26 de mayo de 2013

Distinta denominación, mismo protagonista


Título 2010 y final 2011 como equipo. Título individual 2013.

La tercera edición de la Copa Mundial por Equipos en Dusseldorf, Alemania (1980), sobre arcilla, se desarrolló en dos zonas de cuatro países (dos singles y un dobles) y los primeros de cada grupo se enfrentaban en la final. Argentina, un año antes de perder la recordada final de Copa Davis ante Estados Unidos, se consagró campeón del certamen preparatorio para el Grand Slam parisino, Roland Garros. El equipo de entonces, conformado por Guillermo Vilas, José Luis Clerc y Carlos Gattiker, derrotó en la final a Italia 3-0. Vilas a Barazzutti, Clerc a Panetta y Vilas-Clerc a Panetta-Bertolucci.

Así comenzó la rica historia de nuestro país en este torneo, que a partir de esta temporada dejó de ser la Copa de las Naciones tradicional, para ser un ATP250. Nueve años más tarde, el equipo argentino volvió a la definición por el título pero cayó ante los locales 2-1. Los elegidos fueron Guillermo Pérez Roldán, Martín Jaite, Gustavo Luza y Javier Frana. Becker derrotó a Pérez Roldan, Jaite venció a Steeb y el dobles Becker-Jelen selló la serie ante Frana-Luza. Trece años después (2002), un joven equipo albiceleste conformado por José Acassuso, Guillermo Cañas y los doblistas Lucas Arnold y Gastón Etlis, lograron levantar el título que se negaba desde 1980. El rival fue Rusia. Acassuso a Safin, Cañas a Kafelnikov y Arnold-Etlis Cherkasov-Kafelnikov pusieron el 3-0, lo que significó la segunda "Copa" para el país de América del Sur.



Campeones 2010

Los 2000 fueron años productivos en este certamen para Argentina ya que en cuatro ediciones se llegó al partido final. En 2005, Guillermo CoriaJuan Ignacio ChelaGastón Gaudio y Guillermo Cañas, llegaron a la final en Dusseldorf y al igual que en 1989, Alemania fue el verdugo que los derrotó 2-1. Coria MayerHaas a Gaudio Haas-Waske Coria-Gaudio. Pero el trago amargo solo duró dos años porque en 2007, Juan Ignacio ChelaJosé Acassuso (segundo título), Agustín Calleri y Sebastián Prieto, ganaron el tercer título ante República Checa 2-1. Berdych ChelaCalleri Hajek Calleri-Acassuso Berdych-Damm.

Un equipo completamente nuevo al de ediciones anteriores integrado por Juan Mónaco, Horacio Zeballos, Eduardo Schwank y Diego Veronelli (retirado e invitado por "Pico" su amigo, por la negativa de Nalbandian), derrotó a Estados Unidos 2-1 y se adjudicó la cuarta victoria en esta Copa del Mundo por Equipos. Mónaco a Querrey, Zeballos a Ginepri y Bryan-Bryan a Veronelli-Schwank. Al año siguiente, con Mónaco nuevamente a la cabeza del equipo, llegaron a la final y una vez más, el campeón fue Alemania. Tres de sus cinco coronas las obtuvo ante Argentina. La final fue 2-1: Mayer Mónaco, Chela a Kohlschreiber Kohlschreiber-Petzschner a Chela-González.

Ganadores de la competición (1978-2012): Alemania 5; Argentina, Estados Unidos, España y Suecia 4; Australia y Serbia 3, Checoslovaquia y Chile 2; y Francia, Suiza, Eslovaquia y Croacia 1.

Semifinal en Houston y cuartos de final en Barcelona eran sus mejores resultados en la antesala de Dusseldorf. Diez partidos ganados y once perdidos eran números demasiado bajos para un miembro del Top20, con la salvedad de haber rendido en Copa Davis (3-1 en singles). Victorias sobre GhemKamke Pella lo ubicaron en la final ante Jarkko Nieminen, al cual derrotó 6/4 6/3. El nacido en Tandil pudo gritar campeón por primera vez en el año y por octava vez en su carrera, en diecisiete finales disputadas.

Juan Mónaco (19° ATP), durante su etapa de preparación, disputó Interclubes dos años, justamente para el club donde se juega el actual ATP250 de Dusseldorf, mismo club de la ex Copa de las Naciones. Sensaciones encontradas. Campeón con el equipo argentino en 2010, finalista en 2011 y campeón de la primera edición del ATP250, todo en el mismo club. "Tiene que haber algo especial en este club para mí, me siento muy cómodo. Jugué dos años Interclubes para este club, conozco mucho a la gente, a los organizadores y hasta al presidente. Después tuve una gran experiencia jugando la Copa del Mundo, ganándola una vez y siendo finalista en otra oportunidad", declaró Mónaco.

Primer campeón individual del certamen

Gracias al triunfo en tierras teutonas, Juan subió dos puestos en el ranking ATP para colocarse en la posición 17°. Revirtió el récord negativo que acumulaba en la temporada (14-11) y llegará a Roland Garros con una inyección anímica importante, ya que defiende octavos de final, instancia en la que cayó ante Rafael Nadal en la edición pasada. Una curiosidad que se dio esta semana en el circuito ATP. Tres de los cuatro finalistas en Niza y Dusseldorf, tienen récord negativo en finales: Juan Mónaco (8-9), Gael Monfils (4-14) y Jarkko Nieminen (2-11). Albert Montañés, campeón en Francia, ostenta un récord de 6-5, la excepción del fin de semana.

Daniel Vitale Pizarro

20 de mayo de 2013

Sangre naranja



Aun no llegó Roland Garros y ya hemos hablado de Rafael Nadal muchas veces. Luego de su nueva victoria ante Federer en Roma, hoy no será la excepción. 6/1 6/3 fue la faena del mallorquín frente al helvético este domingo en el Foro Itálico. Dominó durante todo el partido al suizo, que no pudo desplegar su arsenal de tiros, neutralizado por la solidez defensiva de "Rafa". Roger falló las difíciles y las fáciles, acumuló 32 errores no forzados (sí, 32) contra los ocho del balear, que además aprovechó al máximo las oportunidades de quiebre que el nacido en Basilea le proporcionó (capturó cinco de seis chances). Otro factor clave fue la efectividad de ambos con el servicio. Federer logró 58% de primeros servicios contra el 71% del campeón, números que detallan el aplastante triunfo.

Ahora vayamos a los números de sus récords para refrescar a los fanáticos de este deporte (y de Nadal), aunque ya deben saberlos casi de memoria: Rafael Nadal lleva ocho torneos disputados durante este 2013, triunfó en seis y en los restantes cayó en la final. El trofeo romano es su número 56 en el circuito ATP. En la capital italiana cosechó el séptimo trofeo sobre ocho finales disputadas en nueve presentaciones. Además, "Rafa" ya acumula 24 trofeos de la serie Masters 1000, despegándose de su perseguidor Federer, que ostenta 21. Este título fue el 41° sobre polvo de ladrillo y el quinto del año. El balear se ubica a solo cinco coronas en arcilla de alcanzar al máximo ganador de la historia en esta superficie, el argentino Guillermo Vilas, que sumó un total de 46.

Recursos del mallorquín.

El español llegará a Roland Garros, certamen que obtuvo siete veces, como el cuarto tenista en el ranking mundial al superar a Ferrer, y con la chance latente de ser el preclasificado número tres, por la posible ausencia de Murray, aquejado por una lesión en la espalda. Concluida la gira sobre polvo, a falta del Grand Slam insignia, el balear logró: Su segundo certamen en Brasil y en Acapulco; el segundo en Madrid (ganó tres veces  en la capital española pero solo dos a partir de que pasó de carpeta a ladrillo) y el séptimo en Roma, sin poder aumentar la cifra de ocho coronas en Monte Carlo, frenado por Novak Djokovic.

La rivalidad Federer-Nadal es el clásico del tenis moderno, atractivo por donde se lo mire y un enfrentamiento de estilos. Este nueva victoria de "Rafa" aumentó la brecha que los separa, a diez partidos, dejando el marcador 20-10 en su favor. Pero desglosemos esos encuentros. En finales, el español sigue y seguirá al frente 13-6, al igual que en arcilla 13-2. En cemento la cosa cambia con un empate (6-6). La única superficie que beneficia al suizo es el césped (2-1). Sin lugar a dudas la piedra en el zapato que le molesta y molestó durante toda la carrera a Roger Federer.

Los tenistas pasan, las personas quedan.

"Estoy jugando bien y estoy sano, así que tengo todo para jugar bien en siete días. Esta semana fue buena para tener una idea acerca de lo que está funcionando", dijo Federer luego de la derrota, que llegará por primera vez al segundo Grand Slam del año desde el 2000, sin ningún título bajo el brazo. Y Roger agregó: "Novak ha vencido a 'Rafa' en Mónaco, por lo que él sabe lo que es ganarle, pero sólo Robin Soderling lo ha derrotado en París. Será difícil ". Roger Federer sumó su tercera final en Roma, luego de perder en 2003 contra Félix Mantilla y en 2006 también ante Nadal.
Esta racha de ocho finales consecutivas de Nadal se convierten en la mejor desde que es profesional, por encima de su anterior marca de siete seguidas. Lejos está el récord absoluto que ostenta "Su Majestad" con diecisiete, un número impresionante y casi imposible no solo igualar, sino de acercarse. "Rafa" alcanzó a Nastase con 56 títulos ATP como el décimo jugador con más coronas en la "Era Abierta" de este deporte. Por primera vez en su carrera, llegará a Roland Garros con seis títulos en su haber en una temporada, quince victorias consecutivas en el circuito, campeón en BarcelonaMadrid Roma y un récord de 36 victorias y solo dos derrotas. Monstruoso.

Por su parte, Rafael Nadal se expresó sobre su contundente victoria: "Para que eso ocurra entre dos jugadores muy parejos, tiene que ser porque un jugador tiene que hacerlo muy bien y el otro comete más errores de lo usual, eso es todo", y agregaba a su discurso después de su victoria en Roma: "Después de tanto tiempo sin competir, estar aquí es verdaderamente más que un sueño. Estoy valorando más que nunca lo que estamos haciendo".

Daniel Vitale Pizarro

14 de mayo de 2013

El suizo derrotado fue otro


No solo acumula trofeos.

Que más se puede agregar de Nadal. Sus números hablan por sí solos. En el torneo pionero de las ball-girls, todas ellas modelos, "Rafa" sigue vapuleando récords. Por primera vez logró el doblete español Barcelona-Madrid, ya que en 2010, ganaba en la capital de su país pero no disputaba el torneo catalán. 55 torneos ATP, 23 de Masters 1000, tres en Madrid (dos sobre arcilla) y el número 40 en polvo de ladrillo, la misma cantidad de un monstruo de la tierra batida como fue Muster y a seis del maestro Guillermo Vilas. Hablar de Nadal a esta altura es hablar de una leyenda viviente, y lo maravilloso para este deporte es que tan solo tiene 26 años (cumplirá 27 el 3/6). Pero esas marcas, además de impresionantes, son conocidas. Lo hecho durante este 2013 por "Rafa" es algo que hace acordar las mejores campañas en la historia del deporte blanco, incluso es el mejor comienzo de año de su carrera.

Viña del Mar, febrero 2013. Rafael Nadal cae frente a Horacio Zeballos en la final del torneo chileno, dejando más dudas que certezas sobre el estado de su rodilla y su nivel de juego, luego de estar más de siete meses fuera de la competencia profesional.

San Pablo, febrero 2013. El balear llegaba con las mismas dudas al torneo brasileño pero con más ritmo de juego. En la final derrotaba a un Nalbandian, de gran nivel durante el torneo, pero que dejó mucho que desear en el partido por el título y ayudó a que Nadal levantara su primer trofeo del año y el primero desde Roland Garros 2012.

Acapulco, febrero 2013. Tras rondas accesibles, en semifinales tuvo un partido, a priori complejo contra Almagro, que supo sacar adelante en dos sets. En la final fue el "Rafa" que todos conocemos. Arrolló a Ferrer y solo cedió dos games, intratable. Nadal estaba de vuelta.

Indian Wells, marzo 2013. Luego de casi doce meses sin participar en certámenes sobre cemento, se presentó al primer Masters 1000 de la temporada, con la consigna de ir partido tras partido. Sufrió en cuartos de final con Gulbis, que estuvo a punto derrotarlo, y llegó a la final contra Del Potro, rival que le dio un susto durante set y medio, pero que no resistió el ritmo de juego del manacorí y cayó en tres sets. El pupilo de "Tony" ya no era el mismo que perdió con Zeballos, se parecía cada vez más al que derrotó tantas veces a Federer en su carrera.

Montecarlo, abril 2013. En su segunda casa, con ocho coronas consecutivas en el Principado, llegó a la final sin perder un set, pero en dicho partido, Novak Djokovic fue el encargado de frenar esa racha y se quedó con el Masters 1000 sobre arcilla que le faltaba, en su lugar de residencia. Curiosamente obtuvo los tres M1000 de tierra frente a Nadal.

Barcelona, abril 2013. Récord similar al de Montecarlo, pre-clasificado número uno, no iba a dejar pasar la chance. Sin dejar sets en el camino, Nadal se cargó a Almagro en la final y el octavo título del "Conde de Godó" era un hecho.

Las dos caras de la moneda.

Madrid, abril 2013. La capital española recibía a "Rafa" con ganas de verlo levantar el trofeo por tercera vez aquí, segunda en polvo, y el fanático del Real Madrid no dejaría a la afición con las ganas. Las caídas prematuras de DjokovicMurray Federer, más Del Potro lesionado y Berdych afuera en semifinales, habrían cada vez más el cuadro y su rival en la final fue "el suizo que pierde", Stanislas Wawrinka. Poco pudo hacer "Stan", cansado por los partidos extenuantes que disputó para llegar a la definición, se encontró con un "Rafa" implacable, con un nivel que hace acordar al Nadal de años anteriores, sin mostrar dolencias en su bendita rodilla izquierda. Fue 6/2 6/4 en una hora y doce minutos de hegemonía española.

Gran torneo para el suizo Stanislas Wawrinka en la capital española. Doceava final ATP (4-8), tercera del año (1-2, todas sobre arcilla) y segunda de Masters1000 (perdió vs Djokovic en Roma 2008), ambas sobre arcilla. Top10 una vez más en su carrera, desplazó a Janko Tipsarevic de la décima posición y escaló cinco lugares. Consolidado en el polvo de ladrillo, se anota como candidato para el Grand Slam parisino a disputarse en las próximas semanas. La siguiente parada del helvético será Roma, fin de su preparación para Roland Garros.

Esa técnica que le da tantos resultados...

Lo hecho en 2013 por Rafael Nadal en números: Siete torneos disputados, cinco ganados y otras dos finales perdidas. Séptimo año que logra al menos cinco títulos y recién estamos en mayo... Desde 2005, al menos se adjudicó un título de Masters 1000 por año. Esta temporada acumula dos sobre cuatro, aunque jugó tres, las tres finales. Descomunal.

"Desde que empezamos a jugar en tierra batida en Europa, me he dado cuenta de que mi juego está funcionando de nuevo en un alto nivel. Soy capaz de abrir los ángulos y de ganar un montón de puntos. Yo no podía hacer eso en Barcelona o en Montecarlo, pero aquí pude... Es verdad que estos últimos partidos he sido capaz de llegar al nivel donde quiero estar jugando, el tipo de juego que estoy buscando. Estoy muy feliz por todo lo que ha sucedido. Cuarenta títulos en tierra batida son mucho más de lo que he soñado. Me limitaré a disfrutar de ellos y seguir trabajando en el mismo nivel para tratar de ser mejor y de estar a un buen nivel para lo que vendrá en el futuro."

Daniel Vitale Pizarro

6 de mayo de 2013

Profeta en su tierra


Mercedes Benz en Stuttgart y BMW en Munich

Un juvenil alemán llamado Thomas Mario Haas, se rompió el tobillo derecho en diciembre de 1995 (se operó el 10 de enero de 1996). Recuperado, alcanzó la final del Orange Bowl (perdió vs Zabaleta, si, Mariano, el mismo que vemos en Pura Química) y terminó el año como el "junior" número once del mundo, mientras que "Zabala" era el mejor de todos los menores de edad. Su tobillo izquierdo también se rompió en diciembre de 1996, el que tuvo que operar. Inició sus primeros pasos como profesional con tan solo 18 años y con los dos tobillos "arreglados", algo que no impidió que desarrollara una brillante carrera deportiva, que aun hoy no tiene escrito el final.

Corría el año 1996. Tommy Haas, un ignoto alemán de 18 años, irrumpió en la final del Challenger de Weiden (Alemania) y cayó ante el sueco Tomas Nydahl (futuro 72° del mundo). Un año más tarde, en Lyon (Francia), donde hoy se juega Montepellier, se enfrentó en la final a Fabrice Santoro. El partido marcó el primer éxito del francés a nivel ATP y la primera final para Haas. En semifinales había derrotado a Kafelnikov, en ese entonces 7° del mundo y campeón de Roland Garros un año atrás. El joven alemán de 19 años ya mostraba pinceladas de talento y un exquisito revés a una mano. Tommy Haas empezaba a sonar con fuerza en el ambiente del tenis.

Miami 1997,  Copa Davis 1998 y Australian Open 1999 (SF), en ese orden.

Los franceses en Lyon lo vieron nuevamente en la final en 1998. Esta vez fue derrotado por Alex Corretja, pero Haas ya no era un jugador más dentro del circuito. En Wimbledon venció a Agassi y comenzó a ser considerado por la prensa y sus pares. 1999 fue el año del despegue para el alemán. Primer título profesional en Memphis, semifinalista en Australia y parte importante del equipo de Copa Davis que logró el ascenso al Grupo Mundial. El 2000 lo tuvo como protagonista en los Juegos Olímpicos. A pesar de su problema en la espalda que casi lo deja afuera de la competencia, perdió el partido por la medalla de oro ante Kafelnikov y se tuvo que conformar con la plateada, luego de un maratónico partido (3h 35m).

Su ingreso al Top10 se dio un año después, temporada en la que consiguió su primer y único Masters 1000, en Stuttgart. Además, en 2001 cosechó tres torneos ATP más, el año más fructífero de su carrera. Terminó octavo en la clasificación mundial aunque no disputó la Copa de Maestros porque Ivanisevic, campeón en Wimbledon, se ubicaba dentro del Top20 (Nº12), por ende Tommy asistió como suplente. Semifinal en el Australian Open por segunda vez en su carrera marcaba el comienzo del 2002. Unos meses después alcanzó la final del Masters Series de Roma, llegó a tocar el puesto dos de la ATP y finalizó el año como el número once del mundo, a pesar de haber jugado casi todo el año con molestias en su hombro y su codo derecho.

Sus dos impactos: Medalla de plata en Sidney 2000 y título en el Masters Series de Stuttgart 2001.

En el mejor momento de su carrera, el alemán tuvo que parar todo el 2003 por la operación de su hombro derecho en diciembre de 2002 y luego en julio someterse a una artroscopía en el mismo hombro. Arrancó 2004 sin ranking y su vuelta a la élite sería excepcional. Campeón en Los Ángeles y Houston, cuartos de final del US Open y semifinal en Viena y Estocolmo, lo ubicaron 17º al final de la temporada. El ranking protegido (11°) le permitió disputar los primeros torneos en los que no contaba con ranking oficial.

La siguiente temporada fue algo irregular para Haas. No alcanzó ninguna final ATP (cuatro semifinales) y finalizó 45° en el escalafón mundial, incluida la mala suerte de sufrir un esguince de tobillo en Wimbledon luego de pisar una pelota durante el peloteo en la primera ronda. El 2006 lo tuvo nuevamente como protagonista del circuito. Campeón en tres certámenes ATP y dos segundas semanas de Grand Slams (OF Australian Open y CF US Open), se adueñó a fin de año de la posición 11° luego de la semifinal en el Masters 1000 de París, misma ubicación que en 2002.

Una vez más, Tommy empezó el año y accedió a semifinales del Australian Open. Volvió al Top10, posición que no mantuvo durante los doce meses. Terminó 12° del mundo. Tricampeón en Memphis, sin enfrentar puntos de quiebre en 47 juegos, meses después Haas accedió a los cuartos de final del US Open como lo más destacado, al menos en cuartos de final de dos Grand Slam por primera vez en su carrera. Al final del año se tuvo que someter nuevamente a una operación de hombro. Uno de los años más bajos en cuanto a rendimiento fue 2008. Finalizó 82° ATP. Una sinusitis le impidió presentarse ante Federer en cuartos de final en Indian Wells y durante los próximos tres meses, disputó solo dos torneos en arcilla y ganó once partidos hasta el US Open, donde cayó en segunda ronda. Nueva York, fin de la temporada, hora de descansar el hombro derecho.

Lesiones, lesiones y más lesiones. El karma de Tommy Haas a lo largo de su carrera

2009 fue el año del retorno a la élite, al finalizar Top20 por séptima vez en su carrera. Octavos de final en Roland Garros luego de estar dos sets a cero ante Federer (2°); campeón en Halle ante Djokovic (4°) y semifinalista de Wimbledon, tras victoria por segunda vez en dos semanas a Djokovic y derrota como en el polvo parisino ante Federer, también campeón en La Catedral. El veterano alemán seguía dando batalla en el circuito, hasta que en 2010, dos lesiones importantes lo mantuvieron alejado de las canchas más de un año (15 meses), operado en febrero en su cadera y en marzo en el codo derecho.

Sin bajar los brazos, a pesar de sus 33 años, volvió al circuito en Roland Garros (mayo 2011), torneo en el cual pasó la clasificación y perdió en primera ronda. Una vez más en su carrera, no contaba siquiera con 1 punto ATP. Su actuación más destacada fueron los cuartos de final del US Open. Completamente sano, empezó la temporada 2012, en la cual cumpliría 34 años, renovado. Saltó de la posición 205º de enero a la 21º en diciembre. En el medio pasaron las finales de Halle (victoria vs Federer, campeón en Wimbledon), Hamburgo (perdió vs Mónaco) y Washington (perdió vs Dolgopolov) más la victoria 500 ATP en su carrera. No pudo disputar ninguna segunda semana en los Grand Slams. 

Los abrazos con Valentina y Sara, el lado "B" de Tommy.

Pero la aventura de Haas no termina acá. Final en San José 2013, semifinal en Delray Beach y quizá lo más resonante del año, victoria ante Djokovic (1°) en octavos de final de Miami para sucumbir ante Ferrer en semifinales, lo catapultaron al Top15. No contento con eso, Tommy Haas siguió escalando posiciones y en Munich derrotó a su compatriota Philipp Kohlschreiber en la final, levantó el trofeo teutón, título número catorce en veintiséis finales y se ubicó 13° en el ranking ATP, su mejor posición desde el onceavo lugar que mantuvo hasta enero del 2008. Fantástico lo de Thomas Mario.

Sus pasiones: Golf, esquí acuático y los coches rápidos (La ATP le regaló un Fiat 500 al lograr su victoria 500 en el circuito). Es fanático del Bayern Munich y admira a su excolega Boris Becker. Casado con la actriz Sara Foster, tienen una hija llamada Valentina, nacida el 14 de noviembre de 2010. Su hija, que este año cumplirá tres años, es una de las motivaciones por las que este tanque alemán sigue en las pistas, para que su hija puedo verlo jugar profesionalmente y que no tenga que preguntar por su padre como jugador o mirar videos de él.

Como si las lesiones no lo tuvieron a maltraer durante su larga carrera tenística, en Estocolmo 2009 se le diagnosticó el virus H1N1 (Gripe A).

Daniel Vitale Pizarro