17 de septiembre de 2012

Se mira y no se toca


Hasta 2013...

Se terminó el año para el equipo argentino de Copa Davis, una vez más antes de tiempo. Siempre tan cerca, siempre tan lejos. Por primera vez en el Parque Roca y por segunda vez desde 1998, Argentina cayó de local y se ¿auto impidió? lograr su primera victoria como país en esta competencia. Este año fue en la semifinal ante una sólida República Checa que sin ser favorita, pero con el número seis del mundo en singles y el cuatro en dobles, derrotó por cuarta vez en la historia al combinado nacional, en cinco enfrentamientos. Decepción, amargura, fastidio, desilusión, tristeza y podríamos seguir agregándole adjetivos calificativos a este fin de semana en el sur de la Ciudad de Buenos Aires.

Tomas Berdych fue el encargado de arruinar las ilusiones creadas en Argentina a raíz de la localía y la presencia de Juan Martín Del Potro. El viernes derrotó en cinco sets a un digno rival como lo fue Juan Mónaco, que estuvo 4-2 en el cuarto parcial para cerrar el partido... La victoria temprana de Del Potro ante Stepanek marcó la lógica del primer día de actividad. El batacazo del sábado no se dio y los checos Berdych-Stepanek derrotaron a la pareja albiceleste Schwank-Berlocq 6/3 6/4 6/3, resultado esperado aunque no de la forma en que se desarrolló. Nunca estuvieron a la altura del encuentro, se vieron superados en todo momento por un dupla demasiado sólida.
Desconsolado Mónaco, no pudo cerrar el encuentro

El domingo llegó el choque más esperado: Del Potro vs Berdych. Pero el encuentro jamás sucedió. La lesión que acarrea el tandilense desde Cincinnati en su muñeca izquierda no le permitió ingresar a la cancha y en su reemplazo jugó BerlocqBerdych derrotó a Charly en sets corridos para llevarse el partido y la serie fuera de casa. Parece un desarrollo normal de una serie, pero fue todo lo contrario. Durante todo el fin de semana se respiró un clima tenso y confuso, más allá del calor que impuso el sol sobre el Mary Terán de Weiss. Ni siquiera famosos como Maradona, Sabatini, Palermo, Darín, Macriy muchos otros presentes pudieron inclinar la balanza...

El día lunes, los jugadores argentinos comenzaron su preparación para la serie en el Parque Roca. Todos menos Del Poro (incluídos Mayer y Schartzman, sparrings). Juan Martín, que disputó los cuartos de final del US Open, pidió unos días más para evaluar el estado de su lesión y confirmar su presencia. Recién se comunicó con Jaite el miércoles, a dos días del comienzo. Mientras tanto se entrenaba en un club de Palermo, a la par de sus compañeros pero lejos de ellos. Cuando se sumó a las prácticas, lo hizo preferentemente con Diego Schartzman, el jugador de menos peso y menor relación con los demás integrantes y dirigentes.

Hizo lo que le dejaron hacer.

Desde que anunció que iba a estar presente en la serie, en todas las entrevistas que brindó, nunca nombró a sus compañeros, solo hizo mención a la gente, que iba a jugar por ellos. Nada más. La poca comunicación de Juan Martín y su equipo de trabajo, con la AAT y la dupla Jaite-Zabaleta (este segundo, designado por el capitán para intentar apaciguar las aguas, mejorar la relación y tener una persona más cercana al grupo, más generacional), se hizo completamente evidente cuando el viernes se vio a su "team" alejado del banco donde están los jugadores, sumado a la casi nula conversación de Jaite con Del Potro durante el partido, algo que llamó la atención en un partido de Copa Davis. Se creó un ambiente raro y confuso, que pasó de la ovación y las lágrimas el viernes, a la no presentación y los silbidos el domingo.

El sábado en conferencia de prensa, luego de la derrota en el dobles (que se hizo esperar e impacientó a todos), el capitán Martín Jaite junto al medico Miguel Khoury comunicaron que Juan Martín no iba a disputar el cuarto punto por su lesión en la muñeca, que necesitaba reposo total para que las cosas no empeoren. ¿Acaso la muñeca no le permitía tampoco dar la cara ante los periodistas? El médico especialista Richard Berger, antes del US Open le había recomendado expresamente que parara para que no empeorara la lesión. No solo no paró, disputó el último Grand Slam de la temporada y llegó a cuartos de final, donde cayó en gran nivel ante Djokovic. Ese mismo jugador fue el que no se presentó el domingo ante Berdych con la serie "match point" abajo.

Aplaudido y abucheado al mismo tiempo.

Me pregunto: ¿Para qué fue al Parque Roca? ¿Por la gente? ¿Tanto era el dolor, con el cual jugó Cincinnati, cuatro partidos en Nueva York más el viernes contra Stepanek? No quiero pensar que el mismo que es querido por las grandes estrellas del deporte, llámense Federer, Roddick, Nadal, Djokovic y puedo seguir, se haya tirado para atrás para perjudicar al equipo, decepcionando a la "gente" por la cual declaró haber venido a participar. ¿Todo por un capricho contra la Asociación? Los problemas desde 2008 por dinero, sedes, regalías, comodidades y egos por el liderazgo deberían haber prescripto para empezar a tirar todos para el mismo lado, hacer de un deporte individual, al menos unas pocas veces al año, un "equipo", sin tantas pretensiones. Es lógico que un tenista priorice su carrera en el circuito sobre la Copa Davis, más aun estando entre los mejores del mundo, pero no creo que sea un sacrificio tan grande comportarse con sus compañeros como uno más del grupo, al menos comunicándose con ellos y que no se enteren otros que no iba a presentarse el domingo. Todo es mu raro.

Luego de la derrota de Carlos Berlocq, que en su debut le tocó lidiar con dos partidos casi imposibles, en conferencia de prensa se le escapó "Del Potro me dijo que no estaba en condiciones de ganarle a Berdych", y las especulaciones sobre el grado de su lesión comenzaron a rondar por todo el mundo del tenis. Luego Eduardo Schwank lanzó en su Twitter dos declaraciones para pensar: "De a poquito todos se van dando cuenta quién es!!! Maravilla Martínez lo sabe muy bien!! Vamos todos con él hoy!!!", y luego de notar las repercusiones aclaró: "Lo digo por Maravilla Martínez q de a poco se esta haciendo mas grande de lo q es!!! No es doble sentido!!!". Tarde Eduardo, estuvo más que clara tu postura sobre la situación y la opinión general del equipo ante las actitudes del número ocho del mundo.

Parejas disparejas.

¿Del Potro versión 2013 bajo la conducción de Jaite-Zabaleta? Habrá que dejar de lado muchas cosas personales y decidir si se quiere ganar de una vez por todas la Ensaladera de Plata o si solo nos conformamos con pertenecer al grupo mundial, que visto desde otra óptica, no es poca cosa. Dicen que para triunfar, se necesita primero fracasar para aprender de los errores. Yo me pregunto cuantas veces Argentina va a fracasar para pulir todos los errores cometidos a lo largo de su historia para poder dejar de cometerlos y poder ganarla. El futuro lo dirá. Es verdaderamente una lástima, por la gente que en cada serie colma el estadio y por la calidad de jugadores individuales que se siguen desperdiciando en pos de un "equipo" que nunca aparece. 

Algunos números que dejó la serie. Desde el 2006 se habían disputado nueve series, todas con victoria. La última derrota argentina como local había sido en 2008 ante España en Mar del Plata sobre cemento. Sobre polvo de ladrillo y de local, no se perdía desde 1998 ante Eslovaquia, también por 3-2 como el domingo. Pero la competición sigue y el futuro se dirimirá en unos días. El miércoles a las 7 (hora argentina) se realizará el sorteo para el año entrante. Nuestro país sería local frente a Alemania, Austria, Brasil e Italia, visitante ante Canadá e Israel y se definiría la localía por sorteo contra Bélgica o Suiza.

Daniel Vitale Pizarro

No hay comentarios:

Publicar un comentario