30 de septiembre de 2013

De Portugal a Malasia sin escala



El Presidente de la Federación Portuguesa de Fútbol , Fernando Gomes, declaraba cosas como estas luego de conocer la noticia que repercutió en todo el país luso: "Fue un gran logro para el tenis y para el deporte nacional portugués en general. Así que, en mi propio nombre y en nombre de la Federación Portuguesa de Fútbol por la presente les felicitamos por la brillante victoria". Les parecerán extrañas las felicitaciones de Gomes, pero la victoria de Joao Sousa en Kuala Lumpur fue tan impactante en su país que hasta el fútbol sintió la necesidad de felicitar al portugués. Y no es para menos. La única final ATP con un portugués fue en Estoril 2010 (actual Oeiras), cuando Albert Montañés derrotó a Federico Gil, por lo que la victoria de Joao es la primera para el país de la Península Ibérica. 

En su primera final en el circuito, Joao Sousa derrotó al experimentado francés Julien Benneteau 2/6 7/5 6/4, luego de salvar un match point cuando servía 2/6 4-5 30-40. El Presidente de Portugal, Anibal Cavaco Silva, también tuvo palabras aduladoras para el flamante campeón: "Quiero aprovechar este momento para felicitar a Joao Sousa. He visto gran parte del prime set, la recuperación del segundo, pero sólo ahora tenía la confirmación de que ganó y de que es el primer jugador portugués en ganar un torneo ATP. El ha llevado al protagonismo el nombre de Portugal en un entorno que no es muy popular, el mundo del tenis".

Uno debutó en su primera final, el otro no puede debutar y lleva nueve finales...

Nacido en Guimaraes (Portugal) hace 24 años, comenzó a jugar al tenis con su padre (juez de Portugal) a los siete años de edad en un club de su ciudad natal. A los quince años decidió irse a Barcelona para mejorar su tenis y cumplir su sueño de ser profesional. En 2007 debutó como profesional en un Future en España (cuartos de final). Tardó dos años en consagrarse en el circuito Future en España y otros dos años más para triunfar en su primer Challenger, en Alemania. Desde su debut, su ranking al final de cada año siempre marcó una posición mejor que la anterior y en 2013 llegó el despegue.

Campeón una vez más del Challenger de Furth (Alemania) y por primera vez en su ciudad natal (Guimaraes), en julio, Joao anunciaba el aluvión de triunfos que se avecinaban para el portugués, que daba sus primeros (fuertes) pasos en el circuito ATP. A pesar de tener 24 años y ser profesional desde los 18 años, contaba con solo un puñado de partidos disputados en el circuito profesional. Los dos partidos que ganó en el US Open a cinco sets, nada menos que a Dimitrov y Nieminen, para luego caer frente a Novak Djokovic en el Arthur Ashe, forjaron esa confianza que le faltaba para dar el salto de calidad y ser protagonista en los certámenes ATP más chicos.

Desplomado en el cemento malayo, el portugués hizo historia para su país

En San Petersburgo alcanzó su primera semifinal en un ATP250. Una semana más tarde, no solo se daba el gusto de vencer a David Ferrer (4°) y Jurguen Melzer (26°), sino que se consagró campeón del torneo malayo y alcanzó la posición 51° en el escalafón mundial, la mejor ubicación de su carrera y al borde del selecto Top50. Admirador de Sampras, Ferrero y Federer, se dio el gusto de debutar como campeón (séptimo del año) en una final reñida, con chances para cualquiera de los dos pero que luego de dos horas y dieciocho minutos, el trofeo partió para Portugal.

Joao Sousa, emocionado, dijo: "Estoy muy cansado física y mentalmente, pero me siento espectacular. Es un sueño hecho realidad". Y dejó claro que no fue un partido sencillo: "Dimos un buen espectáculo, donde cada uno tuvo sus chances para ganar. El tenis es así, a veces se gana y a veces se pierde. Yo merecía ganar, pero el también, esta vez me toco a mí, así que estoy feliz". Entrenado por Frederico Marques, tranquilamente podría haber brindado la conferencia en varios idiomas, porque maneja el español, catalán, inglés, francés e italiano. Todo un políglota.

Una y otra vez ve como se le escapan los títulos...

Curioso es el palmarés del francés Julien Benneteau. Esta final en Kuala Lumpur fue su segunda en Malasia pero su novena a nivel ATP. Llegó al menos a una definición desde 2008. Hasta ahí todo normal, incluso demostró regularidad y versatilidad por las distintas superficies (arcilla, cemento indoor, cemento outdoor y la extinguida moqueta o alfombra). De todas esas finales, en ninguna pudo quedarse con el trofeo de campeón, todo un récord desde que se creó la ATP (Era Open). Otra historia es su palmarés en dobles. Ocho títulos y cinco finales ATP. De esos ocho, dos son Masters1000, más otras tres finales en esa categoría. Además, junto con Richard Gasquet, logró la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Una fructífera carrera que merece, con 31 años, coronar con al menos un título en individuales. ¡Allez Julien!

Daniel Vitale Pizarro

23 de septiembre de 2013

Declaró, jugó y ganó

Al acecho del Top20

Por primera vez en su carrera, Ernests Gulbis no solo hace declaraciones picantes hacia sus compañeros del circuito sin tener resonancia en el torneo. El letón, amigo de las conferencias de prensa picantes y con palabras quizás más fuertes que sus resultados dentro de una cancha, logró su segundo título del año en San Petersburgo. Levantó un 6/3 4-1 en contra, acumuló luego once games seguidos ante el español Guillermo García López y concluyó con un 3/6 6/4 6/0. Palabras y tenis se conjugaron en Rusia, una mezcla atractiva para un circuito monótono que carece de personalidades fuertes fuera de las pistas.

El cambio de actitud de Gulbis viene haciendo ruido en el circuito hace varios meses, tanto por sus declaraciones y su nivel de tenis. Irrumpió en Derlay Beach fuera del Top100 y fue campeón; tuvo contra las cuerdas e hizo sudar a Rafael Nadal en Indian Wells y en Roma; derrotó a Murray en Montreal y fue campeón en San Petersburgo. Versátil, talentoso y todoterreno, parece que su principal enemigo, su mentalidad, está en línea con su tenis explosivo y peligroso. El objetivo que se planteó a principio de año de terminar Top20 está cada vez más cerca (27° esta semana) y de concretarse superaría su mejor ubicación como profesional, el puesto 21° alcanzado en 2011.

Su drive no condice con su revés pero ambos lastiman... y mucho.

Pero al igual que su exquisito revés y su potente servicio, sus declaraciones también dejaron tela para cortar esta semana. Luego de vencer en semifinales al español Roberto Bautista, el letón, sin pelos en la lengua, lo acusó de "princesita malcriada" luego de que el ibérico se quejara por el ruido que hacían las zapatillas de Gulbis en el indoor ruso: "Trato de no darle importancia a estas cosas, pero lo que dijo fue ridículo. Se comportó como una princesita malcriada". Y para variar, aprovechó para polemizar una vez más sobre los tenistas Top. Esta vez, los dardos fueron para alguien que conoce hace muchos años, el actual número uno del mundo, Novak Djokovic.

"No me cae demasiado bien. Nos conocemos desde los doce años. Él era normal, por entonces. Pero desde su primer gran resultado cambió. Sus ojos cambiaron. Y no me gusta la gente que hace eso. Me gustan las personas fuertes, a las que el éxito o el dinero no las modifica", en declaraciones a una radio de su país, y agregaba: "A veces me gusta provocar. Ya dije alguna que otra vez que los jugadores top son aburridos, simples máquinas gana-dinero. Todos actúan igual. Yo no quiero ser igual. Yo quiero ser diferente". 100% Ernests Gulbis.

Fotón de su mejor golpe en Roland Garros

Para el finalista Gracía López, esta fue su quinta final ATP (2-3) y con los 150 puntos de la final subirá al puesto número 61, lejos de su mejor ubicación que alcanzó en 2011 (23°). El español también cedió en la final este año en Bucarest ante Lukas Rosol y no grita campeón desde Bangkok 2010, exactamente tres años atrás. Con 30 años, el nacido en Albacete aun tiene mucha cuerda en el carretel y afrontará el final de temporada con el objetivo de ubicarse dentro del Top50 para empezar el 2014 sin la necesidad de disputar Challengers por su bajo ranking.

Este título es el cuarto en su carrera en cuatro finales y el segundo del año para Ernests. Cerca de su objetivo Top20, la ¿eterna promesa? parece que ordenó su cabeza y su tenis, y será, de seguir así, un rival a temer en la parte final del año sobre las canchas techadas asiáticas y europeas. Con solo 25 años y ya diez de profesional, se encuentra en la edad justa entre la maduración física, mental y tenísitca para encarar el 2014 con la vara mucho más alta que en 2013, incluso para pelear en los torneos importantes. Deberá dejar las distracciones y ser más profesional en todo sentido para poder lograr resultados resonantes y ser identificado no solo por su talento y sus declaraciones, sino por sus triunfos.

Párrafo aparte para el serbio Novak Djokovic que cumplió su semana número 100 al frente del ranking ATP y se convirtió en el noveno jugador en la "Era Abierta" en alcanzar esa marca. Igualará a Andre Agassi que ostenta 101 y empatará las 102 de Nadal si es campeón en Beijing y "Rafa" no alcanza la final, porque cualquier otro resultado catapultará al mallorquín a la cima de la ATP en busca de Bjorn Borg...

Más de 100 semanas como N° 1 del mundo:
Roger Federer: 302
Pete Sampras: 286
Ivan Lendl: 270
Jimmy Connors: 268
John McEnroe: 170
Bjorn Borg: 109
Rafael Nadal: 102
Andre Agassi: 101
Novak Djokovic: 100

Daniel Vitale Pizarro

16 de septiembre de 2013

Dupla infalible

Los pilares y baluartes del equipo

En febrero pasó Alemania por el Parque Roca. En abril el tumbado fue Francia. Ambas series eran complicadas por donde se las mire, más aun la ultima ante los galos, con un poderío como pocos países pueden ofrecer. En las dos, el equipo argentino salió airoso. Pero la vara era cada vez más alta. Sin un líder como Nalbandian ni jugadores determinantes como Del Potro en el equipo, la serie de semifinales ante el último campeón, República Checa, de visitante, se tornaba prácticamente imposible. Y así fue. Los europeos sellaron la victoria el sábado 3-0. 

Juan Mónaco, Carlos Berlocq, Horacio Zeballos y Leonardo Mayer fueron los cuatro elegidos por Martín Jaite para viajar a Praga a buscar el milagro. La superficie era una carpeta cubierta muy veloz, más rápida que la mayoría del circuito, aprovechando la ausencia de los dos baluartes argentinos que mejor se desempeñan sobre esa superficie (Del Potro y Nalbandian). Los checos formaron con Tomas Berdych, Radek Stepanek, Lukas Rosol y Jiri Vesely, aunque solo usarían como casi siempre que ambos están sanos, solo a Tomas y a Radek. Esta vez no iba a ser la excepción.

Una pareja casi sin fisuras

Las esperanzas argentinas de que Mónaco comenzara con el batacazo ante Stepanek, se consumieron cuando cedió su partido en tres sets ante un Radek algo errático pero que fue demasiado para un Mónaco que no viene con un gran año, muy lejos de aquel 2012, año que tocara el Top10. Más tarde, Mayer ofreció resistencia contra Berdych, le quitó un set pero no mucho más que eso. El viernes terminaba 2-0 para los locales, encaminados a cerrar la serie el sábado con el dobles y de trastabillar, tenían el domingo para pasar a una nueva final.

Una semana atrás, Stepanek se proclamaba campeón del US Open junto a Leander Paes, y el sábado, junto a Berdych, eran los rivales de una pareja argentina improvisada, conformada por Zeballos-Berlocq. El resultado fue un aplastante 6/3 6/4 6/2 y la serie en el bolsillo. La ilusión argentina se desvanecía. Los checos festejaban el pase a su segunda final consecutiva. El domingo, con la serie definida, Zeballos derrotó a Rosol y Mayer a Vesely y la serie "formalmente" concluyó 3-2.

Tomas Berdych (CZE)Credit: Martin Sidrojak
Posted by Davis Cup on viernes, 13 de septiembre de 2013

No hizo falta que jugara parado.

"Se siente muy bien. Esta competición significa mucho para nosotros. Nos gustaría mantener ese trofeo porque es hermoso" declaraba Stepanek tras conseguir el pase a la final y su compañero de dobles, Berdych, agregaba: "Desde el primer momento aprendimos de la experiencia del año pasado, estábamos en una situación similar en la que estaba la Argentina, como favorito en la semifinal, pero creo que supimos manejarlo mejor". Como pareja, ostentan un envidiable y admirable récord de 18-1, solo derrotados por Verdasco-López en la final en Sevilla 2011.

Curiosas fueron las parejas argentinas en el US Open, sabiendo que las posibilidades de que Nalbandian llegara a disputar la serie eran remotas. Zeballos disputó el último Grand Slam del año junto a Cuevas; Berlocq lo hizo con Schwank y Mayer fue compañero de Delbonis. Me pregunto: ¿Por qué el sábado jugaron Zeballos-Berlocq? O desde otra perspectiva ¿Por qué no jugaron juntos "Cebolla" y "Charly" en US Open, a una semana de la cita en Praga? Jaite, que fue a Flushing Meadows a ver a los jugadores para terminar de decidir el equipo ¿No les avisó que probablemente iban a ser ellos los doblistas? ¿A que fue entonces el capitán argentino a Nueva York si no se comunicó con sus jugadores? Probablemente el resultado hubiese sido el mismo por la envergadura del rival, pero la pareja dejó mucho que desear, más allá del desempeño de los checos.

Poco pudieron hacer los "Fila Boys"

Otro año más y la Copa Davis sigue lejos de ser albergada en nuestro país. Este año sin Del Potro por decisión propia y Nalbandian por lesión, el "equipo" hizo lo que pudo ante el campeón defensor. 2014 se avizora en el horizonte de la selección argentina de tenis con más incógnitas que certezas. ¿Seguirá Martín Jaite como capitán? ¿Del Potro seguirá priorizando el circuito y diciéndole NO a la Davis? ¿Nalbandian se retirará luego de las exhibiciones ante Nadal en noviembre o seguirá un año más? Demasiadas preguntas que aun ninguna tiene respuesta. El miércoles se hará el sorteo que diagramará el cuadro de 2014 y se sabrá el rival, otra incógnita más que se suma a esta catarata de preguntas sin respuestas. Lo que quedó claro es que solo con la amistad, buena onda y química entre los integrantes, no alcanza.

La temporada 2014 será la número trece de manera consecutiva que Argentina disputará en el Grupo Mundial. Eso quiere decir que al menos desde 2002, accedió a los cuartos de final de la competencia. En ese lapso, fueron tres las finales alcanzadas, seis semifinales y tres cuartos de final. Un desempeño fabuloso que lo ubica como el único en el mundo durante ese período que nunca cayó en primera ronda. El ranking mundial de Copa Davis lo ubica en la cuarta posición, recordando que este ranking acumula los puntos de los últimos cuatro años en la competencia. ¿Se logrará en 2014?

Daniel Vitale Pizarro
@DanielViPiTenis

9 de septiembre de 2013

Imparab13


Djokovic mira como Nadal se desploma de alegría


Eliminado el "Super Sábado", la versión 2013 del US Open, como sucede desde 2008, se disputó el lunes. Pero esta vez el motivo no fue la lluvia: la organización del torneo programó la final masculina para el primer día hábil de la semana, en supuesto beneficio de los semifinalistas, para que brinden un mejor espectáculo. Rompieron con la tradición en Flushing Meadows y trasladaron la final femenina al domingo. En la ilusión de los fanáticos de Sampras quedará la duda si con ese día de descanso, igualmente hubiera sido derrotado por Safin y Hewitt en 2000 y 2001, pero eso será debate de otra nota.


Nadal y Djokovic se enfrentaban por 37° vez, superando la rivalidad récord hasta este encuentro (McEnroe-Lendl) que casualmente también indicaba 21-15. A pesar de que Djokovic llegaba como el número uno del mundo, Nadal se presentaba como favorito luego de coronarse en Montreal y Cincinnati, sabiendo que el único jugador del circuito que actualmente puede vencerlo, es el serbio. El último antecedente entre ellos había sido justamente en Montreal hace unas semanas, con el marcador en favor del balear, 7/6 en el tercer set. Los otros dos enfrentamientos en 2013 marcaron una victoria por lado, ambas en polvo de ladrillo, recordando aquella final en Montecarlo que le quitó el reinado en el "Principado" de ocho coronas consecutivas a "Rafa".


Determinación: miren esa mirada...

El año de Nadal intimidaba a cualquiera y lo demostró en la final. Y Novak lo padeció, aunque tuvo su oportunidad... El español solo cedió cuatro veces su servicio durante todo el certamen y dos sets (tres quiebres y un set sufrió en la final). Salvo el cuarto set ante "Nole", los tres primeros parciales no muestran en los números lo cerrados y vibrantes que fueron. El mallorquín logró adjudicarse dos de esos tres sets para concluir con un cuarto set aplastante, que mostró la confianza del español y el momento que está viviendo. Sin lugar a dudas, el mejor Nadal de toda su carrera, que juega al mismo nivel, o quizá mejor, en polvo de ladrillo que en cemento. Imparable.


"Es quizás la temporada más emotiva de mi carrera. Ante uno de los mejores de la historia, actual número 1 del mundo, en su mejor superficie, debes ser casi perfecto para ganar", palabras del "Matador" con los ojos cristalinos de la emoción y agregaba sobre sus juegos de servicio que rozaron la perfección: "No hay una estrategia para salvar puntos de quiebre. Es una sensación del momento. Es un poco de intuición sobre la situación, jugar con determinación y elegir la opción correcta".


Nadal y los suyos, como siempre. Familia y grupo de trabajo.

No solo el juego marca que Rafael Nadal es el mejor tenista del año, a pesar de que se ubique como el número dos del mundo (cuestión de tiempo). Desde su vuelta al circuito luego de siete meses de inactividad, el nacido en Manacor disputó trece torneos, gritó campeón diez veces y fue superado en el último partido en dos ocasiones, ante Djokovic en Montecarlo y frente a Horacio Zeballos, allá por febrero en Viña del Mar. La tercera derrota fue en la primera ronda de Wimbledon ante Steve Darcis. Paradójicamente, en el mejor año del español, o camino a ser el mejor, sufrió su primera derrota en primera ronda en un Grand Slam. Curioso. En total en 2013 acumula 60 victorias y 22 partidos sin conocer la derrota en cemento. Así como lee, invicto en cemento, dos derrotas en arcilla y una en césped.


El finalista nacido en serbia también llegaba a esta definición con un palmarés más que envidiable durante la temporada. Tres títulos ATP (Australian Open, Dubai y Montecarlo) y finalista en Wimbledon, con el mejor récord en canchas duras en lo que iba del año 31-4, Djokovic era el rival que Nadal no quería enfrentar. En semifinales estuvo cerca de claudicar ante Wawrinka pero sacó chapa de número uno y logró el acceso a la final por cuarto año consecutivo y por quinta vez en su carrera, solo levantando el trofeo en aquel encumbrado 2011, justamente ante Rafael Nadal, su verdugo en 2010 y 2013.

La felicidad de Rafa ante la atenta mirada de Novak.

Tras la derrota, Djokovic en conferencia de prensa, contrariado consigo mismo por no cerrar ese tercer set en el cual estuvo 4/2 y luego 0-40 en el 4/4 con el saque de Nadal, reflexionaba y decía: "Es una parte de mi vida. Aunque caigas muchas veces como deportista, tienes que aprender la lección y seguir avanzando, seguir peleando y seguir mejorando. Para eso estamos aquí. Todavía tengo 26 años, y creo que el mejor momento de mi carrera aún está por venir. Lo siento así. Lo creo así". Un Crack.


El campeón del US Open 2013 alcanzó con este título las 60 coronas en el circuito ATP, igualando a Andre Agassi en el octavo lugar de los más ganadores de la historia. 13 de esos 60 títulos son de Grand Slam, superando los 12 de Roy Emerson (Era Amateur) y a solo uno de Pete Sampras. 17 ostenta Roger Federer, cifra aun lejos pero que mira de reojo, esperanzado de que su físico le permita arrimarse y porqué no, pasarlo. En el ranking, 120 puntos lo separan del número 1 del mundo, puesto al que volverá antes de fin de año casi con seguridad.


Abatido. Tendrá revancha...


Rafael Nadal igualó a Patrick Rafter y Andy Roddick al consagrarse campeón del "Grand Slam de cemento" tras coronarse al igual que los citados, en Montreal, Cincinnati y US Open. Además es el único jugador en la historia en lograr el Grand Slam de cemento y el de ladrillo: en 2010 ganó Montecarlo, Madrid, Roma y Roland Garros y lo mencionado en este 2013 en la gira norteamericana. Como tuiteó @davidjnadal: Imparab13...


Máximos ganadores de Grand Slam en la historia

Roger Federer - 17
Pete Sampras - 14
Rafael Nadal - 13
*Roy Emerson - 12
Bjorn Borg/**Rod Laver - 11
*Bill Tilden - 10

*Era Amateur

**Laver ganó 6 en Era Amateur y 5 en Era Abierta


Daniel Vitale Pizarro