15 de julio de 2013

Persevera y triunfarás


¿Qué es el talento? ¿Es la técnica depurada? ¿La habilidad para tirar drops imposibles o ángulos cortos desde cualquier lugar de la cancha? ¿La versatilidad para jugar en cualquier superficie y tener el timing adecuado? ¿Quizá sea tener mejor condición física que los demás? ¿O simplemente es ganar? Cada pregunta conlleva un "talento" en sí, distinto pero complementario. Este argentino no tendrá la mejor técnica ni será vistoso a la hora de golpear la pelotita amarilla, pero tiene otros "talentos" que son igualmente importantes y que tarde o temprano dan sus frutos. Entrega, sacrificio, corazón, físico y pasión por lo que hace, son algunos de esos "talentos" que Carlos Berlocq lleva en su raquetero y despliega en una cancha de tenis.

A los 30 años, en su segunda final ATP, se dio el gusto y el lujo de levantar por primera vez un trofeo de esta categoría. Y lo hizo ante el experimentado y talentoso español Fernando Verdasco, en Bastad (Suecia). El mismo que una semana atrás estuvo dos sets a cero ante Andy Murray en Wimbledon, luego campeón. Triunfazo 7/5 6/1 para que el de Chascomús festejara a lo grande, algo que merecía hace ya mucho tiempo.
Conferencia de Charly post partido

"Hola a todos, hello how are you?", fueron las primeras palabras de "Charly" luego de su victoria, palabras que provocaron las risas de la traductora y del público presente. Como es costumbre en él, llenó de elogios al rival: "Para mí esto es un sueño y ganarte a vos, uno de los mejores jugadores de la historia en esta superficie, me hace muy feliz. Estoy muy emocionado". También hizo hincapié en la organización del torneo, por la atención y cordialidad de todos por igual, pero principalmente a su gente, su circulo íntimo: "Le dedico este título a toda mi familia, que me está apoyando desde la Argentina. Gracias a todos los que me brindaron todo el apoyo durante toda mi carrera".

Pero no fue nada fácil llegar a este momento de su carrera. "Charly" tuvo su primer contacto con una raqueta de tenis a los tres años, cuando encontró una en el ropero de sus padres. Con ella empezó a pelotear primero en el dormitorio y luego en el living, contra una estufa hogar. Carlos (padre) vio el entusiasmo de su hijo y lo llevó con el profesor Alvariño en el club Atlético de Chascomús, donde él había jugado años atrás. A los cinco años ya se veía que le pegaba diferente que chicos de su edad e incluso que algunos más grandes. Pasó a entrenar con Cordonnier hasta que la familia tuvo que trasladarse a Mar del Plata, ciudad en la que se formó como tenista. "Charly" tenía diez años.


1R Singles vs Bogomolov
Posted by Carlos Berlocq (Página Oficial) on sábado, 4 de agosto de 2012

Los Juegos Olímpicos, una experiencia que jamás olvidará

Los primeros años en la ciudad feliz entrenó el Polideportivo Municipal y la preparación física la hacía con un grupo de alumnos de atletismo. Era tan bueno corriendo que el entrenador lo tentó para que se convirtiera en maratonista, cosa que rechazó rotundamente. Luego se trasladó al club River y al Náutico. A los quince años, cuenta Carlos, "Charly" insinuó dejar el tenis porque los resultados no se daban como el quería. Pero oportunamente llegó una victoria en un torneo entre los ocho mejores cadetes del país y a partir de eso, nunca más dudó. Al poco tiempo, Berlocq dejó escrito en el placard de su habitación su decisión de dedicarse de lleno al tenis y ayudar a su familia, de recursos limitados para la vida de un tenista.

Durante su etapa como menor, las limitaciones económicas de su familia para poder solventar su carrera tenística, eran notorias pero no imposibles. En muchas ocasiones y con tal de acompañar a su hijo, Carlos (padre) durmió en los vestuarios de los clubes de los torneos en los que participaba "Charly" mientras su hijo se alojaba en casas de otros jugadores o en los "dormis". Muchas veces, como el dinero no alcanzaba para que comieran ambos, Carlos padre almorzaba o cenaba según lo que dejaba su hijo en sus comidas. Por estas cosas "Charly" agradece tanto a su gente cada vez que tiene la posibilidad de hacerlo.

El día de su primera victoria ATP

Por ser uno de los mejores del país, tenía ayudas de algunas marcas (materiales para el deporte), pero insuficientes para costear su carrera deportiva. Llegaron ayudas económicas por parte de amigos de la familia y rifas que se organizaban en Chascomús, que sirvieron de mucho. Tuvo una experiencia en Italia que no fue lo que esperaba y se tuvo que volver con más cosas negativas que positivas, una experiencia que serviría en el futuro. Pero lo que le permitió poder ser profesional fue su primer contrato, aunque tuviera que resarcir a la empresa en el futuro, porque de otra manera no hubiera podido haber hecho el salto al profesionalismo.

El debut ATP fue en 2005 en Stuttgart, aunque desde 2001 alternaba con Futures y Challengers. En 2006 logró su primera victoria en un ATP y fue en Miami ante Donald Youg, con un sorpresivo 6/0 6/0. Entre 2005 y 2011 disputó torneos Challengers y ATP: 21 finales en Challengers (14 títulos, récord argentino). El 2012 fue el año bisagra: primera temporada completa que disputó torneos ATP, primera final en Viña del Mar, alcanzó su mejor ubicación hasta ahora (37°), ingresó a los JJOO como el cuarto argentino en el ranking y tuvo su oportunidad en la Copa Davis, que tras la baja de Nalbandian, le dio el punto de la clasificación ante Kohlschreiber. Con 29 años concluyó una temporada soñada para "Charly". Pero lo mejor aun estaba por venir.
El efecto Davis

Semifinal en Viña del Mar y octavos de final en Indian Wells, con victorias ante Dolgopolov (22°) y Nishikori (16°), fueron la antesala de su consagración en los cuartos de final de la Copa Davis. En la serie contra Francia, derrotó en el quinto punto a Gilles Simon (13°) e hizo delirar al Parque Roca. Se metió al publico nacional en el bolsillo. Luego vinieron semanas irregulares sin siquiera un cuartos de final hasta que Bastad (Suecia), torneo que había ganado Mariano Zabaleta en dos ocasiones consecutivas (2003-04), le devolvió la alegría y la felicidad a todo un luchador dentro y fuera de la cancha.

"La gente de Chascomús salió a festejar porque a Carlos lo conocen desde chiquito”, decía su padre y adelantó que lo espera en su ciudad para comer una asado y festejar. Simple, sencillo, humilde, luchador, trabajador incansable, a los 30 años logró lo que muchos sueñan pero que nunca alcanzan y a una edad que el tenista profesional ya piensa más en el retiro que en ganar su primer título. Orgullo y ejemplo nacional. Carlos Alberto Berlocq.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario