28 de mayo de 2012

Otro polvo de Almagro



Su golpe más vistoso

Nicolás Almagro es un jugador que no termina de explotar. O madurar... A pesar de ser uno de los mejores sobre la superficie naranja (con excepción de Madrid 2012), le cuesta ser protagonista en los torneos más importantes en arcillla, ya sea Roland Garros o los tres Masters1000. Considerado candidato en cada uno de estos certámenes, comienzan los torneos y todo queda en "candidaturas". Nacido en Murcia (España) hace 26 años, desde que es profesional obtuvo doce títulos ATP y llegó a cinco finales más, todas sobre polvo de ladrillo. Su última conquista fue el fin de de semana en el ATP250 de Niza (Francia), ante el norteamericano Brian Bakker para revalidar lo hecho en 2011.

Si sumamos los cuatro Challengers que obtuvo antes de dar el salto de calidad para jugar los torneos ATP más importantes, son 21 partidos definitorios sobre la superficie, un número más que importante. De los doce obtenidos, diez son ATP250 y dos son ATP500, mientras que de las cinco finales, tres son ATP250 y dos ATP500. Curiosamente perdió cuatro veces con su compatriota David Ferrer (al que nunca le pudo ganar en diez ocasiones) y la restante con el francés Gilles Simón. Desde el 2006 levantó al menos un trofeo por año, siendo el 2011 su temporada más fructífera con tres títulos. Esa temporada alcanzó su puesto más alto en el ranking (9°). Números de un tenista de elite.

Lo raro en este jugador son las flojas actuaciones en los torneos más importantes. Su mejor resultado en Roland Garros fue cuartos de final (2008 y 2010), en ambas ocasiones perdió con el campeón Rafael Nadal. En Masters1000 solo accedió a una semifinal y fue en Madrid 2010. Llamativo, porque al final de cada temporada termina entre los jugadores con más partidos ganados sobre clay, algunos años incluso sobre Nadal, que solo disputa cinco torneos al año, al margen de ganarlos o no la mayoría de las veces.
Una instantanea durante la final

El problema del murciano es sin lugar a dudas mental. Contra los mejores jugadores del circuito tiene récord negativo. Pero no solo eso, sino que a Federer, Nadal, Djokovic y Ferrer nunca pudo vencerlos en 25 partidos disputados, 16 sobre arcilla, siendo estos los mejores sobre la superficie en los últimos años y los que se llevaron Roland Garros y los Masters1000 desde 2006 (año del primer título de Almagro), a excepción de Ferrer que disputó dos finales, y Robredo, ganador de Hamburgo 2006, al que venció las cuatro veces que se vieron las caras (tres en arcilla).

Español, 1,83 de estatura, tiene todo el potencial para coronarse o llegar a una final en un gran torneo. Un saque efectivo, un juego de los más explosivos del circuito, tiros potentes y muy pocas lesiones sufridas a lo largo de su carrera son características para ir a buscarlo al ranking al Top10 si no supiéramos su ubicación y lo viésemos jugar un rato. El lugar lo conoce, pero... Hoy ocupa el 13° puesto en el escalafón mundial y es el tercer español clasificado a Londres 2012 junto con Nadal y Ferrer. ¡A por ellos Nico!

Daniel Vitale Pizarro

21 de mayo de 2012

Leyenda naranja


Puño apretado, objetivo cumplido

Lo que está haciendo Nadal sobre polvo de ladrillo no se vio nunca en la historia, ni creo que se vaya a repetir. Definitivamente Rafa, sobre tierra batida, es el mejor de todos los tiempos, incluso supera  a leyendas como Bjorn Borg, Thomas Muster Mats Wilander y Guillermo Vilas, entre otros. Su título número 35 sobre esta superficie lo ubican en lo más alto de la historia, a cinco de Muster y a diez de Vilas. A este paso, será solo cuestión de tiempo que los sobrepase. Claramente el naranja es su color favorito, si no observen la foto.

No quiero volverme repetitivo con las estadísticas de Nadal (publicadas en notas anteriores), pero las actualizaré un poco. Título número 21 en Masters 1000, sexta vez que se consagra en el foro itálico (2005-07, 2009-10 y 2012) .Su récord sobre arcilla es impresionante con un porcentaje cercano al 93% de los partidos ganados en polvo de ladrillo. Busquen ustedes el adjetivo calificativo que más les guste. Ah, volvió al número dos del ranking, importante para no enfrentarse con Djokovic hasta una hipotética final en la próxima edición de Roland Garros.
La foto muestra el resultado

La final ante Djokovic fue pareja hasta el 5/5 del primer set, cuando "Rafa" quebró el saque del número uno del mundo, mantuvo su servicio y se llevó set 7/5, con raqueta estrellada contra el poste de la red por parte de Novak incluida. El segundo parcial mostró al serbio más errático y menos concentrado que de costumbre. Comenzó al servicio y lo perdió. Terminó el partido con una doble falta en el noveno game, cuando iban 3/5 y su servicio para un amplio 6/3. "Nole" terminó el encuentro con 41 errores no forzados, dato no menor al analizar el encuentro. Todo fue del español, se llevó el trofeo sin ceder un set y con la confianza por las nubes de cara a su Grand Slam favorito, Roland Garros.  Su Major favorito lo consiguió seis veces, con 45 triunfos y solo una derrota, en octavos de final de 2009 frente a Soderling. Ahora el historial entre ellos marca un 18-14 en favor del manacorí.

La cita esta semana será el ATP 250 de Niza y la Copa Mundial por equipos en Dusseldorf, que también entrega 250 puntos, torneos que no disputan los mejores jugadores del ranking por estar ubicado en el calendario previo a Roland Garros y pegado a un Masters 1000. Los únicos Top10 que aparecerán en estos torneos son Berdych y Tipsarevic en Alemania, los cuales representarán a su país y tratarán de afianzarse en el polvo de ladrillo, antes de arribar a París.

Su costado solidario con los fans

Pero lo interesante sucederá dentro de una semana, cuando comience el segundo Grand Slam del año, con varios razones para no perderse ningún partido. El Top3, que este año marcó una diferencia muy superior al resto, peleará para sacarse unos a otros su puesto. Nadal defiende el título, Federer final y Djokovic semi, el más relajado de los tres. El serbio, número uno, debe ganar dos partidos para mantener esa condición, sin importar el resultado de sus inmediatos perseguidores.

El otro plato fuerte, para nosotros, es la lucha por entrar a los JJOO. Del Potro y Mónaco ya están clasificados, solo queda saber en qué posición ingresarán al cuadro principal. Los que se disputan dos lugares son Berlocq 37°, Nalbandian 40° y Chela 43° (recordemos que pueden clasificar cuatro tenistas por país como máximo, con el requisito de que estén entre los mejores 56° del ranking ATP). El primero y el último disputarán el torneo en Dusseldorf para sumar la mayor cantidad de puntos y llegar más tranquilos a París, donde David Nalbandian entrará también en la disputa por estar presente en "La Catedral" y representar al país.
Hombre récord
Un dato que se me pasó por alto la semana pasada. En el Challenger de Busán (Corea del Sur), un australiano llamado Samuel Groth rompió el récord de velocidad que ostentaba el croata Ivo Karlovic, al conectar un servicio a 263km/h. Sí, aunque parezca mentira. Además concretó dos servicios que también superaban la marca anterior de 251km/h, alcanzando velocidades de 253,5km/h y 255,7km/h. Otra curiosidad, perdió el partido 6/4 6/3.

Daniel Vitale Pizarro

14 de mayo de 2012

Sin fecha de vencimiento


Para un cuadrito

Roger Federer sobrescribe los libros de la historia de este deporte. Contrario a la lógico, pasan los años y su palmarés sigue aumentando en cantidad y calidad. Cuando parece que baja su nivel, se recae sobre él con todo el peso de la ley. "Ya tiene 30 años", "su físico no es el mismo", "desde que tuvo a sus hijas tiene otras prioridades", son las frases más oídas que el mundillo del tenis no se cansa de decir. Claro, este mega increíble jugador de tenis mal acostumbró a la prensa y seguidores. Vigente durante los últimos diez años, dentro del Top3 desde 2003 y con todos los récords que un tenista profesional solo puede soñar, no sorprende que ante cualquier movimiento negativo en su ranking, de lugar a críticas, a veces constructivas, a veces no.

Día a día y torneo a torneo, el propio Federer se encarga hacer "oídos sordos" y demostrar que hay Roger para rato, que el "expreso suizo" sigue sin desbarrancar, por sus rieles, y que ante cualquier tropiezo de los de adelante, estará listo para arrebatarle su lugar. Y eso hizo esta semana. Aprovechó la derrota de Nadal en octavos de final y la de Djokovic en cuartos para llegar a la final en Madrid ante Tomas Berdych"Su Majestad" entró al estadio Manolo Santana sabiendo que si era campeón, no solo alcanzaba los 20 M1000 de "Rafa", también que lo superaba en el ranking (2°), puesto que había perdido el 14 de marzo de 2011.
Los que mejor se adaptaron

El partido comenzó con un Berdych muy superior. El checo quebró el servicio del suizo en el primer game, mantuvo el suyo y se llevó el primer parcial 6/3. Pero esa superioridad comenzó a esfumarse a partir del segundo set. Federer empezó a dominarlo mentalmente, jugó mejor en los momentos decisivos y se llevó el partido 3/6 7/5 7/5 en más de dos horas y media de juego. Es verdad que no fue nada sencilla la remontada, especialmente cuando sacó 5/3 en el segundo y tercer set. Fue su tercer título en la capital española tras las consagraciones en 2006 contra González, cuando se jugaba sobre carpeta, y en 2009 frente a Nadal, sobre polvo de ladrillo.

Los números del suizo desde el US Open 2011 hasta Madrid 2012 asombran por donde se los mire. 50 victorias y solo cuatro derrotas. Cayó con Djokovic en semifinal del US Open (tuvo dos match points); en Doha no se presentó en semifinales ante Tsonga; en semifinales del Australian Open perdió contra Nadal; y en los octavos de final de Miami fue derrotado por Andy Roddick. En ese lapso fue campeón en París, el MastersRotterdamDubaiIndian Wells y Madrid. En la arcilla azul levantó su título número 74, el décimo sobre esta superficie, y quedó a tres de la tercera ubicación entre los más ganadores de la historia, lugar que ocupa Jhon McEnroe (77). Pero lo curioso e interesante es que 41 de los 74 torneos, los obtuvo entre Masters 1000, Masters Cup y Grand Slams, más de la mitad de sus campeonatos son de una jerarquía inmensa. ¡Asombroso!

La superficie "irregular" les jugó una mala pasada

Y qué decir de la superficie, la arcilla azul de Tiriac y compañía. Estuvo a la vista toda la semana que los jugadores no pudieron afirmarse en la pista. Más que nunca el término "pista" en España estuvo presente, pero de patinaje, por lo resbaladiza, una falla muy criticable. Pero como dijeron varios, era para todos igual. No solo el problema fue la movilidad, sino que al no poder desplazarse como en una cancha tradicional de polvo de ladrillo, los jugadores de ataque tenían una ventaja sobre los defensivos o de menos potencia. No tanto por la velocidad de la pelota al picar, el tema principal era que no podían defender como lo hacen en esta superficie. Al no poder afirmarse ni desplazarse normalmente, los jugadores no "hicieron pie", se patinaron, pegaron incómodos y les costó la reacción. Además, los 650 metros de altura que hay en Madrid, oprimen menos presión a la pelota y viaja más rápido, por ende el bote de la pelota es levemente un poco más bajo que lo normal. En fin, era como el césped pero más lento. Fue la cancha "lenta" más "rápida" del circuito.

Pero expliquemos como se llegó a esta pista... Ion Tiriac, director del torneo, (excéntrico exentrenador de Guillermo Vilas), siempre coqueteó con la idea de transformar el evento y darle un "tinte especial". Se le ocurrió la idea de cambiarle el "color" al torneo, específicamente a las canchas. Para eso tenía que cambiar la materia prima, porque no existe el polvo de ladrillo azul. Partiendo de este punto, emprendió la búsqueda y encontró que se podía teñir un tipo de arcilla blanca, apta para jugar al tenis, muy similar al "clay" verde que usaban los norteamericanos en el ATP de Houston. Hasta ahí, nada fuera de lo común, salvo el impacto visual.
Tratando de mejorarla...
Al comenzar el torneo, las canchas estaban blandas, resbaladizas y hasta peligrosas para los jugadores, que tenían que correr con cuidado de no trastabillar y caer. Error grosero de los cancheros. Según Carlos Moyá, co-director del torneo, semanas antes del comienzo las había probado y declaró que "en cinco minutos uno se acostumbra al color. La velocidad y bote de la bola es prácticamente igual al polvo de  ladrillo convencional", cosa que él mismo contrapuso durante la realización del torneo, dándole la razón a la queja de los jugadores.  El problema de las canchas fue la construcción, no el color. El color era lo de menos, solo un cambio visual.

El torneo finalizó y se escucharon muchas voces en desacuerdo. Djokovic Nadal amenazaron públicamente que si las condiciones no cambiaban para el año siguiente, no iban a disputar el torneo, una especie de "boicot" tenístico. Tiriac salió a declarar que sería una lástima la falta de semejantes jugadores, que no van a cambiar el color de la superficie pero que si van a mejorarla, para el bienestar de los competidores y afirmó una vez más que no dará marcha atrás con su "pista azul", siempre y cuando la ATP autorice al torneo a "seguir en pie", algo que los jugadores intentaron boicotear durante toda la semana, con poco éxito.

Daniel Vitale Pizarro

7 de mayo de 2012

En el camino

Cada vez que Juan Martín Del Potro entra a disputar un partido, el mundo del tenis se prepara para verlo ganar, algo que sabe hacer y muy bien. A su corta edad (23 años), logró cosas que la gran mayoría de los argentinos no pudieron conseguir en toda su historia. 11 títulos ATP, superado por Vilas (62), Clerc (25) y Jaite (12) e igualado con Nalbandian, un Grand Slam, superado por Vilas (4) e igualado con Gaudio, final de un Masters, igualado con Vilas (1) y Nalbandian (1) y número cuatro del mundo, superado por Vilas (2°), Nalbandian (3°) y Coria (3°) e igualado con Clerc. Todo esto lo convierte en el jugador argentino con mayor proyección del momento y predestinado a superar varias marcas argentinas más.

A pesar de estar ocho meses inactivo por una lesión en su muñeca izquierda más los problemas en su espalda que lo alejaron de las canchas en varias oportunidades, el argentino llegó a Portugal decidido a defender su corona. En el ATP250 de Estoril venció al francés Richard Gasquet por 6/4 6/2 y alargó su récord en finales sobre polvo de ladrillo a 4-0, en una superficie que no es su favorita y en la cual sus tiros no dañan como en cemento. Gracias a la victoria, Del Potro subió un puesto en el ranking ATP y se ubica 11° ATP, a solo 70 puntos del norteamericano John Isner. Fue su segundo título de la temporada, el anterior lo consiguió en el ATP250 de Marsella (Francia), sobre cemento bajo techo.
DelPotro vs Gasquet en plena final

"Delpo" llegaba a este torneo como preclasificado número uno y con la incertidumbre de ver como respondía en su primer torneo del año sobre arcilla, más allá de los dos encuentros disputados en la Copa Davis frente a Croacia. El tandilense venía de perder solo seis partidos en el año, con la particularidad de perder frente a tres rivales: Federer en cuatro ocasiones, Baghdatis en Sidney y Ferrer en Miami. Su respuesta fue formidable. A lo largo del torneo solo perdió 22 games y quebró 15 veces sobre 34 juegos el saque de sus rivales, para adjudicarse el torneo portugués con autoridad y solidez. Además no cedió ningún set y solo le quebraron dos veces. Implacable.

La Torre de Tandil desplegó su clásico juego de ataque y potencia y obligó a Gasquet a devolver lo que podía desde la línea de base para contrarrestar los misiles que venían del otro lado de la red. A eso le agregó la efectividad con su servicio, punto que mejoró con el tiempo para obtener puntos gratis, sobre todo en los partidos contra el Top5 para no sufrir tanto sus juegos de saque.  "Estoy trabajando mucho y siento los progresos, como en el saque. También es cierto que tengo que mejorar la movilidad y la volea", explicó Juan Martín en conferencia de prensa.

Una vez más, los portugueses tuvieron que ver levantar la copa de su torneo a un argentino, no solo por la defensa de Del Potro, sino porque es un torneo que también obtuvo Nalbandian en 2002 y 2006, Chela en 2004 y Gaudio en 2005.
Ahora los jugadores se preparan para disputar el cuarto Masters1000 de la temporada, en Madrid, con una particularidad llamativa: la superficie del polvo madrileño será azul, sí, leyó bien, no vaya a buscar sus lentes porque cree que la vejez le está distorsionando la vista. La "pista", como le llaman los españoles, se vestirá de azul para sumarle un condimento más a los 650 metros de altura sobre el nivel del mar. Atractivos que hacen del deporte un espectáculo imperdible para el espectador.

Daniel Vitale Pizarro

5 de mayo de 2012

Más que en su tierra, en su salsa



El estadio aplaude una vez más al mismo protagonista

Una vez más, y como casi todos los años desde 2005, Rafael Nadal es protagonista en la gira europea de polvo de ladrillo. Por séptima vez consecutiva levantó el ATP500 de Barcelona y defendió por segundo año consecutivo los dos títulos conseguidos el año pasado sobre esta superficie, al vencer en la final a su compatriota David Ferrer, una semana después de revalidar su corona en Monte Carlo. En el ATP250 de Bucarest, Gilles Simón no se quedó atrás y ganó por tercera vez el torneo rumano sobre canchas lentas.

Ferrer, número seis del mundo, llegó a España con mucha confianza por los resultados del año, con títulos en los ATP250 de Auckland, Buenos AiresAcapulco, este último ATP500, y con una revancha personal para coronarse en Barcelona, luego de perder las tres finales que disputó en este torneo, todas frente a Nadal. El nacido en Jávea dominó los dos sets, cedió ¡cinco! sets points en el primer parcial y luego en el segundo sacó 5-4 para llevarlo a un tercero, pero eso no fue suficiente. Cayó 7/6 7/5 en un partido muy cambiante e intenso, que duró 2h 40m y que una vez más, se llevó el mejor de todos sobre esta superficie.

Luchó hasta el final pero el final no fue el esperado

Por el lado de Rafa, que más decir, más palabras serían repetitivas, monótonas y cansadoras para el asiduo lector de tenis. Título ATP número 48, final número 69 y victoria número 34 de forma consecutiva en este torneo entre 2005-09/2011-12 (en 2010 no jugó). Números abrumadores que pareciera que nunca van a parar de aumentar, más aun en estos dos torneos, al perder en toda su carrera solo dos partidos sobre 17 certámenes disputados. Y si sumamos Roland Garros, su otra predilección, el número aumenta a tres perdidos sobre 24 jugados (Alex Corretja en Barcelona 2003, Coria en Montecarlo 2004 y Soderling en Roland Garros 2009).

La palabra increíble le queda chica. Ah, casi me olvidaba, solo en Barcelona perdió dos sets durante sus siete conquistas (Nieminen 2006 y Ferrer 2008). Acumula 37 sets ganados consecutivos en la capital catalana. Y algo más. De las 38 finales en polvo de ladrillo, solo perdió cuatro: dos con Federer (Hamburgo 2007 y Madrid 2009) y dos con Djokovic (Madrid y Roma 2011), una efectividad pocas veces vista. Efectivamente la palabra INCREÍBLE le queda chica, también en mayúscula.

Como en su casa

En el ATP250 de Bucarest (Rumania), el campeón también fue un viejo conocido, el francés Gilles Simón, que ganó aquí por tercera vez en su carrera. Derrotó a Fabio Fognini 6/4 6/3, jugador inteligente, pensante, con un juego más pausado que los mejores del mundo pero no menor. Es tan peligroso como inconsistente. Las irregulares actuaciones de Simon en los últimos años, sea por lesión, bajo nivel o desconfianza, lo han alejado del Top10 y parece ser que eligió Bucarest para regresar al selecto grupo. Entrenado por Thierry Tulasne, con esta victoria nuevamente se arrima al Top10 para ubicarse 11° en el ranking mundial, puesto que merece y que pretende superar.

Gilles, nacido en Niza, obtuvo su título ATP número once. Lo curioso es que desde el 2007 hasta hoy, levantó al menos un trofeo por año, dos en 2007 al igual que en 2011 y tres en 2008. Algo paradójico, su mejor año fue el 2009, tras llegar al puesto número seis del escalafón mundial y tan solo obtuvo el primer puesto en un solo torneo. Claro, había terminado el 2008 como el octavo mejor tenista del planeta. Otro dato de color del francés: estuvo como Top10 exactamente once meses y tres semanas, entre octubre de 2008 y octubre de 2009, después, nunca más tocó siquiera la posición número diez del ranking ATP.

Daniel Vitale Pizarro