Garros, completó el "Grand Slam de carrera", lo hizo de manera consecutiva (tercero en la historia) y sigue en carrera para el "Golden Slam" gracias a que este año se disputarán los JJOO en Río de Janeiro. El Golden Slam significa ganar los cuatro Grand Slam en una misma temporada más la medalla de Oro de los JJOO pertinentes, presea que Novak aun no consiguió (Bronce en Beijing 2008). El "Golden Slam" anual solo lo consiguió Steffi Graf en toda la historia del deporte. Andre Agassi y Rafael Nadal ganaron el "Golden Slam de carrera", los cinco títulos distintos pero no en una mismo año calendario. Únicos dos hombres en la historia.

Equipo de trabajo completo

Roland Garros era el título que le faltaba al serbio para definitivamente ingresar en la discusión de los mejores tenistas de la historia. Completar los cuatro Grandes y de manera consecutiva lo colocaron varios peldaños más arriba de lo que estaba. Lo consiguió en su cuarta final en la Philippe Chatrier y su decimosegunda participación en el certamen. A eso hay que sumarle los 65 trofeos ATP (doce de ellos de Grand Slam), el récord de 29 Masters1000, los cinco Masters ganados, las 202 semanas como número uno del mundo, los cuatro años finalizando en esa posición, el récord de puntos ATP (16950), la Copa Davis lograda en 2010, etc., etc., etc.

Así analizó Novak el partido: "Entré en la pista muy bien preparado pero me entraron un poco los nervios y me costó encontrar el ritmo. Eso cambió a partir del segundo set. Cuando me puse 5-2 en el cuarto, comencé a reír, no sé, no sentí mucha presión, pero me tomé las cosas de manera que perdí aquél juego. Con 5-4 y 40-15, dos puntos muy igualados... estaba más cerca que nunca de ganar este título y sentí tensión y excitación. En los últimos intercambios del partido, ni siquiera recuerdo lo que ocurrió. Ha sido como si mi alma saliera de mi cuerpo y me observara golpeando la pelota de derecha a izquierda". Djokovic y una frase final de literatura para explicar como ganó.

Cruzó la red para felicitarlo...

Andy Murray también hizo historia. Primer británico en la Era Abierta en llegar a la final de Roland Garros y décimo jugador en la Era Abierta en alcanzar las cuatro finales de Grand Slam. Su baja efectividad en finales de Grand Slam (2-8) no le permite estar entre los mejores de la historia pero sus números están a la altura de grandes campeones. Diez finales de Grand Slam, 19 semifinales y 26 cuartos de final. Número dos del mundo, campeón de Copa Davis y 36 títulos ATP, son algunos números del escocés. Miembro del 'Big4', aunque lejos de Federer, Nadal y Djokovic en la consideración mundial, siempre está presente en la discusión de los torneos importantes.

Molesto por la derrota pero consciente del logro de su rival, Murray elogió sin reparo al campeón: "Estoy orgulloso de ser partícipe de este día, así que felicitaciones Novak, buen trabajo. Lo que conseguiste en los últimos 18 meses es espectacular, ganando los cuatro Grand Slams de forma consecutiva, es un gran logro. Esto es algo muy raro en el tenis, no ha pasado en un largo período de tiempo y pasará mucho tiempo hasta que alguien lo consiga nuevamente”. De gran rendimiento en arcilla en las últimas dos temporadas, Andy pasó de no pisar una final en tierra batida en su carrera a disputar cinco finales y ganar tres de ellas (dos M1000) entre 2015 y 2016. Brillante.

Daniel Vitale Pizarro