26 de mayo de 2014

Está a la altura

Quizá muchos lo conocieron hace más de un año en febrero de 2013, cuando tras batallar más de cuatro horas con Berlocq por la primera ronda de Copa Davis, se retiraba lesionado del "Buenos Aires Lawn Tennis Club". Horas después ingresó al estadio en muletas para alentar a su compañero. Algún memorioso tal vez recuerda el US Open 2003, Grand Slam que vio a David Nalbandian caer en semifinales ante Roddick, el día del dudoso match point que le cantaron "out" al argentino. En ese torneo, el primer rival del cordobés fue un joven alemán de profundos ojos celestes y mucho topspin en sus tiros. Ese era Philipp Kohlschreiber, el mismo que saltó de alegría cuando venció a Ivo Karlovic en la final de Dusseldorf en su Alemania natal. Hoy, con 30 años, se ubica 24º ATP.

Philipp Eberhard Hermann Kohlschreiber (así figura en su documento de identidad) volvió a levantar un trofeo y para no perder la costumbre, lo hizo nuevamente en Alemania. Y es que de sus cinco coronas, cuatro las obtuvo en su país de origen, además de perder otras tres finales en tierras germanas. En total disputó once finales ATP de las cuales siete fueron en la República Federal de Alemania. El nacido en Augsburgo se siente muy a gusto jugando en su país y lo demuestra con resultados desde 2007, cuando alcanzó su primera final ATP en Munich y levantó los títulos en singles y dobles.

Ivo = Philipp + Trofeo

En Dusseldorf, torneo previo a Roland Garros, aprovechó ser el primer precalsificado en un cuadro con apenas tres Top40 y no defraudó a organizadores ni público. Su rival por la corona era el veterano de 35 años, Ivo Karlovic, que había derrotado al campeón defensor en cuartos de final (Mónaco) y llegaba a su segunda final en arcilla de su carrera, con récord positivo (Houston 2007 a Zabaleta). "Kohli" disputaba su sexta final en polvo de ladrillo, récord que emparejó tras la victoria (3-3). Sin haber alcanzado siquiera una semifinal ATP en 2014, Philipp se llevó los 250 puntos y la confianza suficiente para encarar el segundo Grand Slam del año con otra perspectiva. Además acumulaba cuatro finales perdidas consecutivas desde 2012, racha que cortó justo antes de la gran cita sobre tierra batida.


Desde 2007, año que debutó en Copa Davis, Philipp Kohlschreiber nunca bajó del Top60, más específicamente del puesto 54º ATP, lo que marca una regularidad y vigencia poco común. Eso lo acompañó con segundas semanas en los cuatro "Grandes", con un cuartos de final en Wimbledon 2012 como mejor posición. A pesar de tocar ese año el puesto 16º y alcanzar dos finales ATP (1-1), nunca en su carrera disputó una final de un ATP500 ni una semifinal de un Masters1000, deudas pendientes del alemán que el 16 de octubre cumplirá 31 años y que como objetivo tiene meterse en el Top15.

Luego de la final perdida, Karlovic, uno de los tenistas profesionales más activos y divertidos en la red social Twitter, sin tiempo para frustrarse ni amargarse, compartió y comentó una foto de su zapatilla y la de Kohlschreiber juntas, una imagen que había subido Philipp. El croata mide 211 cm de altura (gracias a una revisión de su altura que era 208 cm) y el alemán 178 cm, solo 33 centímetros de diferencia, por lo que es el jugador más alto en la historia de la ATP. Adivinen cual es la de Ivo...

Stefan Eriksson (entrenador) y Lena Alberti (su novia desde 2002) lo acompañan a todos los torneos, siendo su compañía y sostén en el circuito. Aunque dice tener pocos ídolos, Boris Becker es uno de sus admirados como tenista. Es hijo de Gerhard (manejaba una gasolinera) y María (profesora de kinder) y hermano de Sandra y Gerlinde. Fanático del Bayern Munich, juega el fútbol cuando puede, cuidándose de los golpes que generen posibles lesiones que entorpezcan su carrera profesional. Preguntado por el cine, dijo que su película favorita era "El Señor de los Anillos".



Daniel Vitale Pizarro

18 de mayo de 2014

Roland Garros, allá voy...

Descorchó con la izquierda, por las dudas...

Ese es el mensaje que parece haber dado Novak Djokovic luego de coronarse en Roma ante el N°1 del mundo y campeón defensor, Rafael Nadal. El serbio llegó a la capital italiana con dudas sobre como respondería su muñeca derecha, lesión que padeció en Monte Carlo y que le impidió disputar Madrid. Partido a partido fue sintiéndose más cómodo, sin dolores ni molestias, yendo de menor a mayor en cuanto a su rendimiento. Lo mejor de su repertorio lo mostró en la final y dejó bien en claro que Roland Garros no será tarea fácil para el ocho veces campeón y que deberá superar al actual N°2 del mundo si quiere seguir reescribiendo la historia. "Nole" está listo para completar su propio "Grand Slam". ¿Podrá?

Radek Stepanek fue el primer rival de Novak en Italia, obstáculo que sobrepasó sin inconvenientes. Fue al único que derrotó en sets corridos porque desde octavos de final, todos los partidos necesitaron tres sets para decidir al ganador. Primero Philipp Kohlschreiber, que no aguantó el ritmo, luego David Ferrer en un encuentro de mucha intensidad que supo destrabar, y en semifinales vino de atrás para vencer al peligroso Milos Raonic que lo tuvo a maltraer con el servicio, hasta que se topó en la final contra Nadal.
Tipsarevic y Troicki colaborando. Foto vía @FueBuena
En medio del camino al domingo, desde Serbia llegaban noticias nefastas. Las intensas lluvias sobre los balcanes provocaron la peor inundación en Serbia de los últimos 120 años. A penas se enteró de lo ocurrido en su país, Djokovic se comunicó con amigos y familiares, dialogó con Zimonjic que también estaba en Roma para ver de que manera ayudar a su país. También se contacto con su amigo Troicki y con Tipsarevic que retrasó su vuelo a Dusseldorf (Janko vuelve al circuito en Alemania luego de ocho meses de ausencia) para ayudar llevando provisiones a un centro de evacuados junto a Viktor. Al derrotar a Raonic en la semifinal dijo en conferencia de prensa: "Tratamos de mostrar al mundo lo que está pasando porque no se dan cuenta de la gravedad de la situación. Tenemos un país que sufrió mucho en los últimos 20 años, es importante obtener ayuda”.

No solo fueron llamados, preocupación y solidaridad para con su Serbia natal sino que al coronarse en el último Masters 1000 sobre arcilla de la temporada, el campeón donó el cheque recibido (€ 549 000) para las víctimas afectadas por las inundaciones que fueron más de 1,6 millones de personas las damnificadas, con al menos 48 muertos hasta hoy, una tragedia vivida en Serbia y Bosnia. Un gesto solidario de un comprometido deportista, preocupado y a la vez enfocado en el certamen, una tarea difícil que pudo sobrellevar y terminar como campeón en Italia.

La sombra que fue en Mónaco quedó atrás.

Nadal llegaba a la final con tres de sus cuatro partidos a tres sets, algo que no sucedía desde el 2005, lo que muestra el nivel tenístico y de confianza de Rafael durante esta gira. Anormal para sus rendimientos durante esta parte de la temporada, así y todo se metió en la final de otro Masters 1000. Pero a diferencia de su rival en la final, en semifinales "Rafa" deslumbró. Jugó un partido casi perfecto contra un Dimitrov que no pudo ni supo arrimarse nunca en el marcador. Su tenis fluyó como años anteriores sobre la superficie naranja, y que mejor que hacerlo un día antes de la definición por el título.

Como gran parte de los partidos entre ellos, la final fue un ida y vuelta de momentos. Djokovic salió a tratar de atacarlo, muy agresivo, y a pesar de no sentirse cómodo y perder el primer set, siguió con la misma táctica, confió en su juego y pudo dar vuelta el marcador. Set por lado y quiebre arriba, parecía que el serbio se llevaba el trofeo pero para variar, Nadal provocó una levantada que le permitió luchar y mantenerse en juego. Pero "Nole" era más. Volvió a quebrar para adelantarse en el set final y cerrar el partido 4/6 6/3 6/3. El resultado volvió a coronar al serbio en la capital italiana y sumó otra frustración más del español durante la gira previa a Roland Garros.

Igual que en 2011

Por primera vez, el de Manacor se vio superado en cuanto a nivel, en sus cuatro torneos previos a París. En Monte Carlo cayó ante Ferrer; en Barcelona contra Almagro; ganó Madrid por retiro de Nishikori que lo vapuleó un set y medio hasta que su físico dijo basta, y la final de Roma, cedida a manos de su gran rival de los últimos años, Novak Djokovic. Es verdad que su nivel mejoró mucho en comparación de las primeras rondas y de los torneos anteriores, pero nunca había llegado a Roland Garros levantando un solo trofeo en esta gira. A pesar de este presente, junto al nacido en Belgrado son los dos máximos favoritos para el segundo Grand Slam de la temporada, con pronóstico reservado en una hipotética final.

"Ha sido una gran semana, considerando como estuve semanas atrás con mi lesión en la muñeca porque no sabía cómo respondería. Por suerte jugué sin dolor, mejorando el nivel de mi juego con el correr de la semana", atrás los dolores que lo alejaron por unas semanas del circuito ATPDjokovic agregó: "No subestimo a ningún rival y menos a "Rafa" que es el mejor jugador en la historia en arcilla. No sentí que tenía el partido en mis manos, pero sí tengo la confianza en mí mismo y mis destrezas. La fortaleza mental y la experiencia me ayudaron a mantenerme calmado y jugar los tiros correctos en los momentos precisos".

Fotos por doquier

Djokovic aumentó su récord en Masters 1000 a 19-10 en títulos y un saldo de 218 victorias, sexto en la lista de los más ganadores, encabezada por Federer (295) y Nadal (281). Roma significó su tercer título de la temporada, todos Masters 1000, aumentando su récord a 24-3 en 2014. Este trofeo es el tercero en el foro itálico en cuatro finales y se acercó a "Rafa" no solo en los enfrentamientos personales (19-22) sino también en el ranking, con la posibilidad latente de arrebatarle el N°1 en Roland Garros. Acumuló su cuarto éxito consecutivo ante el trece veces campeón de Grand Slam, tras las victorias en Beijing 2013, el Masters 2013, Miami 2014 y Roma 2014, las cuatro en finales.

Daniel Vitale Pizarro

12 de mayo de 2014

Todo volvió a la normalidad

El camarógrafo, más "atacado" que Nishikori.

Kei Nishikori sacaba 6/2 4/3 15-30 cuando ante una contrapierna, el japonés quedó trabado durante el punto por un dolor que no le permitía desplazarse con normalidad, producto del cansancio y el esfuerzo. Su pierna izquierda, además de su cadera, no permitieron que Kei levantara su primer Masters 1000 en su primera final de la categoría. Con un trajín abultado siendo campeón en el Conde de Godó la semana pasada, ya había evidenciado problemas en cuartos de final ante Feliciano Lopez. Lo mismo sufrió contra David Ferrer, escollo durísimo que pudo pasar en semifinales. Pero la vara en la final estaba muy alta. Rafael Nadal llegaba a la final con victorias convincentes, especialmente ante Berdych en cuartos de final, su mejor partido del año en polvo de ladrillo, despejando las dudas de Monte Carlo y Barcelona.

Aquí pueden ver el momento cuando a Nishikori su físico le dice basta

El pupilo de Dante Bottini manejó el primer set a gusto. Condicionado por su estado físico, salió a dominar el encuentro, atacar cada bola y no estirar los puntos, situación en la que Nadal agiganta su figura. La estrategia rozó las perfección hasta que su físico dijo basta. "Rafa", aun siendo vapuleado, intentó acercarse en el marcador y equiparar las acciones pero el futuro Top10 (será 9° a partir de hoy) estaba intratable desde la linea de base. A partir de ese momento (4/3 del segundo set para Kei), todo fue para Rafael. Siete games seguidos que desembocaron en el lógico abandono del nacido en Shimane priorizando su físico para no agravar la lesión, con un Grand Slam tan cercano en el tiempo. La victoria, inesperada hasta ese momento, llegó y como (casi) siempre, el título sobre la tierra naranja, fue una vez más para el "Rey de la arcilla".

Buen gesto de Rafa

“En el primer set, no es que me lo estaba poniendo muy difícil, me estaba pegando un paliza. Hoy la suerte estuvo de mi lado”, fue lo primero que dijo Nadal apenas tomó el micrófono al terminar el partido. "Es lamentable, lo siento por Kei. Yo pasé una situación similar en Australia, así que sé lo amargo que es afrontar un partido de esta manera", agregaba el campeón, aludiendo una vez más que lo sucedido en Australia no fue una derrota más en su curriculum y dejaba en claro que rendirse no existe en su diccionario: "Estaba siendo competitivo. Dentro de la negatividad que estaba pasando en el partido, me mantuve con mucha ilusión. Todavía tenía la energía para seguir intentándolo, aunque era bastante difícil".

Un desilusionado Nishikori contaba sus sensaciones luego del retiro: "Yo estaba haciendo daño cuando de repente no podía moverme ni podía saltar. Fue muy triste, sobre todo porque estaba ganando, jugando casi el mejor tenis de mi vida. Lideraba por 6-2, 4-2. Fue muy duro mentalmente para mí". Pero el finalista rescató el nivel demostrado y su presente en arcilla: "Hay un montón de cosas buenas. Va a ser muy emocionante Roland Garros porque nunca me había sentido así en tierra batida. Estoy muy seguro que cuando golpeo... voy en busca de los tiros ganadores. Puedo golpear desde cualquier lado, derecha o revés, por lo que tengo una muy buena sensación en tierra batida en estos momentos".
Totalmente contrariado el japonés.

El título para Rafael Nadal significó el número 63 en su palmares, 44 de ellos obtenidos sobre tierra batida, a dos del récord de Guillermo Vilas. Líder absoluto de Masters 1000 con 27 trofeos, alcanzó el enorme número 90 en finales alcanzadas en el circuito, 39 de la categoría 1000. En la capital española, esta corona fue la cuarta que levantó, tercera desde que se disputa en arcilla, obteniendo en 2005 su primer y único título bajo techo sobre cemento de su carrera. Además pasó a liderar la lista de triunfos en 2014 con un récord de 30-5. Números que crecen y aumentan de cara a la valoración final de un deportista que no solo es de los mejores de la historia de este deporte sino del deporte mundial.

Nishikori y sus logros también están haciendo historia. Fue la octava final ATP de su carrera con 24 años. Campeón en Barcelona y finalista en Madrid en semanas consecutivas, como premio se llevó ser el primer Top10 japonés en la historia a partir de hoy (9°). "Fue un gran objetivo para mí llegar al Top10, pero por ahora es sólo una semana. Espero poder mantener este ranking", mostrando que no quiere estar de paso en la elite del tenis. Y con Michael Chang en el banco, será uno de los rivales a vencer en Roland Garros, torneo que el norteamericano conoce muy bien.

Una mordida más.

A todos los número de Nadal le tenemos que sumar que por décimo año consecutivo, el de Manacor levantó al menos un Masters 1000 por temporada. Se encuentra sexto en soledad en cantidad de títulos en la historia, tras haberse despegado de Vilas (62), a uno de Sampras y Borg (64). Como N°1 del mundo llegó a la semana 134 en esa posición y la 32° vez consecutiva desde que retomara ese puesto en octubre del año pasado. Lejos aun se encuentra John McEnroe en el quinto lugar con 170 semanas como Monarca y el trece veces campeón de Grand Slam deberá defender Roma a partir del lunes y Roland Garros en dos semanas, si quiere seguir en la cima del tenis mundial.

Conferencia de prensa de Nadal luego de su victoria

Daniel Vitale Pizarro

5 de mayo de 2014

Hay "Gladiador" para rato


Uno mira el suelo, el otro el piso...

Carlos Berlocq tuvo un comienzo de año para el olvido. Salvo por la heroica victoria ante Andreas Seppi en Mar del Plata por Copa Davis, que le daba esperanza al equipo argentino, la temporada del nacido en Chascomús venía en negativo. Cuatro partidos ganados en siete torneos disputados, llegaba a Portugal sin haber alcanzado siquiera un cuartos de final en 2014 y con un integrante nuevo en la familia, Agustín, que por razones lógicas, alejó a "Charly" del circuito por un mes, período en el cual se perdió tres torneos ATP entre febrero y marzo. En el puesto 62 del ranking ATP, aterrizaba a Oeiras con muchas dudas y con poca confianza, esperando reencontrarse con su tenis para llegar bien a Roland Garros, el evento sobre arcilla por antonomasia.

Pasaron Taro DanielLukasz Kubot sin mayores complicaciones y en cuartos de final se enfrentaría por vigésima vez en su carrera a un Top10, esta vez el duro escollo sería el canadiense (9°) Milos Raonic. Contra todos los pronósticos, aunque no es la superficie predilecta del gigante nacido en Montenegro, el "Gladiadior" entró con una táctica que nunca abandonó para acceder a semifinales. En esa instancia sorteaba a Gimeno Traver luego de un parejo primer set y así acumulaba cuatro partidos ganados al hilo, los mismos que había logrado en los siete torneos anteriores en los que había participado. En la final, el rival sería el checo, número seis del mundo, Tomas Berdych. La vara era cada vez más alta.
Besando un trofeo más que pintoresco

El historial entre ellos estaba a favor del bicampeón de Copa Davis 3-0 (dos en arcilla y una en cemento). Todo un reto. "Charly" salió al encuentro decisivo muy agresivo pero a la vez errático, y el primer set se esfumaba con un lapidario 6/0 que mostraba una superioridad llamativa por la superficie y la instancia. El argentino encontró un quiebre de servicio clave para su confianza en el primer juego del segundo parcial lo que le permitió cambiar su mentalidad y también su patrón de juego, más acorde a sus habituales características. Pelotas altas, con mucho peso, de un lado al otro de la cancha, variando velocidades y ángulos para sacar a su rival de la comodidad de golpear la pelota bien plantado, situación de juego en la cual el checo marca la diferencia en el circuito.

Luchado, luchadísimo segundo set que pudo ganar Berlocq para que el partido diera la vuelta, sobre todo mentalmente, lo que permitió que el campeón de Bastad 2013 impusiera su juego y dominara durante todo el set final para arrojarse al suelo tras el match point. Carlos Berlocq, una vez más, dio muestras de que darse por vencido no está en su diccionario y se dio el gusto de a los 31 años, levantar su segundo trofeo ATP en su tercera final. Stefanía y Agustín no sentirán celos y cada uno podrá elegir un trofeo de los que ganó su padre y quizás, porque no, poder elegir entre alguno más en un futuro cercano, en un circuito cada vez más longevo y más complicado para los tenistas jóvenes.

Puño apretado de Berlocq, pura garra y corazón

Berlocq, amigo del micrófono en conferencias de prensa, explicó con una síntesis, el desarrollo del partido: "El primer juego del segundo set fue la clave y el cambio del partido. En el primer set no me sentía pegándole mal a la pelota, pero estaba incómodo porque no encontraba tiros ganadores y eso me desmotivó. No le encontraba solución a eso y no estaba disfrutando en la cancha. Y si llegaba a perder 6-0 y 6-0 habría sido un golpe duro para mi. Entonces en el segundo juego cambié mi táctica, comencé a pegar tiros con variedad de altura y potencia. Él cometió errores, se abrió una puerta y de ahí en más cambió mucho el partido. Después lo vi cansado y eso me dio confianza de que había un camino para ganar el partido". Un análisis perfecto de lo que fue el encuentro.

"Charly" se convirtió en el sexto campeón en 2014 con treinta o más años. El año pasado fue temporada récord desde 1975, con dieciséis jugadores de esa edad en levantar al menos un trofeo, diecinueve coronas que se llevaron en total. Una muestra de ello es la cantidad de jugadores mayores de treinta años dentro del Top100 (36 en abril), récord en toda la historia del deporte blanco. Curioso es que se de en un época donde imperan las lesiones, un calendario muy apretado y que gracias a la tecnología, el juego se ha hecho muy veloz, lo que perjudica a la técnica y produce lesiones por no poder respetarla.
Junto a Nalbandian (2002 y 2006), Chela (2004), Gaudio (2005) y Del Potro (2011-12), Berlocq se unió como campeón del ATP250 de Oeiras, exEstoril. Además acumula una final ATP en los últimos tres años (Viña del Mar 2012, Bastad 2013 y Oeiras 2014). Este título significó el 210 para el tenis argentino en 402 finales, firme en el quinto puesto de los países más ganadores de la historia del tenis. En 2014 Carlos Berlocq tuvo se segundo hijo, su segundo título ATP y su segunda victoria ante un Top10 (las dos en este torneo). Cosa de casualidades con los números, todos positivos.

Daniel Vitale Pizaro