25 de abril de 2016

El impredecible Verdasco

"Felicidad extrema! ❤️🏆 Extremely happy! 🏆❤️", así comentó esa foto el campeón

Lo mejor del año de Fernando Verdasco había sido el partidazo que jugó contra Rafael Nadal en primera ronda del Australian Open, al cual venció en cinco sets, una especie de venganza tardía de aquella semifinal de 2009. Pasaron los torneos ATP y no pudo refrendar esa victoria. Sin siquiera cuartos de final, pasaba el primer cuatrimestre de acción y los resultados no llegaban. Ocho triunfos en siete certámenes acumulaba el español en la temporada hasta Bucarest. El ATP500 de Barcelona se disputaba en la misma semana pero Verdasco decidió viajar a Rumania para tomar confianza en un torneo de menor jerarquía y dejar de lado la comodidad de su país. Funcionó.

Acostumbrado a disputar el 'Conde de Godó', campeón en 2010 (récord 15-10), el madrileño solo había competido en Bucarest dos veces en su carrera (2004-05) con solo una victoria. Irregular como durante casi toda su carrera, un torneo sin Top20 era el ideal para volver a sentir buenas sensaciones de cara a una gira de arcilla intensa que culmina en Roland Garros. 86° ATP significa no ingresar a los Masters1000 de Madrid y Roma, lo que implica dejar de codearse con la elite y llegar al Grand Slam parisino sin ritmo real de competencia para el torneo más importante sobre arcilla. Todo eso influyó para que Fernando se decidiera por Bucarest y no por Barcelona, muy a su pesar.
Setkic, Albot, Haase y García Lopez (campeón defensor) fue el camino a la final de Verdasco, campeonato que se decidió el lunes por las inclemencias del tiempo. Ausente la lluvia, su rival en la final era el debutante en finales ATP Lucas Pouille. El francés de 22 años y 72° ATP, de récord negativo en partidos a nivel ATP, derrotó en Rumania a todos rivales con mejor ranking que él y paradójicamente perdió con un jugador detrás suyo en el ranking ATP. A pesar de que el polvo de ladrillo no es su superficie favorita, su mejor desempeño lo obtuvo en esa superficie por lo que alcanzará su mejor posición en el ranking (56°).

Campeón ATP por séptima vez en veinte finales disputadas, cinco de esos cetros los consiguió en arcilla y los dos restantes fueron en superficies duras, uno al aire libre y otro bajo techo. En total jugó trece finales en tierra batida, tres en cemento bajo techo, dos en cemento al aire libre, una sobre la desaparecida carpeta y la restante en césped. Aunque su mejor posición ATP lo consiguió en 2009 (7°), el año con más finales ATP jugadas fue 2010 con cuatro (2-2). Entre 2004 y 2016, período entre su primera y ultima final, solo no estuvo en al menos una definición en 2006 y 2015. Desde marzo del 2004, fecha de ingreso al Top100, jamás salió del Top90, puesto que rozó la semana pasada (88°).
Fernando Verdasco se expresó en sus redes sociales con un mensaje para sus fans que representa su actualidad tenística: "Qué felicidad poder levantar mi séptimo título individual en Bucarest. Estos son los momentos más mágicos que hay en el mundo del tenis, levantar un trofeo 🏆. Gracias a todos los que siempre habéis estado a mi lado en los malos momentos, por eso ahora sois los primeros en estar en los buenos". El español, afuera del cuadro principal por su ranking actual, recibió una invitación por la organización del Masters1000 de Madrid y disputará en la ciudad donde nació, el torneo más importante de su país.
No solo del tenis vive "FeVer" (apodo). En 2008 posó desnudo para la revista 'Cosmopolitan' en una campaña para recaudar fondo para el cáncer testicular. También posó con el torso desnudo en la revista 'Men's Health' en 2009 y fue modelo de 'Calvin Klein' para sus campañas de ropa interior desde 2010 hasta 2014. “Me gusto en calzoncillos. ¿Vergonzoso? Bueno… Al principio estaba más cortado, sobre todo porque estoy durante casi ocho horas en calzoncillos delante de las cincuenta personas que traban en el rodaje. Cuando la gente ve la publicidad yo no estoy delante para oír qué dicen, así que me importa menos, la verdad”. La otra faceta del tenista.

Daniel Vitale Pizarro

18 de abril de 2016

Rafael IX de Mónaco



Un festejo que se hizo esperar

Aquí es donde empezó todo. En Monte Carlo fue donde levantó su primer Masters1000. Mónaco fue la tierra donde el mito comenzó a forjarse, el lugar donde la confianza tomó niveles supremos de cara a su gran objetivo de siempre, Roland Garros. Dos años sin coronarse en el Principado fueron eternos para su príncipe. Rafael Nadal volvió a sus aposentos, a su origen como gran campeón, al lugar que vio como se gestó la 'bestia' demoledora de récords en el polvo de ladrillo más lento del circuito. Diez veces en la final y nueve títulos crearon la leyenda de 'Rafael IX de Mónaco', el mejor tenista sobre tierra batida que dio este deporte.

Dueño absoluto de la gira de M1000 sobre arcilla desde 2005 (19 títulos), su última corona había sido en Madrid 2014, casi dos años atrás. Ansiedad, nerviosismo, lesiones, contratiempos y falta de confianza mermaron el nivel del mallorquín que estuvo a escasos puntos de salir del Top10 por primera vez desde que ingresó en 2005. La primera mitad de 2015 fue cuando tocó fondo. Y se levantó. Pero tan mal acostumbró a sus fans durante una década que verlo 10° ATP era un fiasco. Incluso estando quinto en el ranking se lo masacró por su rendimiento, incomparable al de sus años en los que era imbatible.

La realeza junto a los finalistas escuchando las estrofas del himno español

Las buenas sensaciones de los entrenamientos no se reflejaban en la cancha. Desde Roland Garros 2014, había sido campeón solo en Buenos Aires y Hamburgo 2015 sobre arcilla. "Me siento mejor que el año pasado, sin lesiones y sin esa ansiedad durante los partidos, pero todavía tengo que demostrarlo con resultados", eran las palabras de Nadal a principio de temporada tras caer en primera ronda del Australian Open ante un inspirado Fernando Verdasco. Asediado por los medios, "Rafa" respondía una y otra vez que si seguía entrenando así, los resultados iban a llegar, que no era una tragedia estar Top10 y no Top3 como los aficionados estaban acostumbrados.

Y las resultados llegaron. En Monte Carlo tuvo un cuadro muy complicado. Superó a Dominic Thiem (14°), Stan Wawrinka (4°) y Andy Murray (2°), rivales que lo habían superado en esta superficie en 2015 y 2016. La final contra Gael Monfils (16°) también fue un reto porque el francés desplegó un gran tenis durante toda la semana, sin oposición, acorde con su nivel de tenis en 2016, el mejor arranque desde que es profesional. En la final de Monte Carlo, “Lamonf” jugó dos sets de alto vuelo hasta que su físico le dijo basta. 7/5 5/7 6/0 en más de dos horas intensas de partido permitieron que Rafael volviera a ser campeón en estas tierras.
El equipo de trabajo de Rafa en los vestuarios

"He trabajado duro para conseguir este trofeo. Valoro mucho más el momento, pasé por momentos difíciles. Esto es parte de la vida, que es parte del deporte. Hace un mes, en Indian Wells, fui capaz de conectar dos semanas consecutivas al más alto nivel pero no llegué a imaginarme ganando aquí. Aunque sea el noveno, me parece algo extraordinario, algo esencial que me alegra”, Rafael Nadal en conferencia de prensa, sincero como de costumbre y feliz por la obtención de un Monte Carlo más para su vitrina. Confianza es lo que le faltaba para afrontar esta gira, lo que vino a buscar aquí y lo que encontró.

Gael Monfils, lejos de amargarse por la derrota, le encontró el lado positivo y miró más allá de Monte Carlo: "Me han faltado pequeños detalles pero ha sido una final agradable, tuvo un gran nivel de tenis. De estos partidos son de los que luego sacaré grandes lecciones para seguir aprendiendo. Quiero estar realmente preparado en las próximas semanas de cara a Roland Garros". "La pantera" disputó su tercera final de Masters1000 tras las perdidas en Paris 2009-10 y estiró su racha negativa en finales ATP (5-19 su balance, 20,8% de efectividad), cómodo líder entre los tenistas activos y segundo en porcentaje en la historia de la ATP (Karl Meiler 4-14 su balance, 17,6% de efectividad).

La soltura de Gael es formidable

El francés ha llegado al menos a una final ATP por año desde 2005, doce temporadas consecutivas alcanzando un partido definitivo. Su mejor año fue 2010 con cuatro finales aunque solo triunfó en una de ellas. 14° ATP desde el lunes, supo ser el 7° en el ranking ATP en julio de 2011. Esta temporada llegó por primera vez a cuartos de final del Abierto de Australia ademas de ser finalista en Rotterdam. Si desglosamos sus derrotas en finales, tres se las propició Nadal, en dos abandonó, en otras dos perdió en el tiebreak del tercer set y en seis ocasiones cayó en el último parcial. Su último título fue en Montpellier 2014, hace más de dos años.

Daniel Vitale Pizarro

11 de abril de 2016

Argentina es noticia

Veintidós meses pasaron desde el último título argentino ATP en singles. En aquella oportunidad, Leonardo Mayer se había consagrado en Hamburgo. A falta de festejos, no solo se cortó la sequía, sino que se festejó por triplicado. Máximo González y Guillermo Duran rompieron el hielo el sábado cuando se consagraron campeones del dobles en Marrakech. El domingo en Marruecos, Federico Delbonis derrotó a Borna Coric 6/2 6/4. Unas horas más tarde, del otro lado del Atlántico, Juan Mónaco venció a Jack Sock 3/6 6/3 7/5 y triunfó en Houston por segunda vez en su carrera (2012 a Jhon Isner). Tres títulos en la misma semana de competencia, como en los viejos tiempos...

La última vez que dos singlistas argentinos fueron campeones en la misma semana fue en 2009, hace 2639 días (18/1/09 al 10/4/16). En aquella oportunidad, Juan Martín Del Potro fue el mejor en Auckland y David Nalbandian hizo lo propio en Sydney. A lo largo de la historia argentina, seis veces coincidieron campeones durante el mismo fin de semana. La primera vez fue en 1978 cuando Guillermo Vilas se consagró en Hamburgo y José Luis Clerc en Florencia. Cinco años más tarde, en 1983, nuevamente Vilas y Clerc fueron campeones al unísono. Gillermo triunfó en Kitzbuhel y José Luis en Washington.

Las otras dos victorias en conjunto fueron ambas en 2005. Primero lo hicieron David Nalbandian en Munich y Gaston Gaudio en Estoril y tres meses después, Gaudio repitió 'tandem' siendo campeón en Kitzbuhel junto a Coria en Umag. Sin la calidad de "La Legión" ni la jerarquía de Vilas-Clerc, Mónaco y Delbonis volvieron a poner a Argentina en la tapa de todos los medios especializados en tenis del mundo. El triunfo del dobles González-Duran decoró mucho mejor la postal argenta. 75% de los trofeos masculinos ATP en juego fueron obtenidos por argentinos, algo poco común, para destacar en un momento oscilante del tenis argentino.

Marruecos fue copado por argentinos. Máximo Gonazález obtuvo su tercer título en la especialidad (Valencia 2008 y Umag 2015) y Guillermo Duran el segundo (Quito 2016). Federico Delbonis, en singles, conquistó el segundo ATP de su carrera (San Pablo 2014) en su cuarta final en esta categoría (Hamburgo 2013 y Niza 2014). 100% de efectividad. Marrakech, nueva sede del Abierto de Marruecos tras años en Casablanca, volvió a tener campeones argentinos. Guillermo Perez Roldan lo ganó en 1992-1993, Guillermo Cañas en 2001 y Mariano Puerta en 2005. En dobles Horacio de la Peña fue campeón junto al mexicano Jorge Lozano en 1992
Para Delbonis significó ser el número uno argentino en el ranking mundial (36°) muy cerca de su mejor posición histórica (34° en 2014), al borde de quedar preclasificado en Roland Garros, meta a corto plazo que le permitirá sortear grandes rivales en las primera rondas. Para Mónaco es la vuelta al Top100 (86°). 148° ATP la semana pasada, subió 62 puestos, lo que le permitió ingresar al cuadro principal de Roland Garros y probablemente al de Wimbledon, algo fundamental para un jugador laureado como "Pico", a sus 32 años de edad. Recordemos que las lista de entradas (entry list) de los certámenes ATP cierran seis semanas antes de su inicio.

La vuelta de Juan Mónaco al Top100 agrega a un tenista argentino más a la lista. Este lunes figuran siete en el ranking mundial. Federico Delbonis (36°), Leonardo Mayer (45°), Guido Pella (47°), Juan Mónaco (86°), Diego Schwartzman (87°), Facundo Bagnis (89°) y Horacio Zeballos (93°). En cantidad de jugadores Top100, Argentina se encuentra cuarto detrás de España (14), Francia (11) y Estados Unidos (8), potencia mundial en generación de jugadores de elite sin contar con los millonarios presupuestos de los países en cuestión ni la infraestructura tenística pertinente, la lejanía del grueso del circuito, la situación económica y demás vicisitudes...

Estoy muy contento de volver a levantar una copa y agradecido de que mi vuelta al circuito se haya dado...
Posted by Juan Monaco on domingo, 10 de abril de 2016


El título ATP de Juan Mónaco en Houston es el 213 para el tenis argentino y el noveno en su cuenta personal, misma suma que Guillermo Coria y Guillermo Perez Roldan, con el aliciente de que "Pico" alcanzó una final más que ambos coterráneos (21). Superan al oriundo de Tandil en cetros ATPVilas (62), Clerc (25), Del Potro (18), Jaite (12) y Nalbandian (11). Gaudio (8) y Cañas (7) completan el Top10 de los argentinos más ganadores en este nivel de competencia. Además, Juan superó en Estados Unidos a Juan Ignacio Chela en cantidad de victorias ATP (332), cuarto en la historia argentina, detrás de Vilas (929), Nalbandian (383) y Clerc (375).

Durante la semana el tandilense arrastró una molestia en su espalda por la cual fue atendido en medio de la final. “Lo veníamos controlando con pastillas, pero por ahí, los nervios de jugar una final fueron más fuertes y por eso llamé al trainer cuando perdí el primer set, me hizo un tratamiento de dos o tres minutos, tome un par de pastillas más para tratar de calmar el dolor y aguante todo lo que pude", el campeón contó su versión de los hechos. Mónaco viajará a Argentina para descansar y tratar su lesión: "Trataré de ver como está mi espalda, que siento que tengo una pequeña lesión, porque es bastante intenso el dolor. Cuando esté bien de salud, partiré para Europa y competiré".

Daniel Vitale Pizarro

4 de abril de 2016

En la cima del mundo



Todo es de Djokovic

Los récords están para romperse. Si alguien logró esas marcas, otro ´alguien´ debería poder superar esos números. Es cuestión de tiempo. A veces pasan décadas y décadas sin ser quebrados por el momento en el cual se establecieron en relación al actual, pero tarde o temprano, quedarán en el olvido. Novak Djokovic, como Rafael Nadal y Roger Federer, son los rompedores de récords de estos años. Líderes de muchas estadísticas históricas, marcaron una época difícil de igualar. Dominadores del circuito desde 2004, hoy le toca al serbio ser el que mira a todos desde lo más alto del ranking con una supremacía pocas veces vista en la historia de este deporte.

En Miami demostró una vez más (sexta en este certamen) que está por encima de todos. Incluso sin descollar, sin plasmar todo su potencial, le alcanzó para llevarse el 28° Masters1000 de su carrera, uno más que Nadal, el "antiguo" récordman de la categoría. No cedió sets y solo tuvo que transpirar en un tiebreak en semifinales ante David Goffin. De menor a mayor, así podemos catalogar el rendimiento de Novak esta temporada en cada torneo que disputó. Dudas en las primeras rondas que sobrepasa para tomar confianza en su juego y no ceder terreno contra sus rivales de turno, sean quienes sean, no discrimina.

Djokovic igualó a Agassi con seis coronas en Miami

"Probablemente, disfruto estos dos torneos a la vez más que otros en todo el año. Estoy muy orgulloso de lo que logré en este mes de marzo. Un mes al que siempre me adapto muy bien", afirmaba el campeón, demasiado cómodo durante esta parte de la temporada. "Es muy importante entrar en la historia del tenis. Con suerte, espero poder ganar muchos más, pero el logro más importante es haber conseguido más victorias que Boris (714). Me llamó para hablar sobre eso y estuvimos riéndonos mucho". El serbio declaró con respeto pero no le escapó a la broma para con su coach, al que superó en otro item más. Se olvidó que también sobrepasó a Guillermo Vilas en cantidad de títulos ATP (63).

Número uno sin interrupción desde julio de 2014, sus números sorprenden. Entre 2014, 2015 y 2016, acumula quince derrotas y 172 victorias. Eso se desglosa en 22 títulos ganados, cinco finales perdidas y récord de puntos ATP (16790). En Masters1000 acumula once finales consecutivas, otro récord. Además es el único que logró más de dos veces el doblete Indian Wells-Miami y lo hizo en CUATRO oportunidades. Las 17 finales ATP consecutivas entre 2015-16 solo fueron interrumpidas en Dubai por una molestia ocular que lo obligó a abandonar en cuartos de final. Fuera de eso, su campaña es perfecta. Y lo viene siendo hace un largo rato...

Su primer título (2007) y su primera final perdida (2009)

La primera vez que obtuvo ambos M1000 en fila fue en 2011. Rafael Nadal fue el rival en los dos torneos y las dos veces tuvieron que jugar tres sets. 2014 fue el segundo año que encadenó Indian Wells y Miami. Derrotó a Federer y Nadal respectivamente para igualar a Roger con dos dobletes, algo que solo el suizo había logrado hasta ese momento (2005-06). En 2015 volvió a derrotar a Federer en la final de Indian Wells y Murray fue su rival en Miami, lo que lo convirtió en el primero en conseguir tres veces el dúo de certámenes norteamericanos. Por tercera vez consecutiva y cuarta en su carrera, en 2016 volvió a repetir el doblete para romper todas las estadísticas posibles.

Además de las años en que se coronó en California y Florida en la misma temporada, "Nole" triunfó en otras dos ocasiones en Key Biscayne. Su primer Masters1000 fue precisamente en Miami en 2007 ante el sorpresivo Guillermo Cañas que había de derrotado a Federer en ambos torneos, contra todos los pronósticos. Su otra victoria en Crandon Park fue en 2012 contra Murray, siendo ya el número uno del mundo. También perdió una final en Miami 2009 para completar siete definiciones en el antiguo "quinto Grand Slam". En aquella oportunidad su verdugo fue Andy Murray, que lo despachó en sets corridos.

El momento del trainer a mitad de partido

El finalista Kei Nishikori alcanzó por segunda vez una final de Masters1000 y volvió a tener la misma (mala) suerte. En Madrid 2014 cayó ante Nadal y aquí en Miami 2016 fue vencido por Djokovic. Y al igual que hace dos años, llegó a la definición mermado físicamente, lo que le impidió competir al 100% de sus posibilidades. Pero el japonés le quitó importancia a sus molestas físicas: "No jugué muy bien. Esto no era lo que quería hacer. Mi servicio no estuvo bien y eso es clave ya que él tiene un gran resto. En el segundo set intenté ser más agresivo pero mi derecha tampoco funcionaba. Cometí demasiados errores no forzados. Espero poder hacerlo un poquito mejor la próxima vez".

Para Kei significó su sexta final ATP perdida con un récord positivo de 11-6 en definiciones como profesional. Ante Djokovic sigue con número negativos (2-7), su última victoria fue en la recordada semifinal del US Open 2014. Sexto en el ranking mundial y campeón en Memphis en 2016, el presente del nipón es auspicioso de cara a la gira sobre arcilla en la cual defiende la corona en Barcelona, semifinales en Madrid y cuartos de final en Roma y Roland Garros. La lucha por el quinto puesto del escalafón mundial se librará en el polvo de ladrillo europeo y por el cuarto lugar también, si Wawrinka no refrenda lo hecho en 2015.

Daniel Vitale Pizarro